Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

La máquina del tiempo como recurso cultural del lucense

lunes, 11 de diciembre de 2017
Para que luego digan que en Lugo no se hacen cosas.
- El 1 de diciembre hubo una jornada de puertas abiertas en Xuven Lugo, en el Palacio de Ferias y Exposiciones.
- El 2 de diciembre, día del orgullo LGTBI de la ciudad organizado por ALAS de Lugo, un “algo” que no se concretó en la información difundida pero que debió ser muy interesante, en la plaza de España.
- También el 2 de diciembre una comedia musical familiar “Quero ser maior” de Axóuxere Teatro en el Local Hipócrita de Doctor Gasalla 18.
- El 3 de diciembre una actividad de “terras de auga e cultura 2017” con comida de restaurante opcional y acceso a personas con silla de ruedas…

Todo esto muy interesante e informado por el Ayuntamiento de Lugo. Lástima que lo difundieran a toro pasado el día 4 en el Boletín Cultural. Como tengo el DeLorean en el taller no he podido ir.

Cuando se dice que nuestra ciudad no tiene oferta cultural se miente. El problema de Lugo no es la escasez de actividades, sino la gestión de la difusión y la escasez de demanda. Entre que no nos enteramos de lo que se hace, que no tenemos un interés desmedido en enterarnos, y que cuando nos enteramos no vamos si el protagonista del sarao no sale en la tele… estamos como estamos.

Llenazos hasta la bandera en obras de teatro más que discutibles por el morbo de ver a una protagonista del Hola! o del Semana, mientras artistas de mayor calidad pero menos televisivos tienen escaso público y repercusión. En Lugo, y me incluyo como pecador colectivo, nos cuesta mucho trabajo ir a un espectáculo para ver si nos gusta el artista. Solo acudimos si ya lo conocemos de antes y lo hemos visto en la tele, y claro, así no hay manera. Hacerse famoso en Lugo es complicado, hay que serlo para que te compren la entrada.

Por otro lado la gestión de la Cultura en esta ciudad es nefasta. Los colectivos, profesionales e incluso aficionados a esta noble tarea claman unánimemente contra la desastrosa política de subvenciones (es lo que más preocupa), cesión de locales, difusión de acciones culturales y favoritismos descarados... pero como suele pasar en las ciudades pequeñas es algo que se dice en los bares y se raja en privado, pero que cuesta mucho más trabajo poner en negro sobre blanco con una firma identificable, no sea que en la siguiente convocatoria de ayudas haya algún “problemilla administrativo” que fastidie la concesión o que el contrato a dedo le caiga al competidor que gasta más energías en dar jabón al responsable del desaguisado que en su propia actividad.

Aunque por ahora dedico más bien pocas energías a hacer un seguimiento de los contratos de Cultura, cosa que un día de estos miraré con tranquilidad y teniendo a mano Alka-Seltzer para los ardores de estómago, sí me ha llamado la atención la reciente noticia de la apertura de un expediente a una empresa de animación contratada por el Ayuntamiento. Eso de que riñan a una contrata es una novedad digna de mención en una ciudad donde la extravagancia es tener los papeles en regla si trabajas para el consistorio.

En definitiva, todo sigue manga por hombro, y va a ser difícil que se corrija principalmente porque la siempre encantadora Lara Méndez sabe que va a estar calentando la silla durante mucho tiempo gracias a la incapacidad de los demás grupos de tener una alternativa mínimamente viable. Si no hay riesgo de desalojo, para qué molestarse.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania