Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Carlos, Nidal, Laden, Husseim y el terrorismo internacional

miércoles, 11 de septiembre de 2002
En los años 70, 80, 90, el terrorismo internacional tenia como lideres a los Carlos, Abul Nidal, Bin Laden, etc., en el que confluían el terrorismo-totalitarismo marxista-leninista, maoísta, teocrático, fundamentalista, nacionalista y racista, y del que formaban/forman parte una muy amplia red internacional.

Entre los países de esta red podemos señalar a: la desaparecida URSS y sus satélites, China comunista y sus satélites –recordemos el genocidio camboyano aplicado fría e industrialmente, como Hitler, por Pol Pot y los maoístas Kemer Rojos-, Corea del Norte, Cuba, Argelia, Vietnam, Irlanda, País Vasco, Palestina, Libia, Líbano, Siria, Argelia, Sudan, Yemen, Somalia, Chechenia, Irán, Irak, Pakistán, Afganistán, la antigua Yugoslavia, Filipinas, Congo, Nigeria, Angola, Etiopía, Zimbawe, Colombia, Perú, Nicaragua, Méjico, Argentina, Uruguay (en Uruguay y Argentina los tupamaros, los montoneros que con diferentes nombres quiren volver a la carga, etc.), etc. Podríamos dar muchos mas nombres de guerrillas marxistas-leninistas rurales y/o urbanas, y que después se reconvirtieron en nacionalistas, teocráticos, antiglobalizadores, etc.

Los "progres", los "liberales" ("progres" USA), también ponían peros a la intervención contra el nacionalismo terrorista de Milosevic y sus socios y enemigos de la exYugoslavia. Milosevic, junto a su esposa y familia, controlaban/an el partido Socialista Serbio e Izquierda Unida Serbia, y las principales riquezas de Yugoslavia y grandes cantidades de dinero negro que pusieron a buen recaudo. Milosevic fue apoyado por Sadam Hussein y su partido el "Arabe Socialista Baas", que fue invitado a los congresos del partido del genocida Milosevic, y antes, como observador, a la Internacional Socialista, al igual que muchos partidos corruptos de Asia, Africa, América Latina, etc.

En Yugoslavia, los contendientes antes de pasarse a la "guerra santa", a la "guerra de liberación nacional", defendían el terrorismo marxista-leninista, es decir, la "guerra proletaria emancipatoria". Lo que, en los 70 y 80, lanzaron los intelectuales Negri, Sartre y otros en Italia, Alemania, etc. Negri, que sigue justificando el terrorismo (vease la entrevista que le hace "Le Monde de l'éducation", junio 2000, Nº 304, pags. 16-21), ahora es un líder del movimiento antiglobalización.

Los norteamericanos tuvieron que acudir a Yugolavia y Kosovo, en apoyo de Europa, donde cada país se dejo llevar por sus intereses ¡Pobre Unión Europea¡. El resultado fue una guerra nacionalista que causo mas de 200.000 muertos, una gravísima destrucción en dichos países y el odio, para años y años, de generaciones que estaban unidas en las mismas familias, aldeas, pueblos y ciudades. Por lo que se ve los vascos (que son responsables de lo que pasa en su tierra), y otros muchos españoles, europeos, americanos, etc. se niegan a ver lo que paso en Yugoslavia.

No se puede incurrir en lo que hace una buena parte de los argentinos, que dicen que todo lo bueno de su país se debe a ellos, y todo lo malo a la colonización, a Estados Unidos, a España, las privatizaciones, etc. Ellos y solo ellos, son los que tienen que sacar su casa adelante, y deben dejarse de culpar a los demás de los males que se deben a su mala gestión, malversación y malgasto generalizado, a la corrupción total institucionalizada y encarnada en Argentina a todos los niveles.

Los progres, los nomenklaturistas corruptos como Chirac (Francia sigue obsesiona con su “Grandeur” en pleno declive debido a su modelo nomenklaturista-clientelar-funcionarial- burocrático, a su mala gestión, falta de innovación y corrupción; al igual que la Alemania nomenklaturista de Schröder y los verdes ahora bien instalados, o de la vieja nomenklatura corrupta de los Kolh y sus socios), no ven la necesidad de combatir al terrorismo internaciona (Francia, hasta hace muy poco, ha servido de asilo a los que han practicado y apoyado el terrorismo en Alemania, España, Italia, etc.) con Irak (entre otros países) ocupando un papel muy destacado en el desarrollo de dicho terrorismo.

Hay que combatir a este terrorismo internacional sin tregua y con todas las armas democráticas disponibles. Entre las cuales esta, por supuesto, la violencia legitima que ha sido y sigue siendo fundamental para defender, ante gravísimos ataques y reales amenazas, la libertad, la justicia y la seguridad, la democracia y el progreso, los derechos humanos, democráticos y ciudadanos a escala local, nacional e internacional.
Cancio, Miguel
Cancio, Miguel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania