Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

De los errores morales graves (I)

viernes, 29 de diciembre de 2017
No creo que todas las normas éticas y morales que los humanes han descubierto o puedan descubrir en un asunto o tema, sean igualmente válidas, aunque sean todas aceptadas por unos colectivos o por otros. Por lo cual, hay que intentar analizar si existen verdades y errores éticos y morales graves. Durante siglos se denominó a los siete pecados capitales, como la fuente de enormes desaciertos y errores éticos y morales.

- El ser humano es una unidad indivisible de cuerpo-carne, con psique-mente, con alma-espíritu, y a su vez viviendo y existiendo en un mar de historia-sociedad-cultura-Naturaleza.

Armonizar su realidad en sí misma, y armonizar su realidad en la sociedad-cultura, armonizarse a sí mismo sus dimensiones-perspectivas y al mismo tiempo con la sociedad-cultura-Naturaleza. Esta es la cuestión, encontrar el equilibrio-armonía de todo su ser en si mismo, y de su ser en la realidad exterior social-cultural-natural o naturaleza. Esto es un trabajo de enorme complejidad.

No sé si es encontrar el término medio de Aristóteles, o encontrar el equilibrio-armonía consigo mismo, y de su mismidad con la realidad exterior. Ese equilibrio y armonía correcta, según situaciones y según la propia naturaleza y en la Naturaleza y sociedad, en el mayor grado de verdad-bondad posible.

- El ser humano tiene que intentar aprender y aprehender como controlar y usar de forma correcta, las facultades de su ser racional, inteligencia y voluntad y memoria y carácter-personalidad, y de su ser irracional, emociones-pasiones-sentimientos-pulsiones-instintos. Y todo, todo unido forma-conforma su ser.

- Murmurar de las personas es uno de los defectos más graves, y que sea dan en todas las entidades sociales, incluso familiares.

No se tiene en cuenta, la opinión de una de las partes. No se escucha a uno de los implicados.

Se suele tomar partes de la conversación, en vez de analizar el contexto, y de cómo se ha ido de un principio a un final, y se reduce todo a lo que conviene, para murmurar, denigrar, vilipendiar, obtener falso testimonio, etc...

Esto es un enorme mal, que solo si existe un Juicio Particular, nos daremos cuenta de todo ello.

- Malo era, cuándo durante décadas, se “juraba en Nombre de Dios en vano”, pero también es y era malo y negativo y pernicioso la blasfemia, que tiene muchas formas y maneras. Ahora quizás ambas realidades han disminuido, porque una parte de la población no se atreve a decir o nombrar a Dios, porque están en una óptica del ateísmo o del agnosticismo.

- Abolir en si mismo malos actos, malos hábitos, malas costumbres, malos conceptos, sea por deficiencia del tema que tratan o de la cuestión en concreto, sea por errores éticos y morales conceptuales, sean por errores prácticos morales.

Quizás, esto sea un ejercicio difícil, pero necesario. Lo mejor es no caer en errores o actos, para que de esta manera no se conviertan en hábitos o costumbres…

- Hay personas que se alegran del mal que les sucede a otras personas, o de los errores o defectos que tienen o que realizan. Hay personas que se alegran del mal que hacen algunas otras personas, de los errores o defectos que tienen.

Es obvio ye vidente, o debería serlo que eso es un mal para el que siente ese mal, y para el que es objeto de ese mal. Además que tarde o temprano el que desea un mal a otra persona, o se alegra de ello, a él o a ella le vendrán. Porque no hay ningún ser humano que en esta tierra, no sufra por algún sufrimiento-dolor-pena-angustia-muerte…

- Contra la lujuria, como con cualquier otro acto desornado moralmente, hay que combatirlo al principio. Cuando surge el deseo o la pasión o la pulsión desordenada, es entonces, cuándo mental y conceptualmente hay que combatirlo. No hay que desearlo, hay que negarlo, hay que rechazarlo.

Por poco que sea, es al principio, es “mentalmente y en la conciencia y en el primer deseo cuándo hay que rechazarlo”.

Y esto hacerlo en cualquier deseo o pasión o pulsión o instinto que sea negativo, sea de lujuria, de envidia, de ira-cólera, de gula, de avaricia, etc...

- Debemos pensar, que aunque nos creemos libres y con autonomía propia, cuándo caemos en errores morales graves, en actos inmorales, sean de un tipo o sean de otro, no somos libres, somos más como animales, que no sabemos autocontrolarnos de forma correcta, y es más, ponemos en situación grave, nuestra existencia, en mayor o menor grado, la de nuestra familia, influimos negativamente en la sociedad-cultura-Estado.

Es más, quizás haya colectivos e ideologías, que nos manejen más fácilmente, cuándo nosotros como individuos, unos caemos en la lujuria, otros en la avaricia, el de más allá en la envidia, etc...

Podrá decir que es una exageración, pero si usted cae en un acto de ebriedad, y más si es ya un hábito, además de ser un problema psicológico y de salud mental y corporal, es un error moral grave, puede tener consecuencias negativas para usted y su familia y la sociedad, por ejemplo, si conduce en estado de ebriedad, etc...

- Hay que cuidar los sentidos y las percepciones, sean interiores o sean exteriores, y guardarlas de los deseos-pasiones-pulsiones-instintos-libidos que sean malos o negativos moralmente en sí, o esos actos en concreto sean negativos en sí, por el objeto o por la realización o por la cuantificación. Puedes sentir mucho deseo de alimentarte, y es un deseo bueno y necesario, pero una cosa es comer un trozo de queso, y otra cosa de una vez comerte un queso de dos kilos.

Puede que para muchos individuos y colectivos y grupos e ideologías, hablar hoy de virtud y desvirtud, de hábitos buenos y negativos, de actos buenos y actos malos, desde el punto de vista ético y moral, les parezca un lenguaje y concepción demasiado anticuada, pero pienso, que quizás, de alguna forma, somos marionetas en manos de otros, y el instrumento que utilizan no es la libertad en una conciencia-consciencia correcta y lo más verdadera posible, sino es una deslibertad, que parece libertad, pero no lo es, porque actuamos con una consciencia-consciencia errónea, de un tipo o de otro. Nadie se rasgue la corbata.
Caminero, Jmm
Caminero, Jmm


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania