Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Caso Ronaldo: Florentino-Valdano cero en recursos humanos

lunes, 02 de septiembre de 2002
Con el desarrollo de la revolución biotecnológica e infomediática, se ha dado un gran cambio en la gestión de los recursos humanos. Se establece la hipótesis de que el principal capital son los recursos humanos; de que estos no deben tratarse inhumanamente, sino que, contando con la máxima responsabilidad de los trabajadores, profesionales, cuadros, ejecutivos, etc. (lo que supone premiar justamente a los mejores y sancionar a los peores), deben de ser respetados e integrados activamente en la marcha de la empresa. De esta manera, al apoyar a los mejores, se generará mucho mas valor añadido.

Otros aspectos esenciales son: la defensa del buen gobierno, del juego limpio; la lucha a todos los niveles contra la corrupción, el juego sucio, contra los abusos de los consejos de administración y del resto del personal; la lucha contra la manipulación de la información; contra auditorias, gestiones, arbitrajes y controles amañados, tramposos, etc.

Es esencial luchar, dentro y fuera de los campos de fútbol, contra la corrupción, el autoritarismo, la prepotencia, la violencia física, simbólica, mediática, icónica, psicológica, gerencial, etc.; contra el hipervedettismo de grandes figuras que endiosadas creen que pueden hacer lo que les de la gana; contra el hipervedettismo de presidentes (y sus señoras), directores-generales, de conductores-colaboradores mediáticos; contra el chantajismo de empresas mediáticas y de conductores, profesionales, colaboradores mediáticos; contra la violencia de los hinchas pero también del resto de instancias futbolísticas que la generan, promueven, ocupando un papel destacado, además de equipos, mediadores y/o comisionistas, directivos, federaciones, árbitros, medios de comunicación, etc.

Florentino "El Constructor Afortunado" y Valdano "El Progre", "El Discursos", con la descarada y prepotente colaboración de PRISA (que se hace fuerte en el Real Madrid con Mendoza, etc.), han tenido, con el fichaje Ronaldo, un comportamiento lamentable y completamente contrario al juego limpio y buen gobierno de la empresa futbolística, especialmente del capital humano, al tratar de muy mala manera a Morientes y el resto.

Con estos fichajes se potencia el vedettismo irresponsable y desleal hacia la propia empresa, hacia el resto de los jugadores, de la plantilla, como acaba de hacer Ronaldo (antes con Rivaldo, etc.). El cual, después de sufrir una gravisima lesión y de que la empresa Inter lo apoyó plenamente, como ahora "quiere divertirse y no se entiende bien con el entrenador, no se adapta a su disciplina", exige irse al Madrid (antes lo hizo en el Barça), y todos se rinden a sus pies.

Se desprecia así, se juega sucio con las plantillas ante los caprichos de hipervedettes que imponen la ley de su vedettismo. Y se juega de forma escandalosa, contando activamente con el grupo PRISA (con Valdano de director-general, etc.), y así De la Morena (El Larguero-SER) se chulea: "Hemos radiado este fichaje desde el principio hasta que se consumó", y El País ataca durisimamente a Hierro y el resto de los capitanes, por pedirle explicaciones al Presidente, que los recibe ¡en los pasillos de un lugar público¡.

El grupo PRISA (que, como Gallardón y Manzano, ha firmado con el Real Madrid un contrato muy ventajoso), con el apoyo de otros grupos, de sus circuitos y durmientes, ataca ahora a jugadores como Hierro y el resto de los capitanes, que defienden la dignidad de profesionales como Morientes; sin embargo, cuando se trataba de atacar al presidente Nuñez del Barça (con el que quieren hacerse el grupo PRISA y, también, CiU y el PSOE catalán), via Van Gaal, defendía y promovía la rebelión de Rivaldo, Figo, Guardiola, etc, contra el entrenador holandés. ¿Cuenta, pinta algo Del Bosque?.

El grupo PRISA, para atacar, en Los Mundiales de Corea-Japon, al seleccionador Camacho, desde un principio le declaró la guerra total ("vamos a romperte los huevos"), y después, además de descalificarlo sectariamente (véanse, entre otros, los artículos descalificatorios de Segurola y compárense con lo que decían L´Equipe, Le Monde, etc.), llego al gravisimo extremo de denigrarlo diciendo que Hierro lo había amenazado por tratar de alinear a Raúl que estaba lesionado.

Valdano, junto a otros profesionales deportivos de elite, publicaron el libro "Make a Team" ("Hacer equipo"), que antes se había hecho en el mundo anglosajón. Florentino, Valdano y el resto, incluidos los grupos, conductores, profesionales, colaboradores mediáticos (los hay, centrales y regionales, que de forma escandalosamente sectaria, clientelar, politiquera, etc., machacan a los presidentes, entrenadores, jugadores, árbitros, etc. que no siguen su ley, cuando debieran defender humilde y muy activamente la búsqueda de la verdad, la deontología profesional, etc.), etc., deben saber que "hacer equipo" pasa por defender, por encima de todo, el juego limpio.

Conseguir al fin del fichaje de Ronaldo "O Caprichoso", sin importar los medios (absolutamente repudiables en la lógica del juego limpio), supone fomentar el peor de los juegos sucios.

En los países comunistas hemos visto y seguimos viendo como el fin de conseguir triunfos deportivos justificaba la drogadicción masiva desde pequeñitos, acceder a la nomenklatura, etc. En los países de economía de mercado el fin de ganar como sea en algunos deportes profesionales, olimpicos, etc. justifica los peores medios (la drogadicción, entrar injustamente en la universidad, el comisionismo y todo tipo de chanchullos, excesos para hacerse con las principales figuras, etc.). HAY QUE HACER EQUIPOS PERO PARA EL JUEGO LIMPIO, PARA LA COMPETENCIA CON PRINCIPIOS.
Cancio, Miguel
Cancio, Miguel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania