Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

¿Sabes lo que respiras?

lunes, 30 de abril de 2018
Probablemente sepas que en el aire que respiramos a diario hay presencia de gases y puede que sepas algún que otro nombre (o todos tal vez), pero ¿sabías que la respiración de algunos de ellos puede producir graves problemas de intoxicación e incluso la muerte? Sigue leyendo este artículo y evita que esto te pueda ocurrir.

Llamamos gases atmosféricos a aquellos que podemos encontrar en el aire que nos rodea. Estos son: argón, dióxido de carbono, helio, monóxido de carbono, nitrógeno y oxígeno. La mayoría de estos gases se clasifican como inertes y son sólo los gases oxidantes (oxígeno y dióxido de carbono), los que pueden reaccionar fácilmente con otros elementos.

Argón: forma el 0,9 % del volumen del aire. Se trata de un gas noble utilizado como relleno en lámparas incandescentes porque no reacciona con el material del filamento ni a altas temperaturas y presión, alargando el uso de la bombilla. En lámparas fluorescentes, cuando se desea un color verde-azul en vez del típico rojo, sustituye al neón.
También tiene usos médicos: el láser de argón se emplea en cirugías de odontología y oftalmología. En el buceo técnico, se emplea el argón para el inflado de trajes secos por su característica de ser inerte y por tener conductividad térmica, proporciona así un aislamiento térmico necesario para realizar largas inmersiones a cierta profundidad.

Dióxido de carbono: es un gas incoloro y vital para la vida en la Tierra. Lo encontramos en una concentración de alrededor de 0,04 %. Al ser es soluble en agua, se puede encontrar de forma natural en aguas subterráneas, ríos, lagos, glaciares y mares.

Es un material muy utilizado en la industria. En forma de gas, en soldadura y extintores, para la presurización de armas de aire comprimido, y en forma líquida como solvente en la descafeinización y secador supercrítico enla preparación de aerogeles de sílice. Tiene también un uso culinario ya que se añade a las bebidas, incluidas la cerveza y el champán, para darles efervescencia.

El dióxido de carbono es el gas más responsable del efecto invernadero, aunque no es el único. El uso de combustibles de carbono ha aumentado considerablemente su concentración en la atmósfera, lo que ha provocado un calentamiento global. Además, es el culpable de la acidificación del océano ya que al disolverse en agua se convierte en ácido carbónico.

Helio: es inerte y al igual que el resto, es un gas incoloro e inodoro que solo puede ser licuado bajo presiones muy grandes y no se puede congelar. En la industria se usa en criogenia para la refrigeración de imanes superconductores presentes en los escáneres de resonancia magnética. También se utiliza como protección para la soldadura y en el crecimiento de cristales de silicio. Otros usos menos frecuentes, aunque popularmente conocidos, son el llenado de globos y dirigibles. De hecho, en Internet podemos encontrar páginas especializadas en venta de helio como https://www.comprarhelioparaglobos.com/, que abastecen de este gas tanto a eventos grandes como a nivel particular.

Monóxido de carbono: es un gas sin olor ni color, pero extremadamente peligroso. Puede causar enfermedades e incluso la muerte. Lo podemos encontrar en el humo de la combustión: tubos de escape de los coches, estufas, fogones de gas y sistemas de calefacción.

Nitrógeno: es el componente más abundante del aire (78%). No reacciona con otros elementos, es incoloro, insípido y no es tóxico. Diluye a los demás componentes del aire.

En medicina se utiliza el nitrógeno líquido para congelar muestras biológicas, a una temperatura próxima de -196ºC,. Es muy útil para la conservación de órganos durante períodos largos de tiempo (operaciones de trasplantes) y también se utiliza en las técnicas de reproducción asistida, en la congelación de óvulos, espermatozoides y embriones. La experimentación con el nitrógeno ha llegado también a la cocina donde los alimentos se someten a las bajas temperaturas del nitrógeno líquido conservando así todas sus características, tanto de sabor como de olor. Su uso no implica ningún riesgo para la salud, pero en estado líquido es extremadamente frío y puede causar congelación o quemaduras criogénicas si no se utiliza de forma correcta.

Oxígeno: se trata del componente fundamental del aire formando el 21% de la atmósfera. Es un gas incoloro, inodoro e insípido. Es relativamente no tóxico, porque en estado puro puede llegar a serlo si se inhalan grandes cantidades. El oxígeno atmosférico proviene de la fotosíntesis de las plantas verdes y del plancton marino y es necesario para la respiración de las plantas y animales. Tiene un papel clave en las reacciones de combustión, aquellas en que ciertos elementos, (llamados combustibles) reaccionan con oxígeno formando los correspondientes óxidos con liberación de luz y calor. Forma parte de una gran variedad de compuestos fundamentales como el agua y los silicatos que constituyen las rocas de la Tierra.
O mundo de Internet
O mundo de Internet


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania