Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Los forzados del té

miércoles, 07 de febrero de 2018
Como los antiguos condenados a galeras se encuentran los braceros de las plantaciones del té de Bangladesh que por menos de un dólar al día trabajan de sol a sol.

Nos relata esta dramática historia una visita muy especial que recibimos en nuestra sede de Paz y Cooperación: se trata del obispo Monseñor Bejoy N D'Cruze de la diócesis Sylhet de Bangladesh acompañado por el padre Ismael García Moreno de los Oblatos de María Santísima.

Bangladesh es un país muy poblado ya que en la cuarta parte de España viven, malviven, 160 millones de habitantes. Un 90% musulmanes, un 10% hinduístas y budistas un 9% de cultos tribales y menos del 1% son cristianos nos dice monseñor.

Sylhet es una nueva diócesis creada en 2011 con una dimensión de 12.500 kilómetros cuadrados en la que se encuentran 20 mil católicos sumergidos entre 10 millones casi todos musulmanes. Los católicos proceden de los grupos indígenas, tienen sus propios idiomas y culturas aunque la mayoría habla Bangla que es el idioma oficial de Bangladesh mientras el inglés, es la segunda lengua.

Tuve ocasión de admirar por primera vez las plantaciones de te en Malasia, posteriormente en Sudáfrica, y finalmente en Sochi en Rusia son inmensas extensiones de un verde luminoso cultivadas en terrazas como en China ya que tienen que estar en zonas altas. Es uno de los cultivos más bonitos del mundo. La recolección es muy vistosa con una cestas que cargan a modo de mochila los forzados del té. En estas región de Sylhet hay más de 200 plantaciones conocidas como jardines del té en las que se afanan más de 500 mil trabajadores indúes son muy pobres porque el jornal diario no llega ni a un euro y con este dinero los padres no pueden alimentar a sus niños ni pueden ir al médico cuando se enferman y la educación siempre según monseñor, es un sueño para ellos. Viven en chozas sin agua potable ni condiciones sanitarias y sólo pueden vivir en estos jardines mientras trabajen en ellos.

Cómo es un país musulmán el alcohol está prohibido pero les dan a beber unos licores muy baratos de un alcohol deficiente para que se olviden de su triste condición y no puedan soñar con un futuro mejor. Monseñor se expresa en un inglés perfecto con ese acento saltarín en que se habla en esta parte del mundo y también en italiano ya que ha estudiado en la Universidad Gregoriana de Roma.

Asisten a la entrevista una estudiante italiana Valentina Ricca y Laura Menayo, nuestra periodista. Tiene el don de la palabra y expone sus ideas muy claramente. Me cuenta que el cristianismo llegó a Bangladesh a través de los misioneros portugueses de Goa pero no consiguió fuertes raíces. La visita del Papa Francisco piensa que dará impulso al catolicismo. En un país que a pesar de ser tan pobre ha tenido la generosidad de acoger a másde un millón de rongis. Esta cita es de mi cosecha pues me la refirió el Embajador de Bangladesh. Está minoría de Birmania podría considerarse como los más pobres entre los pobres.

Monseñor Bejoy N D'Cruze está muy orgulloso de la labor que realizan la 12 diócesis católicas y sigue describiéndonos la labor que realizan al servicio de los más indigentes. En su nueva diócesis cuentan ya con 75 escuelas dentro de las plantaciones y también otras tres escuelas secundarias en las aldeas tribales de este entorno tan rural. Este panorama se completa con otros 3 centros de formación profesional completándose este panorama educativo en el que reciben formación 8 mil estudiantes.

Monseñor, "se queja" argumentando que la educación es prácticamente gratuita por lo que la diócesis tiene un gran déficit todos los años. Tienen también 10 albergues en las mismas misiones en que se alojan 850 niños los cuales reciben educación, formación y buena alimentación. Se cubre también el aspecto sanitario con un hospital dos clínicas y dos hogares de la Madre Teresa en las que reciben atención primaria miles de personas de todas las castas y credos.

Hace muy poco, nos comenta, los hermanos Maristas de España han abierto una escuela en estos jardines del té con la intención de continuar educando a estos estudiantes hasta el fin de su ciclo escolar. Han abierto también dos albergues para 80 niños.

Ha venido a Europa a una reunión de 155 obispos que se ha celebrado en Lisboa y después, ha ampliado su visita a España con la intención de dar a conocer la situación tan precaria y tan injusta de estos braceros del té cuya situación es concretamente ignorada y en Madrid ha visitado diversas ONG'S y desearía encontrar financiación para construir un albergue femenino.

Le pongo al día de las dificultades que está atravesando la cooperación al desarrollo en España y de que su país es muy desconocido y muy exóticos aunque sobre todo en Barcelona haya una colonia de Bangladesh bastante importante y en Madrid haya excelentes técnicos informáticos. Le deseo buena suerte y le prometo que transmitiré a mis amables lectores esta increíble condición humana en que impera una situación de esclavitud, personas sin futuro, verdaderos siervos de la gleba. Los olvidados del té.
Antuña, Joaquín
Antuña, Joaquín


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
Deputación de Ourense
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania