Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Otro magnífico edificio de Lugo que me da que va a quedar abandonado

sábado, 10 de febrero de 2018
Cuando les digo que en Lugo no tenemos remedio en ciertas cuestiones no lo hago por decir, sino porque me resulta una dolorosa realidad. Ayer, contestándome a lo de la propuesta del Colegio en San Fernando una persona de Lugonovo me indicaba que es imposible porque hay un informe municipal que dice que sería ilegal. Consultada tal cosa, resulta que ahora me cuentan que tal informe no existe, que fue simplemente una “opinión de pasillo”, un comentario que dijo el primero que pasó por allí. El de En Marea (bueno, ya saben que se ofenden mucho si uno dice que son de Podemos, o de En Marea, pero la confusión interesada en épocas electorales les molesta menos, pero ya saben de qué hablo) insiste en su existencia. Pues nada, habrá que pedir por escrito que se aclare esta cuestión para ver quién nos está tomando por idiotas.

La desconfianza viene de esa costumbre tan arraigada y muy pedestre de inventarse argumentos si no los hay, y achacar las opiniones personales y subjetivas a “informes técnicos”, como aquel del servicio de economía que decía que los argumentos que se presentaban contra las tasas de ocupación de vía pública eran una estupidez, aunque luego Su Señoría los aceptó y anuló parte de esas tasas. No todo lo que firma un técnico es cierto, sino una opinión, autorizada, pero opinión a fin de cuentas. Las decisiones las tienen que tomar los políticos, que para eso están, y los técnicos han de hacerlas viables o dar razones objetivas para descartarlas, pero no imponer su criterio por razón de un título. Si quieren gobernar, que se presenten a las elecciones… y ganen.

El Cuartel lleva tres lustros vacío. Casi prefería que siguiera ahí el ejército durante todo este tiempo, que al menos lo tenía funcionando. Pero Lugo funciona así. Dejamos que las cosas se estropeen para después gastar ingentes presupuestos de dinero público en arreglar lo que con una fracción estaría en perfecto estado.

Otro ejemplo de falta de previsión: todos sabemos desde hace años que ASPNAIS abandonará en breve las instalaciones que tiene en la Rampa de Claudio López. Han realizado en un plazo brevísimo la adaptación del San José, algo apropiado para una entidad privada, ya que si fuera un tema de la administración a estas alturas aún estarían redactando las bases de adjudicación del proyecto de demolición de las zonas a eliminar, por decir algo.

La que deja ASPNAIS es una impresionante parcela de más de 3.000 metros cuadrados, con otra pegada de otros 4.000 y con edificaciones de 4.000 metros cuadrados construidos. Vale que estarán un poco desfasadas, pero no me dirán que no sería un sitio magnífico para hacer una residencia de personas mayores, con un extraordinario jardín que se podría abrir al público, con centro de día e instalaciones de todo tipo. Ya lo mencioné en este mismo blog hace un año, pero lógicamente nadie me hizo caso, por eso insisto.

El centro de ASPNAIS es de la Xunta, otro melón que a ver para qué se usa. ¿Pasará años cerrado a cal y canto, pudriéndose y deteriorándose? ¿Dejarán de funcionar los ascensores y las máquinas por falta de mantenimiento? ¿Se pudrirán las puertas y ventanas, se romperán los cristales y habrá vandalismo en un espacio tan amplio? ¿Se dejará de cuidar el jardín?… Todo eso se podría evitar con un poquito de previsión.

Sabemos que ASPNAIS se trasladará en este año, puede haber una duda de unos meses, pero lo hará. ¿Hay algún plan para usar el espacio que deja? Lo dudo bastante, porque ya nos lo habrían vendido cien veces con ruedas de prensa y gráficos de colores. Probablemente habrá que darle un repaso a las instalaciones, claro, pero nada que ver con las extraordinarias cifras que costará ponerlo a andar dentro de diez años, cuando tengan a bien despertarlo del letargo que en breve comenzará.

A día de hoy tiene 39 habitaciones, fácilmente ampliables porque espacio hay para dar y tomar. Lejos de las más de doscientas plazas de las Gándaras, lógicamente, pero no todo tienen que ser grandísimos complejos, la residencia de mayores de La Milagrosa tiene 50 por ejemplo.

En cualquier caso lo que no puede pasar es que esto sea otro mamotreto vacío, muerto del asco. Miren cómo está el antiguo hospital de Castro, abandonado a su suerte por la Diputación. ¿Pasará igual aquí? Tiene todas las trazas.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
Deputación de Ourense
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania