Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Sobre los siete errores morales graves (III)

viernes, 10 de noviembre de 2017
Los humanos, en la totalidad de los humanos, y cada individuo humano hace a lo largo de su existencia cientos de miles de actos (palabras, actos en sí, deseos, pensamientos, conceptos, emociones, miradas, etc.), la cuestión es si son todas eficientes y racionales, estudiadas desde sus puntos de vista concretos, desde las metodologías propias o de su saber concreto, es decir, si un grifo técnicamente está bien puesto, pero además tiene una variante moral o ética, si ese actos es moralmente correcto o no.

- En la tradición moral occidental, se habla de errores morales graves o siete pecados capitales. Capitales, porque son la cabeza de otros errores morales y éticos, y en otro orden de la realidad. La gula tiene consecuencias en multitud de campos, la pereza, etc.

Por consecuencia, parece que es necesario que en un mundo que estos temas, se habla poco, poco en todos los ambientes, poco en los medios de comunicación, pues que modestamente, expongamos algunas cuestiones y datos y posibilidades…

- No somos conscientes, de que los males éticos y morales, los denominemos males o bienes o cosas indiferentes, si son males en sí, tengamos conciencia de ello, incluso tengamos mayor o menor libertad, mayor o menor consciencia de ello, sin caer en sentido escrupulosos, tengamos mayor o menor responsabilidad ocasionan múltiples males y sufrimientos y angustias y penas, en nosotros, en los más cercanos, en otros, en la sociedad, e incluso en la cultura y en el Estado.

- Los males morales son, quizás, uno de los principales motivos de ralentización de la sociedad, en cuanto a múltiples bienes posibles…, porque la verdad-bondad-belleza-racionalidad-utilidad se ralentiza. Por ejemplo, quizás el padre o madre que se gasta parte de la fortuna, en vivir de forma desordenada o no correcta, no puede permitir dar al hijo, estudios superiores, y ese hijo o hija tendría la capacidad de encontrar nuevas soluciones al cáncer… O, los males de un individuo sobre otros de la familia, y obliga a otras personas de esa familia, a tener que vivir casi aislado, porque las pasiones desordenadas de algunos miembros, le obligan como mal menor. Y miles y docenas de miles de casos reales y posibles. Porque la realidad social es mucho más rica, en esto y en todo, que los planteamientos teóricos, porque la libertad y la inteligencia humana lo permite, multitud de actuaciones posibles.

- La lujuria como todo defecto o vicio o desvirtud o hábito negativo hay que combatirlo en la cabeza y en los actos, hay que combatirlo en las palabras, deseos, pulsiones, emociones, actos.

Lujuria es el deseo desordenado de la sexualidad. Y por consecuencia es un mal, un mal para el individuo que lo realiza o realizan.

Es un error moral grave, tan desarrollado en la sociedad, que se cree que es un ejercicio auténtico de la propia libertad y autonomía.

¿No hay casi ningún mal humano, sea individual, familiar, social, dónde no se combinen varios errores psicomorales, y casi siempre están en ellos, la avaricia y la lujuria, mezclados con otras concreciones?

- Es absolutamente necesario, no causar a la fama y al honor de otra persona, un mal injusto. Incluso siendo verdad, no tienes por qué decir o hablar mal del otro. A no ser, que sea por absoluta necesidad moral, o para ayudar a evitar un mal a otra persona, avisar a otra persona del mal o la maldad de otra persona, para que no sufra sus consecuencias, o por tribunales jurídicos obligatorios o causas de razón mayor.

Tantas veces se habla de otras personas, mal casi siempre, sin saber la realidad, sin conocer las causas, sin entender las circunstancias y se le puede hacer a una persona un mal o males que duran toda su existencia, se le pueden cerrar caminos profesionales, vocacionales, incluso afectivos, sentimentales, incluso quién sabe si espirituales.

Es un mal tan extendido, junto con otros, que cuándo se tiene que hablar, seria y profundamente para avisar a otra persona de un mal que alguien le puede causar, o avisarle del peligro que corre no se le indica, porque enseguida se dice eso de no meterse en la vida privada. Pero en cambio, cuándo no es necesario que hables mal de alguien, quizás no justificado, si se habla.

Muchas veces, se olvida el principio, de que en un juicio al menos hay dos partes. Dos partes que hay que escuchar y no solo una.

- Uno, a veces, piensa o se pregunta si existe un plan gestor por parte de determinados poderes, que quieren tener a individuos y colectivos y sociedades, en que ni siquiera conozcan, lo que es correcto moralmente y lo que es incorrecto.

Uno, se pregunta, si esta forma de actuar, puede que convenga más para la gestión de las sociedades y para los poderes reales y fácticos, de todo tipo, para gobernar y dirigir a los seres humanos. Uno, se hace estas preguntas y otras similares. Pero uno, no sabe responderlas. Pero sería fácil enseñar por los medios de comunicación, igual que se educa para la educación vial, una educación moral mínima universal. Pero…

Entiendo y comprendo que son malos tiempos, menos aún en el terreno de la literatura y literatura periodística, que alguien se atreva a plantear errores morales graves, que se dan o se puede producir en la sociedad, en unos individuos o entidades, unos, en otros, otros. Pero creo que un escritor, solo merece ese título, modesto título si intenta, sabiendo que se puede equivocar, y que comete errores, pero al menos, intenta analizar la realidad, la realidad en multitud de temas o cuestiones. Sean agradables o desagradables a uno mismo y a los demás.

Debo indicar con lamento profundo que vivimos unos tiempos, que teóricamente, se confunden mucho los errores morales, y no se creen en ellos, menos aún en la práctica o actos. Malos tiempos corren para una ética y moral diseñada y perfilada y matizada durante siglos.
Caminero, Jmm
Caminero, Jmm


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania