Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Desaparece el punto de recarga para vehículos eléctricos

miércoles, 21 de marzo de 2018
Ayer se inauguraba en Lugo la nueva sede de Norvento, un prodigio de estos tan modernos que cuesta entenderlos. Por lo visto el edificio es autosuficiente, y no está conectado ni a red eléctrica ni a gas, y se abastece de placas solares y otras energías como la eólica o la geotérmica. Vamos, lo que nos dicen que está prohibido hacer en nuestras casas aunque supongo que eso es una exageración.

Dar por sentado que esto funcionará es peligroso, pero no es una apuesta descabellada si tenemos en cuenta que quien está detrás es una firma privada. Una vez más la victoria de la eficiencia de quien se juega sus cuartos deja en ridículo a la administración, que despilfarra el dinero público sin rubor alguno en proyectos que no han servido para nada.

Sin cambiar de tema, es decir, sin dejar de hablar de las nuevas energías, vemos que sigue sin funcionar ni encender ni una bombilla la vieja fábrica de la luz, en la que se invirtieron cifras millonarias pero sigue ahí, con una verja alrededor y pudriéndose hasta que alguien se anime a montar un cirio de los gordos para saber qué ha pasado con tanta inversión pública.

También es peculiar lo de aquel maravilloso proyecto de generación de energía del Ceao, esa especie de cosa rara que está en la primera rotonda viniendo de la A6 y que no sabes si es un emparrado de un chiringuito o una especie de parque moderno en que los niños no saben si jugar o esperar a que aterrice una nave espacial. No funciona, y costó, si mal no recuerdo (hablo de memoria) unos 900.000 euritos de nada.

También en fechas recientes, aunque no puedo precisarla exactamente porque me fijé la semana pasada, se clausuró el “punto de recarga” para coches eléctricos que había frente a los Maristas.

En junio de 2011 las autoridades competentes con el entonces alcalde a la cabeza, el señor López Orozco, ponían en marcha ese punto de recarga de vehículos que era el primer paso para el futuro. Hoy no existe, aunque para su retirada, hasta donde yo sé, no se han puesto carpas, no se han hecho fotos ni se ha convocado a la prensa. Supongo que queda feo plegar velas.

Fracasos sonoros que dejan en evidencia a una administración despilfarradora, que solo se preocupa de la foto, del voto y de un repugnante cortoplacismo. Nuevos fracasos pagados con dinero público, y además de los más modestos si tenemos en cuenta el calibre de otros como el Garañón, el MIHL, los diversos planes que costaron un riñón y que están en un cajón entre los que destacan el tan cacareado Plan Estratégico o el difunto Plan de Movilidad que ni siquiera se llegó a poner en marcha…

Lara Méndez, la siempre sonriente y amable alcaldesa de Lugo, sigue apagando como puede los muchos incendios que heredó por sorpresa. Aún le queda mucha tarea por hacer, y no será agradable estar todo el día enmendando la plana a su antecesor.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania