Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Linajes en Castro de Rei (VI)

miércoles, 31 de octubre de 2007
Casas señoriales en la parroquia de Loentia
Son estas tierras de Loentia ricas en hermosas construcciones que todavía se resisten a dejar paso a las modernas viviendas realizadas con otros materiales bien diferentes aquellos de hace unas centurias. Pues hubo, y quedan unas cuantas casonas señoriales que fueron edificadas a finales del siglo XVIII y principios del XIX; solares de los Quiroga, Valcarce y Ordáx. Algunas de estas genealogías procedentes de otras regiones históricas, pues el apellido Ordáx (Ordáx-Avecilla) en este caso, procede de Sta. María de Ordáx, de la Real Encartación y Obispado de León (l).
Atienza en su Diccionario, da por sentado que procede de Zaragoza, y añade: “una rama pasó a Cataluña. Probó su nobleza en la Orden de san Juan de Jerusalén (1518), Real Compañía de Guardias Marinas (1797 y 1806), y numerosas veces en la Real Chancillería de Valladolid (2).
El patrimonio de los Ordáx en Loentia procede de la herencia de Dª Virginia Da-Riba y Lorenzo de Ordáx hija de D. Manuel Da-Riba Do-Rego, curioso personaje apodado “O Cuco“, que siendo analfabeto y pastor de ovejas decidió un buen día cambiar de vida, marchando a la Villa y Corte de Madrid, donde llegó a ser Diputado a Cortes y Jefe superior de Administración; sobre su azarosa vida se podía escribir toda una novela, de él queda la frase que dijo al marcharse, “-Cando volva serén millonario, e virén cabalgando un blanco cabalo, compraren muitas terras y faren un casa señorial-". Según parece ello fue cierto pues como buen “cuco” supo hacer fortuna en Madrid, donde fue dueño de muchos edificios y otras propiedades, regresó ya de mayor a Loentia, su tierra, donde compró extensas propiedades y edificó la señorial casa. Su hija Dª Virginia Da-Riba y Lorenzo, contrajo matrimonio con el Excmo. Sr. D. César de Ordáx Avecilla y de Urrengoechea, viudo él de Dª Petra Gutiérrez Bayón.

La casa das Lombas o de Ordáx
Fue mandada hacer por el famoso "Cuco”, a finales del pasado siglo en una loma desde la que se domina una amplia vista panorámica.
La edificación principal destinada a vivienda, es de planta rectangular, techumbre a cuatro vertientes soportada por las recias paredes exteriores e interiores del edificio, y estas a su vez delimitan las distintas estancias que son, en la planta baja, la cocina-vizcaína, amplio comedor comunicado mediante arcada a las despensas, servicio, y patatero, habitación del servicio, bodega y caballeriza; desde el patio de entrada unas amplias escaleras con pasamanos torneado a modo de balaustre comunican con el piso alto, y en él un amplio pasillo da acceso a seis dormitorios, amplio salón biblioteca archivo, cuarto de baño.
Dejan pasar la luz en la planta baja nueve rejados ventanales y en la superior lo hacen doce. Teniendo solamente dos puertas de acceso. Los muros están realizados a base de lajas de pizarra y chacotería de granito, si bien las zonas más nobles e importantes fueron hechas con labrados bloques de granito, que enmarcan las mencionadas puertas y ventanas.
La capilla está exenta del edificio y su fábrica asemeja a un sencillo templo rural; de nave rectangular cubierta a dos vertientes con pizarra del país que descansa sobre armazón de madera y este descarga en el frontis y los muros laterales. La capilla mayor es de planta cuadrangular y cubierta a cuatro aguas, delimitada de la nave por un arco sencillo de medio punto, y al fondo la sacristía; los muros de pizarra, y en el cacumen del frontis un pequeño campanario realizado a base de labrados bloques de granito que rematan en acróteras pétreas. El estado actual de la misma es ruinoso, amenazando la cubierta inmediato desplome; no conservando actualmente campana, retablo y tallas. A escasa distancia de esta se halla una curiosa edificación destinada a caballeriza, almacén de forrajes y palomar; es esta construcción de planta cuadrada, con piso alto y ático o fayado, que hacía las funciones de pombal.
Tanto la vivienda como las demás edificaciones auxiliares se hallan dentro de una zona delimitada en parte al exterior por amplio muro que intenta semejarse a una pequeña muralla, a cuyo amparo sigue creciendo un, centenario eucalipto de grandes proporciones, el cual se libró de ser cortado durante la II Guerra Mundial, gracias a Las gestiones realizadas por el entonces capitán ingeniero de Armamento, D. César Ordáx-Avecilla, pues dicho árbol por su volumen podría ser punto de referencia a los posibles aviones enemigos que intentaran localizar las pistas del Aeródromo de Rozas.
Para destacar la importancia y enseñoramiento de los ordaxes, escribió Anxel Fole... ”don Manuel Ordáx-Avecilla, alto empleado de Hacienda, había comprado un tílburi con capota. Con caballo, fusta y farol le había costado mil pesetas, cuatro mil reales. En el mismo iba a su casa de Loentia y a los baños del balneario...

Notas genealógicas
La filiación genealógica de la familia Rey Ordáx-Avecilla, que hasta hace poco tiempo fueron los propietarios de la casa señorial das Lombas o de Ordáx en la feligresía de san Esteban de Loentia.
Ateniéndonos a la Real Carta de “Nobleza Infanzonada y Antigüedad” expedida en Madrid el día 26 de octubre de 1901 a favor de Excmo. Sr. don César Manuel Lázaro de Ordáx-Avecilla y de Urrengoechea, de la Avecilla, Falcón, García, de Oyarzun, Diez, Vélez, González, de Arinda, de Pablos, Barbillo, de Zenarruzabeitia.
I. Da comienzo a mediados del siglo XV con el magnifico señor Mossen Pedro I Aspré, conocido también por García López, fundador de la Casa solar de los Ordáx, en Otero de Curueño, de la Real encartación y Obispado de León. Matrimonió con doña Isabel Rodríguez de la Avecilla y de Acevedo, otorgando testamento el día veintidós de enero de mil cuatrocientos veinte; y de cuyo matrimonio fueron hijos:
D. Juan; D. Francisco; doña Beatriz; doña Catalina; doña María y doña Inés Ordáx Avecilla. Siendo los barones ambos Caballeros del hábito de la Orden de san Juan.
II. D. Juan I de Ordáx Avecilla, llamado el Gotoso, que contrajo matrimonio con doña Isabel Rodríguez Alvarez; de quienes fueron hijos:
D. Antonio, que realizó la carrera eclesiástica, llegando a ser obispo de León. Don Juan; don Pedro, también de la Orden de san Juan. Dª María; doña Teodora; y doña Rosa Ordáx Rodríguez de la Avecilla Alvarez.
III. Don Juan II de Ordáx Rodríguez de la Avecilla Alvarez, llamado el Caballero de la Collada de plata o el viejo, fue Merino mayor del Reino de León y Corregidor de este Zeche por el Almirante D. Fradique de Cabrera.
Contrajo nupcias con doña Isabel de Robles, y dejaron por hijos a D. Juan, continuador; doctor D. Bernardo, Prior de san Miguel de Escalada, Canónigo y Tesorero de la santa Iglesia de León; que hizo a sus expensas la dotación de san Isidro, consistente en cincuenta ducados anuales para las huérfanas de su linaje; D. Pedro, de la Orden de Santiago, Don García y doña Beatriz.
IV. Don Juan III de Ordáx y de Robles de la Avecilla, llamado el Galán, casó con una noble señora llamado doña María Rodríguez de la Avecilla, y dejó por hijos a D. Juan, continuador; D. Pedro, de la Orden de Santiago; D. Antonio, de la Orden de San Juan, Don Bernardo, que fue Capitán de caballos y otorgó su testamento en 1520; y doña Beatriz.
V. Don Juan IV de Ordáx y Rodríguez de la Avecilla, llamado el Mozo, contrajo matrimonio con su parienta la señora doña Bernardina de Ordáx, y dejaron por hijos y herederos a D. Juan, continuador de los derechos de su padre; D. Pedro, que fue Caballero del Habito de la Orden Militar de Santiago; doña María y doña Teresa.
VI. Don Juan V de Ordáx De la Avecilla, apellidado el Viejo, casó con doña Catalina Rodríguez Alvarez, de cuyo matrimonio nacieron D. Pedro, primogénito; D. Juan, continuador de los derechos de esta rama segundogénita; D. Francisco, de la Orden y Hábito de Santiago; doña María y doña Anal
VII. Don Pedro III de Ordáx y Rodríguez de la Avecilla, llamado también el Viejo, contrajo matrimonio en la villa de Simancas con la noble y distinguida señora doña Isabel de Robles, hermana del valeroso Caballero D. Antonio de Robles; Alcalde de la Fortaleza, Armas y Archivo de Simancas, Señores del Otero y Tejar y Cuesta del Arroyo de Dicha villa.
De este matrimonio fueron hijos: D. Adriano, primogénito y sucesor de los derechos de su padre. Señor de Lois y Rector de las Leyes; fue Eclesiástico muy sabio y fundador de una capilla que se edificó contigua a la Casa Solar, de la que fue primer patrono su hermano D. Pedro, continuador; D. Bernardo, que fue valeroso soldado: D. Juan, que obtuvo del Monarca la Encomienda de Olmedo en la ínclita y venerada Orden y Religión de San Juan de Jerusalén; en cuya villa dejó su entierro y haciendas; y doña Ana.
VIII. Don Pedro III de Ordáx y de Robles de la Avecilla, segundo-génito y posesor del Mayorazgo y Pentia Mayor de la Casa, por razón del testamento que, su hermano primogénito D. Adriano, otorgó en 1591.
Contrajo matrimonio en la villa de Lois con la señora doña Catalina Alvarez, dejando por hijos y sucesores a D. Diego, continuador; doña Ana, doña Catalina, doña María y doña Teodora.
IX. Don Diego de Ordáx Alvarez de la Avecilla, primogénito y sucesor en los dominios y derechos de la Casa, casó en la villa de Lois con su parienta doña Isabel Alvarez, de cuyo matrimonio hubieron a D. Juan, continuador; D. Martín, que fue Canónigo en la Santa Iglesia de San Marcos de León, de cuyo Capítulo fue Prior; D. Pedro, que fue también Canónigo en la Santa Iglesia Catedral de la misma ciudad legioense, y D. Martino, que casó en la Ribera con Dª Catalina Flores, de ilustre y distinguida progenie.
X. Don Juan VI de Ordáx y Alvarez de la Avecilla, primogénito y sucesor en la dominios y derechos de la mayorazguía de su Casa; sucedió en su rentas y patronatos, casándose en Modino con la noble dama Dª Ana García de Torres y Virguelo, Celis, Liébana y Reyero. Dejando por hijos a D. Juan, doña María, continuadora de éste mayorazgo de la Casa y patronato de los Ordases en Otero de Curueño, por motivos que se desconocen; D. Pedro, fundador del mayorazgo y señorío de dicho lugar por enlace con la familia de sus fundadores; y doña Isabel, que murió soltera.
XI. Don Pedro IV de Ordáx y García de Torres Álvarez y Virguelo de la Avecilla. Nació el día 3 de mayo de 1718, siendo bautizado en la parroquia y lugar de Sahelices de Mayorga. Años más tarde matrimonio en el mismo lugar con la noble señora doña María Texedor y fue legitimo hijo:
XII. Don Francisco de Ordáx de la Avecilla Texedor y García de Torres. Que nació y posteriormente bautizado en el lugar de Valdefuentes de Valderas el día 18 de agosto de 1770. Contrayendo matrimonio en el mismo lugar con doña Bernarda Fernández Soler; de cuyo enlace fue hijo.
XIII. Don Gaspar de Ordáx y Avecilla Fernández Texedor Soler y García de Torres, que nació y fue bautizado en la anterior parroquia de Valdefuentes el día 31 de enero de 1770. Años mas tarde contrajo matrimonio con doña Antonia González y Rodríguez de Gordioncillo, y fue hijo.
XIV. Don Pantaleón de Ordáx y González Fernández, Rodríguez de Gordioncillo, Texedor; bautizado en la referida feligresía del lugar y señorío de Valdefuentes, el día 6 de noviembre de 1744; cansándose años más tarde con doña Teresa García y Barbillo de Valderas; de ilustre y esclarecido linaje, y de cuyo matrimonio nació.
XV. Don Manuel Antonio Nicanor de Ordáx-Avecilla García, González, Barbillo de Valderas. Nació y fue bautizado en la citada parroquia del lugar el 19 de enero de 1777.
Fue jefe y pariente mayor en el señorío y Casa de Valdefuentes por juro de heredad y derecho de primogenitura. Contrajo matrimo-nio con la señora doña Librada de la Avecilla y Díez, de cuya unión fueron hijos: D. Manuel, último Señor y mayorazgo de Valdefuentes de Valderas por razón de la Ley de 11 de octubre de 1822. D. José, continuador de esta rama, y D. Pedro.
XVI. Muy Ilustre señor D. José Simeón de Ordáx-Avecilla y de la Avecilla, García, Díez, González.
Nació en la Villa de Valderas el día 23 de febrero de 1813; se distinguió, como uno de los más importantes hombres de su época, no sólo como orador parlamentario de primer orden y pensador de altos vuelos, sino como escritor, político de recto criterio, y de ello dan fe sus libros “El Prisma de la Razón aplicado a los partidos y guerra actual”, "Salve al primero de Septiembre”, “La Razón y la Regencia", "Examen critico filosófico de la Revolución de mil ochocientos cuarenta y tres” y “La política de España”.
Contrajo matrimonio en la Ciudad de Valladolid el 31 de mayo 1842, con la señora doña María de la Concepción de Urrengoechea y de Falcón, de Oyarzun y Vélez, de Arrinda, natural de la dicha ciudad de Valladolid, y perteneciente a uno de las más nobles e ilustres familias de aquella antigua capital.
De este matrimonio fueron legítimos hijos: doña Josefa, D. Cesar, D. Federico y D. Alfonso.
XVII. Excelentísimo e Ilustrísimo Señor Don Cesar de Ordax-Avecilla y de Urrengoechea.
Nacido en esta Villa y Corte de Madrid el día diecisiete de Diciembre de 1844, y bautizado en la Santa Iglesia Parroquial de san Luis Obispo el día veintidós de dicho mes y año.
Jefe Superior de Administración Civil, Profesor de Arquitectura y Director de Carreteras provinciales, Gobernador civil que ha sido de varias provincias, Hijo adoptivo de la Ciudad de Cuenca Vicepresidente de la Comisión Ejecutiva y de la Asamblea Suprema de la Cruz Roja Española, Caballero Grandes Cruces de la Real y Americana Orden de Isabel la Católica y del Mérito Militar distin-tivo blanco, Placa de primera clase de la Civil de Beneficencia, Comendador de número de la Real y distinguida de Carlos III, Placa de segunda clase de la del Busto del Libertador de Venezuela, condecorado con la Gran Placa de Honor y Mérito de la Cruz Roja y las Cruces de primera y segunda clase destinadas a premiar servicios a los Voluntarios de la Libertad, Miembro de varias Academias y Sociedades Científicas y Literarias; quien además de estos títulos que se mencionan ha desempeñado cargos importantes como los de Concejal por sufragio del Ayuntamiento Constitucional de Teruel y Comandante de la Milicia Nacional de Madrid, Presidente honorario de la Sección 138 del IX Congreso Internacional de Higiene y Demografía, Vocal de la Junta Municipal de Beneficencia del distrito de Buenavista en esta Corte; poseyendo nombramientos tan honrosos como el de Socio de Mérito del Centro del Ejército y de la Armada y de la Económica Turolense de Amigos del País, Correspondiente de las de Madrid, Murcia, Almería, Córdoba, Las Palmas y otras muchas; Presidente honorario de la Orden Española Humanitaria de la Santa Cruz y Víctimas del Dos de Mayo, Socio honorario de la Academia Dante Alighieri, de Catania; de la Asociación de Nobles Italianos de Florencia, del Instituto Heráldico Italiano, de la Academia Musical de Francia, de la Sociedad Española de Salvamento de náufragos, de la de Periodistas y Literatos de Oporto, de la Artístico-literaria de San Bartolomé en Galdo y otras innumerables en nuestra Patria y el extranjero.
Persona de temperamento enérgico, activo y laborioso; orador elocuente con marcado carácter tribunicio; ciudadano modelo de virtudes públicas y privadas; escritor castizo; fecundo y convincente; valeroso hasta el heroísmo, temerario, con un dominio de si propio rayando en lo inconcebible; dotado de una inteligencia perspicaz y poderosa que posee el raro don de hacerse cargo de todos los asuntos, dominándolos con soberano imperio, según frases constantemente repetidas por sus numerosos biógrafos, se ha distinguido por todas estas cualidades el señor Ordáx Avecilla.
Casó en primeras nupcias, en Valladolid, el día 13 de julio de 1864, con doña Petra Gutiérrez Bayón, de ilustre y acaudalada familia, que falleció en Teruel el día 7 de junio de 1881, dejando tres hijos:
D. Manuel Ordáx-Avecilla Gutiérrez Bayon de Urrengoechea, que matrimonió en primeras nupcias con doña Concepción Fernández Alba y Peral, falleció el día 26 de Agosto de 1895; contrayendo D. Manuel segundo matrimonio con Dª Sara Gómez Folla; D. Julio y doña Amparo.
Don César contrajo matrimonio, en segundas nupcias, con la virtuosa dama Dª Virginia Da-Riba Lorenzo Do-Rego y Díaz, hija de D. Manuel Da-Riba, oriundo de Loentia, apodado “O Cuco”; rico propietario, ex-Concejal del Excmo. Ayuntamiento de Madrid, ex-Diputado a Cortes, ex-Senador del Reino, Comendador de Carlos III y Jefe superior honorario de Administración civil.
XVIII. Del legítimo matrimonio de D. Manuel Ordáx-Avecilla y Gutiérrez y D. Sara Gómez Folla, fueron legítimos hijos: doña Sara, D. Cesar, D. Federico, que fue funcionario de Correos en Lugo; doña María del Carmen y D. José Manuel Ordáx-Avecilla Gómez, que falleció siendo aun joven.
XIX. Doña Sara Ordáx-Avecilla Gómez, contrajo matrimonio don D. Agustín Rey Villaverde, letrado en Lugo ciudad, administrador del Hospital de Calde y Delegado para Lugo y provincia de la Jefatura de Cueros, Carnes y Derivados, además desempeño el cargo de Juez Municipal.
Del matrimonio de D. Agustín Rey Villaverde con D. Sara Ordáx-Avecilla Gómez, hubo seis hijos que son:
I. Doña María Dolores Rey Ordáx-Avecilla, falleció a corta edad.
II. D. Eduardo Agustín Rey Ordáx-Avecilla.
III. Dª Sara Elisa Rey Ordáx-Avecilla.
IV. D. Alfonso Rey Ordáx-Avecilla.
V. Dª María Dolores Rey Ordáx-Avecilla.
VI. D. Manuel Rey Ordáx-Avecilla.
La filiación genealógica del muy noble e ilustre linaje de los Urrengoechea, que se vinculó con los Ordáx-Avecilla, mediante matrimonio habido entre D. José Simeón de Ordáx-Avecilla y de la Avecilla, García, Diez, González, con Dª María de la Concepción de Urrengoechea y de Falcón de Oyarzum y Vélez, que contrajeron matrimonio en Valladolid el día 31 de mayo de 1842.
I. D. Martín de Urrengoechea, noble hijodalgo, bizcaino originario notorio, señor y dueño del Solar de Arechaga. Casó con doña María de Balausteguigoitia, y de este matrimonio fue hijo.
II. D. Pedro de Urrengoechea-Arechaga y de Balausteguigoitia. Que fue noble hidalgo, bizcaino originario notorio, señor y dueño de la Casa Solar de Arechaga, en la Anteiglesia de Echano; Capitán de guerra de la Merindad de Zoenoza.
Casó con Dª Francisca de Isauza, de Nobilísima familia, y tuvieron entre otros hijos a.
III. D. Domingo de Urrengoechea y de Insauza, Arechaga de Balausteguigoitia y de Mardaras. Fue noble hijodalgo, bizcaino originarlo notorio, continuador en el Señorío, posesión y Parentía mayor de la Casa Solar, tierras y dominios de Arechaga. Contrajo matrimonio con su prima Dª Clara de Arinda y de Arechaga, de quienes fue hijo.
IV. D. José de Urrengoechea y de Arinda, de Isausa y de Arechaga. Noble hijodalgo, bizcaino originario notorio, empadronado y reputado como tal, dueño y Señor de la Mayorazguía de la Casa de Urrengoechea-Arechaga, con todos los derechos, prerrogativas y preeminencias de sus mayores. Secretario del Señorío y Fiel Regidor de la Anteiglesia de Echano, según consta en documentos del archivo familiar, y del templo parroquial. Contrajo matrimonio con la noble señora doña Josefa de Oyarzum y de Zenarruzabeitia (hija de los muy ilustres señores D. Manuel y doña María Antonia), y fue hijo de este matrimonio.
V. D. Félix Josef de Urrengoechea y de Oyarzun, de Arrinda y de Arrinda y de Zenarruzabeitia.
Noble hijodalgo, bizcaino originario notorio, empadronado como tal en los de Calleyta del Muy Noble y Muy Leal Señorío, cuyas preeminencias y prerrogativas le fueron confirmadas por los instrumentos diplomáticos que obran en el archivo del interesado.
Contrajo matrimonio D. Félix Josef en la Ciudad de Valladolid con la noble señora Dª Josefa Falcón y Vélez, de ilustre familia de aquella capital, y hubieron por hija a.
VI. Dª María de la Concepción de Urrengoechea y de Falcón de Oyarzun y Vélez.
Que heredó los honores y franquezas que le correspondían por razón de sus casas paterna y materna. Casó con el muy ilustre señor D. José Simeón Ordáx-Avecilla y de la Avecilla, padres de.
VII. Excmo. e Ilmo. Sr. D. Cesar de Ordáx-Avecilla y de Urrengoechea.
Atendiendo lo descrito en la Real Carta de "Nobleza Infanzonada y Antigüedad de los Caballeros de Ordáx-Avecilla y de Urrengoechea” describe para este linaje un escudo de forma Franco-Española, Partido. Primero, de oro y un Castillo de natural cuadrado, donjonado de tres torres, la del homenaje mayor, cada una almenada de tres, todo mazonado a la antigua de sable y abjurado de azur, cortado de lo mismo, y cinco lises de oro en sotuer, y en bordura de gules ocho cruces de san Andrés del referido metal, que es de los Ordáx.
Segundo, de plata y un pino de natural terrazado de lo mismo, con el jefe de gules y una cruz flordelisada de plata y en bordura de oro ocho calderas de sable, que es de los Urrengoechea.
El escudo, timbrado de una celada de plata terciada, adornada de oro y forrada de gules, mostrando cinco barretas de la visera, guarnecida de lambrequines de acanto, plumajes, burlete y giras de oro plata, gules y azur.
Y además soportado de dos leones de natural coronados de oro a la Real y por primera divisa en una cinta de gules con caracteres de oro:
“A: LOS : ORDASES: LLEVAMOS EN: NVESTRAS: CORONAS: REALES QVE: AVN: LOS: PROPIOS: ANIMALES DE: SVS: GLORIAS: NOS. HOLGAMOS"
Y por segunda divisa, el lema en caracteres de azur en una cinta de plata.
“SOLIS : DEO"

Breves apuntes biográficos de los miembros más destacados de la familia Ordáx Avecilla.
Federico Ordáx Avecilla. Nació en León hacia el año 1850, aunque sus estudios de medicina los realizó en Madrid, apenas ejerció dicha profesión, decantándose por el periodismo y la política; distinguiéndose en la época de la Revolución por sus ideas avanzadas, llegando a ser años más tarde un buen amigo de otro ilustre chairego, D. Manuel Becerra, quién le protegió, y por su mandato fue enviado a Filipinas, archipiélago donde desempeñó algunos cargos de importancia, entre ellos el de gobernador civil de la Laguna. Como periodista publicó sus trabajos en varios diarios, pero principalmente en el "Diario de Manila” y en “La Opinión", también impreso en aquella capital. Contrario en todo momento a que dicha colonia pudiera servir de refugio a los inmigrantes chinos, combatió con sistemática tenacidad, por considerarla peligrosa bajo diversos aspectos. Regresó don Federico a España en 1899, donde permaneció durante unos años; siendo destinado a la isla caribeña de Cuba. En la Habana, en 1893, publicó en un folleto titulado “Los chinos fuera de China” lo más esencial de lo que había dado a luz en la prensa de Manila. En 1896 fue nombrado gobernador civil de Puerto Príncipe y al año siguiente de Santiago de Cuba. También en la Gran Antilla continuó cultivando el periodismo, pero anónimamente y casi todo ello en defensa de la política del general Weyler. Regresó repatriado a la Península donde falleció hacia el año 1914.
José Ordáx Avecilla. Nació en la villa de Valderas, provincia de León en 1813, falleciendo en la Villa y Corte de Madrid en 1856.
Terminados los "estudios de bachiller” ingresa en la facultad para realizar la carrera de leyes, materia en la que se licenció.
Al terminarse la primera guerra civil fue nombrado oficial de la Biblioteca Nacional, puesto que desempeñó sin abandonar las actividades políticas, militando en el partido liberal.
Don José Ordáx Avecilla, fue perseguido políticamente durante varios años, hecho que parece no haberle preocupado demasiado, perteneciendo en 1854 a la llamada Junta revolucionaria de Madrid, y en 1855 fue elegido diputado de las Cortes Constituyentes de la provincia de León.
Como escritor fue redactor de los periódicos de “El Regenerador", “El Argos", “El Eco de Aragón", “Las Ciencias", y otros; además publicó entre otros los siguientes trabajos de su autoría: en 1838 “El primas de la razón aplicada a los partidos y a la guerra actual"; en 1840 “Salve al 1° de septiembre "; en 1840, “La Razón y la Regencia"; en 1853, “Examen crítico filosófico de la Revolución de 1843, y La política de España.
Alfonso Ordáx Avecilla y Urrengoechea. Nació en la Villa y Corte de Madrid en 1849, fue un aplicado universitario que a los veintiún año había terminado la carrera de derecho, y se dio a conocer de una forma sonada como polemista discutiendo en la Real Academia de las Ciencias con otros importantes jurisconsultos.
Como escritor ha sido redactor de “El Imparcial", y nombrado en 1873 secretario de la Junta de defensa de Cuenca, salió en persecución del jefe carlista Aznar. Peleó después como oficial en Aragón, Cataluña, Navarra, y otras zonas del territorio nacional; ascendiendo por méritos de guerra al grado de comandante. Además de gran número de traducciones científicas y literarias, ha publicado las siguientes obras originales: “La ciencia de la guerra", “Insurrección y guerra de barricadas", “De la metafísica en las matemáticas y de las matemáticas en la política", “Del carácter científico de los estudios militares", "Bases para la organización de una enseñanza fundamental", “La bandera militar en la lucha económica", "El centro militar", “La estrategia de Rustovo y la táctica de Lewal", “La unión militar, su fórmula", "Vivir es prever", “Cuentos de campaña", "Ella", "El general de mañana”, ”Critica y Novelas", "Horas de recreo", “Horas de estudio”, “De pie forzado", "El triunfo de la soberbia" comedia en tres actos...
Tradujo gran parte de la "Lógica", de Alejandro Bain: “Lógica aplicada (Madrid, 1884), y varios folletos de metodología de las ciencias según L. Bourdeau, Spencer, de Roberty, La Lógica (Madrid, 1887), Clasificación de las ciencias (Madrid, 1887), La Ciencia y el Arte (Madrid, 1888), Ensayos científicos, en la Revista de España... Contribuyó a la fundación de la Revista Militar Española, de la Correspondencia Militar, y de la sociedad Centro Militar.
César Ordáx Avecilla y Urrengoechea. Nació en Madrid en 1844, en el año 1867 redactó con los hermanos Tomás y Salvany el semanario de Barcelona “El Tío Camueso", y al año siguiente fue redactor de “La Igualdad", que dirigía Estanislao Figueras. En 1871 fue gobernador civil de provincia, y en 1876 fundó en Teruel “El Turolense", el primer periódico diario de aquella capital, habiendo colaborado, además, en gran número de revistas, y fue autor de “La envidia", drama publicado en Madrid en 1913. Cesar Ordáx-Avecilla y Gómez. Fue don Cesar Ordáx-Avecilla y Gómez un emprendedor ingeniero de Armamento y consejero delegado de Electrólisis del Cobre, Sociedad Anónima, que desempeñó brillantemente los empleos de comandante y con posterioridad el de teniente coronel de Ingenieros de Armamento, desarrollando su labor durante bastantes años en la Fábrica Nacional de Palencia. Llegando a ser consejero delegado de la Electrólisis de Cobre, S.A., tanto en la factoría de Palencia, que impulsó eficazmente en sus actividades fabriles, como en la de Córdoba, de cuyas instalaciones y organización fue siempre el cerebro y miembro directivo dotado de gran agilidad organizadora. Desempeñó entre otros cargos el de vicepresidente primero de la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Palencia, y cuando falleció ocupaba el cargo de Presidente accidental. Además de ser también presidente de la Asamblea Provincial de la Cruz Roja. Gran impulsor de las actividades deportivas, principalmente futbolísticas, como presidente que fue del equipo del Palencia, siendo uno de sus más entusiastas promotores. D. Cesar Ordáx-Avecilla y Gómez falleció en Palencia el día 10 de enero de 1969, constituyendo su óbito todo un acontecimiento de tristeza en Loentia, pues era sumamente querido por los vecinos de la zona con los que le unía una gran amistad y simpatía.
Josefa de Ordáx Avecilla de Urrengoechea. Nació en Madrid el siete de Febrero de mil ochocientos cuarenta y tres. Contrajo matrimonio con el letrado y literato D. Antonio Carralón de la Rúa, hermano de la condesa viuda de Valmaseda, y cuñado del bizarro General D. Blas de Villate. Falleció en Valladolid el día 14 de diciembre de 1892.
Fue señora de tantas virtudes como talento, distinguiéndose por su brillante estilo epistolar; publicó entre otras, la novela “Eloisa y Regina", bajo el seudónimo “Ada Jovefllarsci".
Diego de Ordáx. Nació en Castroverde de Campos (Zamora), del tronco de los Caballeros Ordases de León, quien en el año de mil quinientos once marchó a la isla de Cuba con la expedición de Diego Velázquez, en cuyos países se distinguió tanto y tan notablemente y fueron tales sus hazañas y proezas en la conquista, que bien pronto se granjeó el aprecio y el favor del Caudillo, ganando el honroso titulo de capitán y confiándosele por sus brillantes dotes el mando de una carabela. Fue privado de Hernán Cortés y por sus grandes conocimientos se le confirió el Hábito de Santiago y otras muchas mercedes entre las que pueden citarse las de Adelantado, Capitán General y Alguacil Mayor de las tierras comprendidas entre el Cabo de la Vela y el Golfo de Venezuela hasta el río Marañón (México), que él había heroicamente conquistado.
Todos los historiadores y cronistas hacen elogios de este intrépido soldado y muy especialmente Solís en su “Historia de la conquista, población y progreso de la Nueva España".
Diego de Ordáx, hijo del anterior, Procurador en Cortes por el Reino de León, Asistió a las que se reunieron en Madrid el once de mayo de mil quinientos noventa y seis.
Álvaro de Ordáx. Primo del Anterior, y como él nacido en Castroverde de Campos, pasó en la expedición de su tío a la conquista de la Tierra firme, distinguiéndose tan notablemente por sus valerosas acciones y denodado arrojo para acometer las más temerarias empresas, que los historiadores de Indias le tienen como uno de los más intrépidos y bizarros capitales de su conquista; y entre otros, Juan de Castellanos, que hace de sus hechos y hazañas especial mención, pues dice: “que este ilustre vástago de la Casa de Ordáx fue elegido para la segunda entrada en el río Orinoco, y que al morir el Adelantado Alonso de Herrera le dejó por sucesor en el mando y jefatura de aquellas tierras".
Ignacio Ramírez de Ordáx y Laredo. Caballero hidalgo, natural de la ciudad de León, hijo de D. Francisco Ramírez de Ordáx, Alcalde de la Sala de Hijosdalgos de la mencionada ciudad de León durante el año de 1753. Ingresó en la Orden militar de Santiago en 1785, siendo por además notable el voluminoso expediente en que se comprueba la antigua y notoria nobleza e hidalguía de su ilustre Casa; el cual hemos visado en el Archivo Histórico Nacional de Madrid, donde se conserva en la Sala de las Ordenes Militares.
Francisco de Ordáx, casado con la ilustre dama Dª Isabel de la Torre, de una antigua y noble familia castellana, se distinguió por la energía y entereza de su carácter, su lealtad y por los grandes servicios prestado a la Monarquía, así como por su gran caridad para con los necesitados. Hubo por hijo a Pedro de Ordáx de la Torre, que defendió con gran tesón los derechos de su noble Casa en los famosos pleitos que acerca de los mayorazgos y Parentía mayor de Valdefuentes se promovieron, quedando judicialmente resuelto el justo titulo con que los Caballeros de Ordáx los poseían.
Antonio Vázquez de Ordáx, ilustre Prócer y Caballero profeso del Hábito de la Real y Militar Orden de Santiago.
María de Jesús de Ordáx, monja en uno de los más importantes monasterios del Reino de Nueva Granada, muy celebrada por sus virtudes, falleciendo en olor de Santidad.
Proceden también de esta nobilisíma Casa, Caballeros tan nobles e ilustres como los señores: D. Juan, D. Francisco, D. Bartolomé de Ordáx, y D. Juan de Matilla y de Ordáx, vecino que fueron del lugar de Sehelices de Mayorga, y D. Pedro y D. Juan, vecinos del de Cabezón de Valderanac, citados todos en una Real Carta Ejecutoria de Hidalguía de sangre en posesión general librada por los Alcaldes de los Hijosdalgos de la Real Audiencia de Valladolid, el día 3 de diciembre de 1640, y a pedimento de los citados hermanos D. Francisco, D. Juan y D. Pedro de Ordáx, cuyo notable instrumento diplomático obra en el Archivo de la familia.

La casa de Quiroga
También renombrada de los Valcarce en la aldea de Vales, no de ser un exponente claro de aquellas casonas de finales del S. XVIII y principios del XIX, donde se alterna la sobriedad arquitectónica con la sencillez de las construcciones rurales de la época. Es dicho edificio de planta cuadrangular y techumbre a cuatro aguas realizada por recio armazón de madera y pizarra del país; los muros de chacotería y lajas, mientras que las zonas más vulnerables, es decir, esquinales, marcaciones de puertas y ventanas, están realizados en labrados bloques de granito dándole una mayor prestancia y resistencia a la fábrica.
En la parte frontal, guardando simetría con el acceso principal a la vivienda sobresalen de su fachada sendos bloques de granito destinados a ser transformados en labrados blasones heráldicos, cosa que nunca llego a suceder, pues según parece fue mandada construir por cierto diputado de las Cortes de las Cádiz de 1812, que falleció sin haberse concluido la obra.
De las dependencias interiores destacamos el amplio patio, cuyo piso está formado por tallados bloques de granito, y de él parte la escalera de acceso al piso alto, también de piedra con balaustre granítico. En el exterior un amplio muro cierra el corral o patio descubierto, que en el lateral izquierdo tiene la capilla familiar, esta, de planta rectangular (4,97 x 4,28), y techumbre a dos vertientes; los muros de lajas y argamasa por la parte interior, mientras que al exterior se halla recebada la parte frontal.
Conserva en su interior un sencillo retablo neoclásico que mide (145 cm.), formado por cuerpo principal con una sola hornacina y sendas columnas lisas, en los laterales sendas peanas para otras tantas imágenes; rematando el conjunto en semicírculo decorado por molduras y circunferencia.
Las tallas corresponden a la misma época del altar, finales del siglo XVIII y son: Purísima Concepción, san Roque y san Antonio de Padua, esta de la segunda mitad del S.XVIII. Otras piezas de menor importancia son un atril, crucifijo bajo dosel, y algunas piezas de orfebrería, lo que podemos complementar a modo de dato curioso la existencia de sendas coronas funerarias realizadas con plumas negras y flores hechas con tejido de seda.

Breve apunte genealógico
D. Jesús Quiroga Fernández, era natural de la feligresía de santa María de Vilavella, municipio de Triacastela, quien contra-jo matrimonio con Dª Cándida Valcarcel Saavedra, dueña de esta casa; a quienes sucedió su hijo D. Juan Quiroga Valcarcel, que matrimonió con Dª Amanda Saavedra Ríos; padre de Carlos Quiroga Saavedra, actual propietario de la casa y sus vienes; quien está casado con María del Carmen Veiga Laje; de cuyo matrimonio son hijos: María Jesús, María Amanda, Jesús, Juan Carlos, Francisco José y Jaime Quiroga Veiga.

Casa de Sisto, en Loentia
Era otra de las casas importantes en la feligresía, de cuyo edificio apenas podemos aportar dato alguno, pues la vieja vivienda fue derribada en su mayor parte cuando estábamos recogiendo datos sobre el terreno para realizar este volumen. Limitándonos a reseñar, que se trataba de una construcción realizada durante el siglo XVIII; de planta baja y piso superior, cuyas paredes estaban hechas por lajas de pizarra asentadas sobre barro, mientras que las esquineras, y las marcaciones de puertas y ventanas habían sido construidas con labrados bloques de granito, conservando en un dintel una inscripción.
A escasos metros de la misma queda la capilla, que data de la misma fecha, y es de planta rectangular (6,55 x 5,15 m.), la cubierta de madera a sendas vertientes, el pavimento de lajas de pizarra, y los muros de mampostería, mientras que el frontis de granito y tejado de pizarra. El pórtico a la entrada con restos de columnas prismáticas de ábaco y base muy moldurados sobre una pared baja de cierre. En el dintel de la puerta de acceso fue esculpida una vieira, además de una custodia y los monogramas de Jesús y María, así como la fecha "AÑO De 1775".
En su interior tiene un retablo renacentista, de una sola hornacina y frontón recto, con unas columnas dóricas en dos órdenes, sin pintar, y en muy mal estado de conservación.
La pila de agua bendita fue esculpida de una pieza granítica decorada por gallones y vieira, datando de la misma fecha que el resto del conjunto.
Cuando fue realizado en 1752 los correspondientes asientos para llevar a cabo la Real y única Contribución o Catastro de Ensenada, era propietario de la misma D. Juan Díaz Saavedra, que declaraba poseer tres edificios (casas), dos de ellos en O Sisto y el otro en Carballo; además de treinta parcelas, y diferentes cabezas de ganado, vacuno, porcino y lanar.
López Pombo, Luis
López Pombo, Luis


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania