Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Datos científicos sobre el amor que seguro no sabías

lunes, 16 de abril de 2018
Todos nos hemos enamorado, al menos una vez en la vida, y experimentado todos los síntomas propios de ese idílico estado: mariposas en el estómago, sensación de bienestar, falta de concentración, pérdida del apetito, ansiedad, etc.; lo que, quizá, ignoramos es cómo entiende la ciencia el peculiar fenómeno del amor.

Soy Francisco Martins, coach, autor y especialista en relaciones de la Academia del Amor y hoy te compartiré algunos datos científicos sobre el amor que seguro no sabías.

La química del amor: ¿Qué sucede en nuestro cerebro cuando nos enamoramos?

El amor revoluciona nuestras emociones y provoca múltiples cambios en nuestro cerebro y organismo, ya que se estimulan cerca de 29 áreas cerebrales que dependen de 10 sustancias neuroquímicas relacionadas con la adicción, la recompensa y el placer.

Los neurotransmisores estrechamente vinculados con el proceso del enamoramiento son la dopamina, la norepinefrina y la serotonina. Las dos primeras aumentan y están implicadas en los mecanismos de recompensa; mientras que la serotonina es la responsable de mantener en equilibrio el estado de ánimo.

La primera fase del enamoramiento tiene un efecto similar, en el organismo humano, a una dosis de cocaína; es decir, en ambos casos, se activa la zona que responde a la motivación, la cual se satura de dopamina, que aparece al sentir sensaciones agradables como comer chocolate o consumir drogas.

Para saber más acerca de la química del amor, haz clic en el siguiente link, donde te explicaré, más detalladamente, por qué el cerebro se enamora pero el corazón no.

Nos enamoramos en un abrir y cerrar de ojos

Recientes estudios han demostrado que tardamos, aproximadamente, 8.2 segundos para descubrir si sentimos gusto o atracción física por una persona; por tanto, en ese lapso de tiempo sabremos si estamos interesados o no en establecer contacto y conocer a alguien.

¡Este es uno de los datos científicos sobre el amor más sorprendente! Nuestro cerebro decide, en un espacio de tiempo breve, cuáles son las características que logran activar y estimular nuestros sentidos, determinantes cuando de afinidad y “química” amorosa se trata. En este sentido, este primer acercamiento visual es crucial porque nos dará las señales indicadas para continuar con la interacción y trascender sentimentalmente o descartar la opción.

La ciencia demuestra que nos enamoramos en un abrir y cerrar de ojos, pero este “amor a primera vista” no siempre funciona; lo que sí está claro es que esta sensación nos ocasiona mucho placer. La clave está en disfrutarlo mientras dure y reconocer que se trata de una serie de reacciones químicas que, si bien no son eternas, nos hace sentir muy bien.

En caso de que te hayas enamorado en esos 8.2 segundos y desees convertirte en la pareja ideal de la persona que te mueve el piso, pon manos a la obra y enamórala con tus mejores estrategias de seducción, ¡recuerda que en la guerra y en el amor todo se vale!

El amor altera la percepción

Algunos afirman que el amor es ciego y no están del todo equivocados. El enamoramiento provoca alteraciones en ciertas áreas del cerebro que se encargan de la percepción.

Concretamente, son la ya mencionada dopamina y la noradrenalina quienes funcionan en las zonas asociadas con el análisis de toda la información externa, en particular, la visual y auditiva. Es decir, se intensifica el oído de los enamorados y se distorsiona la percepción visual. Además, se ha demostrado que las áreas asociadas a las emociones negativas se reducen y, como ya se mencionó, se activan centros de placer, que hacen olvidar todo lo negativo.

Existe una táctica que funciona mejor que el vino para conquistar el corazón de la persona que te gusta y empezar a disfrutar de las mieles del amor; se llama seducción subliminal y te ayudará a atraer a ese ser especial, impactando no solo sus emociones y distorsionando su percepción, sino también su mente.

Científicos revelan que el amor dura cuatro años

¿Existe el amor para toda la vida? es una pregunta muy difícil de responder; sin embargo, la ciencia confirma que el amor dura, como máximo, cuatro años, puesto que después de este tiempo se convierte en cariño familiar y apego producto de la costumbre.

Es muy importante entender que, debido a razones biológicas, es natural que los seres humanos entremos y salgamos del estado del enamoramiento, ya que, después de un tiempo, el cerebro se adapta a los procesos neuroquímicos y vuelve a la normalidad hasta que otra persona inicie o provoque, nuevamente, la activación de dichos procesos.

La próxima vez que pienses en cómo atraer a esa persona especial y sientas que el enamoramiento te está invadiendo, no olvides los anteriores datos científicos sobre el amor; seguro percibirás este singular sentimiento no solo con el corazón y los sentidos sino con mucha madurez e inteligencia emocional.
O mundo de Internet
O mundo de Internet


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
Deputación de Ourense
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania