Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Palmeras en Lugo... ¿en serio?

jueves, 14 de diciembre de 2017
Hace algún tiempo les propuse que me sugirieran temas, y tenía pendiente uno que un lector me hizo llegar. He tardado por varios motivos, el primero de ellos es que es un tema que no conozco bien y en que me preocupa meter la pata con facilidad, pero como el sentido común finalmente es el que impera, me he decidido. La cosa va de árboles.

La “humanización” (una palabra espantosa) de la plaza Agro do Rolo (al nombre también le llega bien) se ha saldado con la colocación de un palmeral rollo Elche, supongo que animados por el cambio climático y las intenciones de convertir ese espacio en una cosa tipo paseo marítimo de Benidorm.

Será que no hay árboles autóctonos que pueden ser tan ornamentales o más que las puñeteras palmeras. No les digo que necesariamente haya que poner castaños o robles, que tardan mucho en crecer, y ya sabemos que la política de hoy es un plagio del “fast-food” llevado a los resultados inmediatos y la foto, aunque sería espectacular una plaza que dentro de unas décadas se convierta en un hermoso refugio para estas especies que parecen estar en peligro de desaparición… pero palmeras…

Tengo poca idea de botánica, y aún así me parece que robles, castaños, alcornoques, tejos, hayas, álamos, sauces, abedules, fresnos, laureles, o avellanos son más propios de nuestra Galicia que esa especie de piñas gigantes aunque escuálidas que han plantado en la plaza, y que si les soy sincero no sé muy bien qué función cumplen porque sombra, lo que se dice sombra, no dan mucha. Cualquiera de esas familias arbóreas sería más apropiada… pero palmeras…

Reconozco mi debilidad particular por un árbol en concreto, el sauce llorón, que no tengo ni idea de si es igual de ajeno que las palmeras a nuestra tierra, y que tiene muchos problemas en un espacio urbano porque las raíces tienen la fea tendencia de extenderse por todas partes y romper cuanto encuentran a su paso. De ahí la ignorancia que alegaba al principio para decirles cuál sería la especie de árbol más adecuada para esa plaza, porque a lo mejor hay motivos “técnicos” que eliminan del listado alguna variedad en favor de otra… pero palmeras…

Hay protestas sobre la cubierta de los columpios (ahora llamados “parque infantil”) porque los niños se mojan, aunque si les soy sincero ese punto no lo comparto porque tampoco es que se trate de una campana hermética, sino de una especie de paraguas que protege pero no aísla completamente. Es lo que tiene el aire libre, que te mojas y cuando sopla el viento te despeinas. Si no les gusta hay alternativas cerradas entre cuatro paredes y bajo techo donde los niños no se manchan ni se estropean con los elementos.

Francamente, el diseño de la plaza es razonable. Amplia, con muchos bancos y con espacios para jugar. La única pega que le pongo son las malditas palmeras y que personalmente yo habría previsto colocar los asientos de hormigón de otra forma porque así no se podrá utilizar para grandes eventos. Quiero decir que este espacio sería fantástico para llevar un gran concierto, por ejemplo, pero con tanto trasto por el medio no es factible, igual que ha ocurrido con San Marcos y con otros sitios. Al menos esta plaza no está inclinada.

Más de 300.000 euros se han gastado en “humanizar” (en serio, ¿no le suena fatal?) esta plaza. Esperemos que cumpla su función. A pesar de las palmeras.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania