Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Lo que publiqué de la Familia Cela (1)

jueves, 28 de diciembre de 2017
Excmo. D. Camilo José Cela Trulock

El que luego llegaría a ser uno de los gallegos más universales y de ascendencia lucense, por no decir claramente el más universal, nació el 11 de mayo de 1916, en Iria Flavia, provincia de A Coruña († Madrid 17 enero 2002); fue el primogénito de la familia Cela Trulock, siendo bautizado con los nombres de Camilo José Manuel Juan Ramón Francisco de Jerónimo en la Colegiata de Santa María la Mayor de Andina, feligresía en la que residían sus padres, que en 1925 por razones profesionales de su trabajo se trasladan a vivir a Madrid; siendo Camilo José alumno del colegio de los escolapios de Porlier. Durante 1931 y 1932 es internado en el sanatorio del Guadarrama, aquejado de tuberculosis pulmonar, viéndose obligado a guardar largos periodos de reposo, los que empleo y pasó en largas e intensas lecturas, principalmente de las obras de Ortega y Gasset, conjuntamente con una colección que por aquellas fechas estaba de moda, eran “Los Clásicos Españoles” de la editorial Rivadeneyra. Una vez curado de la enfermedad que había llegado a poner en peligro su vida; hacía 1933 concluye sus estudios secundarios, para luego en 1934 iniciar la carrera de Medicina, licenciatura que se proponía realizar en la Universidad Complutense, pero que muy pronto abandonaría; comenzando a estudiar en la nueva Facultad de Filosofía y Letras, siendo alumno de D. Pedro Salinas, profesor de literatura contemporánea española. Es a D. Pedro Salinas, a quien confía sus primeros poemas, entablando una estrecha amistad con los escritores Alonso Zamora Vicente, Miguel Hernández y María Zambrano, en cuya casa de la plaza del conde de Barajas conoce en tertulia a Max Aub y otros escritores e intelectuales.
Durante el bienio 1936/ 1938, Cela termina la obra “Pisando la Dudosa Luz del Día” a los pocos meses estalló la Guerra Civil y Madrid es asediada, el entonces joven escritor fue alistado en el ejército nacional, siendo herido en el frente de combate, lo que obligó a su hospitalización. Fue declarado inútil total para el servicio militar por el Tribunal Médico Militar de Logroño en cuya plaza estuvo prestando servicio como soldado del Regimiento de Infantería de Bailén, nº 24. En 1938 se fue a vivir a un chalet de la Avenida de la Habana nº 23 y 24 de A Coruña que se llamaba Villa Nina, cursando entonces estudios para opositar al Cuerpo Pericial de Aduanas. Fue desde la ciudad herculina donde redactó la solicitud mandada al comisario general de investigación y vigilancia, ofreciéndose para prestar sus servicios en Madrid o en otro cualquier lugar. El joven estudiante no fue admitido, por ser menor de edad (1). Sobre dicho particular Cela menciona: “El 30 de marzo del mismo año solicito mi ingreso en el Cuerpo de Investigación y Vigilancia: mi petición es denegada por el acreditado sistema del silencia administrativo y en mi instancia ponen una nota a lápiz que dice: Denegada menor edad; lo sé porque se lee claramente en las páginas de la revista Fuerza Nueva y del diario El Alcázar, que la reproducen y que me montaron una campaña de vilezas muy de su estilo con el sano propósito de salpicarme de mierda y dejarme sin el Nobel; lo siento, pero tuvieron menos suerte que sus abuelos con Galdós (2)”.
De nuevo de reincorpora al ejercito y pasa buena parte de la guerra civil por localidades del levante español, que el Nobel describe con pelos y señales en su autobiografía “Memorias, entendimientos y voluntades”; también en su fundación se guardan interesantes documentos relacionados con su vida militar, no debemos olvidarnos que Cela era un coleccionista empedernido, guardaba todo papel que tuviese alguna relación con él, caso de un generoso certificado que dice: “ el cabo habilitado de la Batería de mi mando D. Camilo José Cela y Trulock, del reemplazo de 1937, ha prestado sus servicios voluntario en la misma, desde el 4 de diciembre de 1938, fecha en que efectuó su incorporación, hasta el día 30 de mayo de 1939 en que pasó al Hospital Militar de Castellón”. Luego sería destinado a la plana mayor del Regimiento en A Coruña, donde nuevamente fue declaro inútil total, siéndole concedido un pase para irse a Padrón.
Una vez concluida la contienda, ya en 1940, comenzó a estudiar derecho en Madrid, estudios que compaginaba con sus primeras publicaciones, entre las que destacan por su rared una biografía popular de San Juan de la Cruz, que fue editada bajo el seudónimo de “Matilde Verdú”. En febrero de ese mismo año publicó su destacado articulo titulado “Fotografías de la Pardo Bazán”, el cual fue editado en el numero veinticinco de la revista Y. Camilo José Cela, ya no abandona jamás la pluma, así en el mes de enero de 1942 concluye “La familia de Pascual Duarte”, no hallando editor, siendo su amigo José María de Cossío, el que realizó intensas gestiones con la editorial burgalesa Aldecoa, finalmente la obra fue publicada a finales de ese mismo año. Pío Baroja, que había rehusado prologarla, asustado por lo bronco de su asunto. Cuando CJC pidió a su admirado Pío Baroja que le prologara la primera novela, el médico y novelista vasco le contestó: “Si quiere ir a la cárcel vaya usted solo”; luego el mismo Pío declara en el diario El Español de dos de enero de 1943 que es una novela muy buena, dicho éxito extraordinario fue recogido por las revistas literarias del momento, entre ellas El Español y la Estafeta literaria, no así se mostraban contentos ciertos sectores del clero, pues la obra fue objeto de efectivos ataques por parte de Ecclesia, portavoz de la Jerarquía católica, siendo la segunda edición prohibida en noviembre. El autor regaló el manuscrito de esta obra su amigo José María Cossío, en agradecimiento por todo las gestiones y trabajos que había pasado para poder encontrar editor. Ese mismo año 1943, Cela abandona sus estudios de Derecho y su empleo para dedicarse por completo a la literatura. Un año más tarde, concretamente el doce de marzo de 1944 en la iglesia parroquial de san Martín de Madrid contrae matrimonio con su primera esposa María del Rosario Conde Picavea.
Ya en 1945 vista la imposibilidad de reeditar en España La Familia de Pascual Duarte, se edita en Buenos Aires; comenzando ese mismo año a escribir en Madrid La Colmena, un Manhattan Transfer a la madrileña de postguerra, se vio obligado a publicarla en Argentina. El 17 de enero de 1946 nace su único hijo, también llamado Camilo José Cela Conde, actualmente Profesor Universitario y Catedrático de Filosofía y Letras en la Universidad de Palma de Mallorca. Pero retornando a 1946, durante los días 6 al 15 de junio, Cela viaja a la Alcarria, en compañía del fotógrafo Karl Wlasak y Conchita Stichaner; durante esos días tomó los apuntes para su nueva obra, Viaje a la Alcarria, lugar donde pasó más de una peripecia, entre las anécdotas se puede citar que se había quedado sin dinero y por hacer alguna pequeña gamberrada, tuvo que escapar a la Guardia Civil, viéndose obligado a cruzar nadando un pequeño río y así burlar a la benemérita.
Aquel Cela trotamundos y corre caminos también le gustaba pintar, y es en 1947 cundo expone en la galería madrileña Clan y luego en la sala corouñesa de Lino Pérez. Eso sí no logra cambiar la pluma por los pinceles, continua con su imparable carrera literaria, publicando en 1948 en Madrid el Viaje a la Alcarria y en San Sebastián el Cancionero de la Alcarria, obras que luego irían juntas, a partir de la edición de 1954.
A Cela le inquietan los movimientos culturales que se viven en una España pobre y de hambre, una España donde se vivían duros momentos de la dictadura, pero él continua con su creatividad, así en el mes de enero de 1950, fue estrenada en el cine “Coliseum” de Madrid la película de Jaime de Mayora “El sótano”, en la que nuestro Nobel interviene como actor. Ese mismo año trabaja intensamente en uno de sus mejores novelas, La Colmena, siendo prohibida su edición por la censura en España, el autor estuvo a punto de quemar el manuscrito, pero se resiste a destruir el trabajo, después de intentar sin éxito su publicación, sigue empecinado en que la obra viera la luz, entra en contacto con algunas editoriales de Argentina, pero la censura del gobierno peronista, se opone a su edición, siendo finalmente editado en Buenos Aires, bajo el titulo genérico de: “Grandes Novelistas. Camilo José Cela. La Colmena”, actualmente esta edición es una de las más buscadas por los coleccionistas y bibliófilos.
En 1954, Cela traslada su residencia de Madrid a Palma de Mallorca; las constantes reediciones de sus obras, el gran numero de artículos que publica y sus numerosas colaboraciones, aportan ingresos suficientes para vivir desahogadamente. Es en Mallorca donde conoce a muchos intelectuales de la época, entre ellos Ernest Hemigway.
Durante el mes de abril de 1956, en Palma de Mallorca se empieza a editar la revista mensual Papeles de Son Armadans, de la que este gallego es director, siendo actualmente esta colección buscada por coleccionista y bibliófilos, alcanzando precios superiores a los 4.000 euros. El espíritu viajero de Cela no decae más bien se acrecienta a medida que sus actividades y su economía lo permite, ese mismo año 1956, realiza una visita en compañía de Ernest Hermingway al Escorial y coincide de nuevo con él en el entierro de Pío Baroja en el mes de octubre, fue D. Camilo una de las personas que bajaron el féretro del maestro. La plenitud literaria ya era todo un hecho, los reconocimientos académicos se iban sucediendo, así el 21 de febrero de 1957 fue elegido para ocupar el sillón Q de la Real Academia Española, vacante por el fallecimiento del Almirante Estrada. El día 26 de mayo de ese mismo año lee su discurso de ingreso, que lleva por titulo La obra literaria del pintor Solana, la contestación fue realizada por el académico D. Gregorio Marañón. Al siguiente año 1958, viaja en dos ocasiones a Francia y visita a Picaso en La Californie; durante el verano de ese mismo año recibe en su casa de Palma de Mallorca a Américo Castro y a Jorge Guillén. Durante los días 18 al 25 de mayo de 1959 organiza y convocó para ser publicada en Papeles de Son Armadans las llamadas “Conversaciones poéticas de Formentor”, a las que acuden destacados poetas españoles y varios extranjeros. Continua redactando obra y en 1962 publica “Gavilla de fábulas sin amor”, que fue ilustrado por Picasso. Dos años más tarde, 1962, es investido doctor honoris causa por la Syracuse University, primera Universidad extranjera que le concede tal título. Ese mismo año Cela se traslada a su nueva casa de la Bonanova, en la grata vecindad de Joan Miró y Robert Graves. Desde 1964 a 1969, se produce un descanso literario en cuanto a la producción de obras se refiere, no así en las numerosas colaboraciones literarias, criticas, comentarios y prólogos para obras de otros autores; es en 1969 cuando realiza un viaje por Hispanoamérica, durante el mismo visita a Pablo Neruda en su casa de la Isla Negra. En 1975 el director Ricardo Franco estrena su filme Pascual Duarte, basado en la novela de Cela, editada en 1942.
Desde 1969 a 1977, continua con sus acostumbradas colaboraciones literarias, además de ser uno de los censores del régimen franquista, pues pasó de ser autor de obras prohibidas por la censura de Franco, caso de la Colmena, a ser él censor de obras de otros autores. El 27 de marzo de este ultimo año (1977) a Camilo José Cela le correspondió responder en la Real Academia Española al discurso de recepción del novelista y también gallego Gonzalo Torrente Ballester. Ambos literatos disertaron sobre el arte narrativo. Por designación real, Cela es nombrado Senador en las primeras Cortes Generales de la transición democrática. Fue durante 1978 cuando tomó parte activa en la revisión que el Senado había efectuado sobre el texto constitucional, texto que previamente había sido elaborado por el Congreso de los Diputados. Destaca su enmienda consistente en denominar a la lengua oficial del Estado como “castellano o español”. Durante el mes de octubre de ese mismo año, la compañía quot; Lope de Vega, dirigida por José Tamayo, estrenó en el Teatro de la Comedia La Celestina, “puesta respetuosamente en castellano moderno por Camilo José Cela”. Al frente del reparto de actores y actrices de la misma figuraban Irene Gutiérrez Caba, Teresa Rabal y Terele Pávez.
A principios del año 1979, son convocadas nuevas elecciones generales, Camilo José Cela concluye su etapa de Senador por designación real. El saliente Senador Regio, se despide de todos sus compañeros con unas serenas “Breves palabras de despedida”, atrás habían quedado momentos de anécdotas, alguna de ellas relacionada con la llamada de atención que el presidente de del Senado le había hecho por haberse quedado dormido durante una de las sesiones. Ese mismo año se deja de publicarse Papeles de Son Armadans, tras veintitrés años de existencia; pero a modo de contrapartida se publica la versión moderna de La Celestina. En enero de 1980 fue investido doctor honoris causa por la Universidad de Santiago de Compostela; ese mismo año le fue concedida la Gran Cruz de la Orden de Isabel La Católica.
A lo largo del año 1982 Camilo José Cela Trulock, sostuvo una intensa actividad académica, fue objeto de numerosos homenajes, además de recibir varias importantes distinciones; así el día 18 de abril recibió el título de Hijo Predilecto de Padrón y el 22 es nombrado Académico de Honor de la Real Academia Galega. También en el mes de mayo, de ese mismo año, recibirá el título de Hijo Adoptivo de la ciudad de Torremejía, población pacense donde se ubica la acción de La Familia de Pascual Duarte.
El día 24 de agosto, fue recibido por S.M. el Rey en el Palacio de Marivent y es nombrado por el Monarca Cartero Honorario. Ese mismo año, concretamente el día 11 de octubre se estrenó en Madrid la película La Colmena, dicho film fue dirigido por el famoso director de cine Mario Camus y con guión de José Luis Dibildo. En dicha película C.J.C. participa como actor, interpretando uno de sus personajes; Matías Martí, que hacia de inventor de palabras.
Durante el mes de septiembre de 1983 aparece publicada su novela Mazurca para dos muertos; por la descripción de una autopsia que realiza en dicha novela, fue nombrado en 1984 “Forense de Honor”. Este mismo año, concretamente el día 7 de diciembre le fue concedido el Premio Nacional de Literatura, por la anterior obra. Ni que mención cabe al respecto que fue para él uno de los galardones más deseados, dado que en una entrevista concedida a un diario madrileño dijo: “... lo importante es trabajar y resistir, luego vendrán los parabienes y los premios...” “...alguno de estos ya me ha sido concedido, pero vendrán otros...”
Cela no para, sigue escribiendo y recorriendo España, decide volver recorrer la Alcarria, esta vez lo hace en un Rolls, con choferesa de color y uniformada, Oteliña, que en realidad se llama Viviana Gordon y es natural de San Luis, Missouri, y graduada por la Universidad de Stanford, Palo Alto, California (3). Los vecinos de la Alcarria reciben a Cela como si de un legendario personaje se tratase, él escritor no escatima saludos, simpatía y buen tono con los habitantes, incluso se hace acompañar de unos trovadores que ponen música de rondalla a los relatos; Cela se propone y realiza otras de sus peripecias, fue en la madrugada del 23 de junio de 1985, Cela sobrevoló en globo las “tetas que más se le habían resistido en su vida: Las tetas de Viana”, dos montes gemelos de La Alcarria, que dos años atrás durante su segundo viaje en el año 1983, había intentado cruzar por los aires pero que acabó estrellándose entre los peñascos del Tajo, aguas arriba de Trillo, claro que el accidente no ha tenido más importancia que la anecdótica. En febrero de 1986 sale de la imprenta su novela Nuevo viaje a la Alcarria (4). Ese mismo año recibe la Creu de Sant Jordi y el Libro de Oro de los Libreros Españoles (CEGAL).
Cada día que pasa la vida social, los compromisos académicos, las peticiones para que acuda a un sin fin de actos, principalmente literarios, restan tiempo a seguir escribiendo, a poder meterse en el mundo de la inspiración literaria. Así el 27 de marzo de 1987 “por la elevada calidad literaria de su abundante y universalmente conocida obra y por su significación singular dentro de las letras hispanas de este siglo, en las que ha influido considerablemente”, Camilo José Cela Trulock obtiene el Premio Príncipe de Asturias de las Letras. Este mismo año es nombrado Ciudadano de Honor de la ciudad Norteamericana de Tucson, en el estado de Arizona, con el motivo del viaje que el ya universal escritor había realizado hacía dicho lugar en busca de datos y notas para una novela que fue, finalmente, Cristo versus Arizona, esta novela fue publicada en febrero de 1988. Este mismo año junto a otras ilustres personalidades entre las que se hallaban los también escritores gallegos Torrente Ballester, Neira Vilas o María Casares, le fue concedida la medalla Castelao de la Xunta de Galicia. Ese mismo año trabaja intensamente en el guión de la serie que, basada en El Quijote, rodará Gutiérrez Aragón; así mismo asume la presidencia de la Fundación Cultural Rich, que tiene por objetivo fomentar la educación y la cultura mediante las ayudas financieras a la investigación.
1989 fue un año muy ajetreado para el autor de la Colmena y otras muchas obras, principalmente después de conocerse la noticia de que había sido nombrado Nobel de Literatura; el discurso que pronunció el día 10 de diciembre, llevaba por título Elogio de la fábula, que fue leído al recibir el Premio Nobel de Literatura. Según palabras del presidente de la Academia Sueca, le fue concedido el Nobel “por su prosa rica e intensa que con refrenada compasión configura una visión provocadora del desamparo del ser humano”.
A finales de abril de 1990 comienza el rodaje de la película El Quijote, dirigida por Manuel Gutiérrez Aragón, dicha obra esta basada en los guiones de Camilo José Cela Trulock. Él autor cumple su promesa de retirarse a escribir, tras el año sabático que se había tomado después de la concesión del Premio Nobel. Ese mismo año, concretamente el día 4 de noviembre, comienza su colaboración diaria en el periódico El Independiente, bajo el título de “EL camaleón soltero”, ya el 22 de diciembre fue presentado el libro Galicia en Santiago de Compostela, obra ilustrada por el pintor gallego Lexeiro, con fotografías de Víctor Vaqueiro y textos de Cela. En 1991 recibe el premio “Mariano de Cavia” de periodismo por su artículo “Soliloquio del joven artista”, dicho articulo había sido publicado en el periódico El Independiente el día 18 de febrero de 1991. Ese mismo año fue inaugurada en la Biblioteca Nacional de Madrid la exposición “50 años de Pascual Duarte”, en dicha muestra fueron presentadas 187 ediciones distintas de la obra, tanto en lengua española y numerosas extranjeras a las que había sido traducida la novela. También fue hallada en la residencia parisina de Miguel Ángel Asturias, un soneto, según parece totalmente inédito de éste, escrito en Palma de Mallorca y dedicado a Cela, el soneto, que se titula Don Quimero, una dedicatoria poética de Nobel a Nobel.
El 20de octubre de 1993 fue investido doctor “Honoris Causa” por la Universidad de Sarajevo. Debido a las circunstancias políticas por las que se atravesaba Bosnia-Herzegobina (anteriormente Yugoslavia) en aquellas fechas, no había sido posible realizar el acto de investidura en la citada universidad, el rector de la misma, Jusuf Mulic, se desplazó a Galicia para hacer entrega del título en un acto que tuvo lugar en la sede de la Fundación Camilo José Cela en Iria Flavia, a dicho acto asistieron numerosas personalidades españolas y extranjeras de la cultura y la política.
Este mismo año en la Universidad Complutense de Madrid fue inaugurada una escultura dedicada a Cela, que había sido realizada por el escultor Víctor Ochoa. La sima de las penúltimas inocencias, obra con textos de Camilo José Cela e ilustraciones de José María Subirachs fue presentada en el Palacio de Padralbes de Barcelona el 30 de noviembre de 1993; en el Hotel Ritz de Madrid el 14 de diciembre de 1993 y en la Fundación de Iría Flavia el 17 de diciembre del mismo año. En 1994 recibe el Premio Planeta por su obra La cruz de San Andrés; cuyo jurado estuvo formado por Alberto Blecua, Ricardo Fernández de la Reguera, José Manuel Lara, Antonio Prieto, Carlos Pujol, Martín de Riquer y José María Valverde. Dicha obra fue retada en su residencia de la finca El Espinar, Guadalajara durante la primavera de 1994. La primera edición fue de 210.000 ejemplares, saliendo de la imprenta en noviembre de ese mismo año. Tampoco faltan los reconocimientos y galardones y ese mismo año recibe la Medalla Picasso de la UNESCO.
En el mes de marzo de 1995 sale a la luz el primer número de una nueva revista: El Extramundi y los papeles de Iria Flavia, cuya publicación es dirigida por el Nobel y editada en la Fundación Camilo José Cela. Ese mismo año, concretamente el día 10 de mayo fue inaugurada en la Torre del Homenaje del Castillo de Torija, en Guadalajara el museo dedicado a su libro Viaje a la Alcarria. En dicha fortaleza fueron reunidas y quedaron expuestas varias ediciones de la obra de Cela, así mismo una amplia colección de utensilios de la época, entre los que destacan aperos de labranza, y objetos de las casas, muebles, vasijas, vajillas, mantelerías, ropas de camas etc. durante el mes de diciembre, el escritor gallego inscribe su nombre e la lista de ganadores del Premio Cervantes, el más importante galardón que se otorga a las letras en lengua castellana. En varias ocasiones había tachado dicha distinción demasiado politizado y muy dado a dedo, e incluso arremetía con frases bastantes más fuertes.
Durante 1996 igual que lo venía haciendo desde que había publicado la primera obra C.J.C. continua con su imparable actividad creativa, social y viéndose obligado a tener que hacer uso de presencia en muchos actos sociales; este mismo año S.M. el Rey Don Juan Carlos le concede, en el día de su octogésimo aniversario, el título de Marqués de Iria Flavia. El lema que acompaña al escudo del marquesado es: “El que resiste, gana (5)”. El 24 de mayo recibe la Medalla de oro al Mérito en el Trabajo, junto a nombres famosos, como el humorista y escritor Antonio Mingote y el poeta Rafael Alberti. El 26 de septiembre Cela es nombrado académico de número de la Real Academia Galega de Ciencias.
En 1997 participa, junto a otras personalidades como Grabiel García Márquez, en el I Congreso Internacional de la Lengua Española en Zacatecas (México), donde pronuncia un discurso en el acto inaugural.
El 27 de febrero de 1998 ha sido condecorado por el jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire con la Gran Cruz de la Orden del Mérito Aeronáutico, ese mismo año, concretamente el día 11 de mayo, coincidiendo con su aniversario, Camilo José Cela fue investido doctor honoris causa por la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales de Buenos Aires.


NOTAS
1. Aguilar Pedro: Las cosas de Don Camilo. Retrato íntimo de un Nobel. Gráficas Nueva Alcarria. S.L. 2002 Guadalajara. I.S.B.N. 84-932406-1-3
Fotocopia del escrito original obrante en el archivo particular del autor del presente libro.
2. Camilo José Cela Memorias, Entendimientos y Voluntades. Espasa Calpe, segunda edición 2001. ISBN: 84-239-644-3
3. C.J.C. Nuevo viaje a la Alcarria, pág. 8.
4. Al respecto en la crónica de El Progreso, de Lugo el 16/6/1985, en la sección nombres se decía: “con la vista a Orche y otras localidades inmediatas, Camilo José Cela ha concluido ayer su segundo viaje a La Alcarria que duró diez días, del 5 al 15 de junio, precisamente en las mismas fechas en que realizó su primer viaje en 1946. Anoche se le ofreció una cena de despedida en Pastrana donde ha pernoctado y donde fue saludado por un de los personajes de su libro “Viaje a La Alcarria”; el entonces joven médico “de sonrisa leve y lejanamente triste”, el doctor Francisco Cortijo Ayuso, hoy con 75 años de edad. El presidente de la Diputación, Francisco Tomey y el alcalde de Pastrana, Antonio Alegre dieron las gracias a Cela por su “nuevo viaje a nuestra tierra” y el académico prometió un tercer viaje a La Alcarria dentro de 40 años, “aunque seguramente ya no en “Rolls” sino en una nueve que es como viajan los espíritus puros”. Ha finalizado, por tanto, un segundo viaje a La Alcarria de Camilo José Cela que en nada se parece al primero, salvo en el mismo paisaje. Entonces hizo el viaje a pie y ahora en “Rolls Royce” con choferesa negra. En esta ocasión le ha rodeado un considerable aparato de periodistas, fotógrafos y curiosos que han dado en ocasiones a la comitiva aires de caravana de circo. En más de una aldea visitada, el grupo era más numeroso que el censo de la localidad. Cela tomaba notas en un cuaderno escolar, aunque no demasiadas. Las gentes campesinas de La Alcarria han visto pasar con ojos entre asombrados y burlones lo oronda humanidad de Cela junto a la esbelta figura de su choferesa negra Viviana Gordon.
El recibimiento ha sido cordialísimo en todas partes, e incluso clamoroso, con músicas de rondallas, discursos del vecindario. Algunos alcarrenos se acordaban todavía del paso por allí hace 39 años de aquel Cela delgaducho y desaliñando que alguna vez fu tomado por sospechoso e incluso metido en el calabozo por orden del alcalde. Entre las anécdotas de este viaje figura el pesaje de Cela y de su chofersa en Penalver con una báscula, arrojando el primero 11 arrobas y media de peso (“ya valgo para una novillada”, dijo con humor Cela) y la segunda poco más de 5, por lo que el Ayuntamiento que pensaba regalar su peso en miel al escritor prefirió, para no arruinarse, tomar como medida el peso de la choferesa. Camilo dispuso que la miel fuera repartida entre todos los acompañantes. Episodio casi épico fue un intento de sobrevolar en globo las “Tetas de Viana” conocidos cerros gemelos de Trillo, de 1.100 metros de altitud, en cuyo vuelo la falta de viento les hizo descender en las orillas del Tajo a nueve kilómetros de Trillo, donde estuvieron perdidos dos horas. En esta singular peripecia literario-publicitaria, Cela ha desarrollado un intenso programa de visitas a pueblos en los que, con toda seguridad, el “Rolls” en que viajaba era el primero que se veía. Pasado el primer momento de admiración por manos anónimas en escribir a dedo sobre el polvo de la carrocería, la clásica advertencia “guarro. Lábalo (sic) que no encoge” con faltas de ortografía incluidas. El nuevo viaje de Camilo José Cela se espera que vea la luz el próximo otoño.
5. El Real Decreto 1137/1996, de 17 de mayo, fue publicado en el BOE el 6 de junio del mismo año, página 18820.
López Pombo, Luis
López Pombo, Luis


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania