Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Casas señoriales en Azúmara

jueves, 05 de julio de 2007
La casa de O Corral

La que fue señorial casa de O Corral en el lugar de mismo nombre, feligresía de san Juan de Azúmara, pertenecía a mediados del siglo XVIII a D. Diego Méndez, que había nacido en 1702; el cual declaró a los peritos de la Real y única Contribución o Catastro de Marqués de Ensenada, que era dueño de una casa con su hórreo situada en el lugar de O Corral, la misma medía de frente veintidós varas y seis de fondo, colindando por la derecha con el camino que iba al templo parroquial de la feligresía, y por la izquierda con propiedad de la misma; además de una extensa propiedad que superaba el medio centenar de parcelas. A su vez en la feligresía de Castro de Rei, era propietario de: una casa de planta baja y piso superior, situada en el lugar de “Casas de Abajo", que medía de frente dieciséis varas, y de fondo seis; colindando por la derecha e izquierda con propiedades de la misma, que en total eran seis parcelas, que sumaban 12,6 ferrados de extensión. En san Martín de Goberno tenía un patrimonio formado por seis parcelas, de una extensión total de 24,5 ferrados; en la parroquia de Prevesos, tenía otro formado por siete parcelas, que sumaban 11 ferrados de extensión; En la de Sta. Leocadia, tenía nueve parcelas, que sumaban 14,7 ferrados.

Sucesores del referido D. Diego Méndez, fueron los hermanos D. Diego Méndez, que fue cura párroco de Azúmara; D. Francisco Méndez Rubiños, y Dª Francisca de Reoys y Luaces, con estos apellidos firmaba, y así la llamaban sus hermanos en el testamento que reproducimos, por el mismo sabemos que los hermanos antedichos habían dejado la casa a su sobrino D. Francisco Saavedra y Noboa, dueño y vecino de la casa do Ancado, en Mondrid, según dicho documento, del 5 de agosto de 1817.

Actualmente esta abolenga edificación presenta un estado bastante ruinoso, pues se halla convertido en cuadras de ganados y en el piso superior no reúne condiciones de habitabilidad; es de grandes proporciones con amplio patio o corral descubierto. La edificación tiene techumbre a cuatro vertientes y las demás partes a dos aguas. Los muros son de laja de pizarra y mortero, mientras que los dinteles de puertas y ventanas son labrados bloques de granito, y las dependencias tuvieron los muros recubiertos por una gruesa capa de argamasa.
Nota heráldica genealógica.

Las armas de los Méndez de Galicia y Andalucía traen escudo cuartelado: 19 y 4°, en campo de gules, un castillo de plata, acostado a la siniestra de un león de su color y 2º y 3° en campo de oro, una flor de lis de azur. Los de Asturias traen: en campo de gules, una cruz de ocho pumas, de plata, semejante a la de San Juan de Jerusalén, puesta sobre ondas de mar de azur y plata. Otros traen: en campo de azur, un ancla con cabos de oro y hierros al natural, partido de gules, con un brazo armado empuñando una espada, ésta superada de una corona de oro.

El Padre Crespo en su obra “Blasones y Linajes de Galicia", recoge dos ramas de este linaje; los Méndez y Méndez Acuña del Carballo do Pozo, en Salcedo. Los Méndez de Gondar, de Soto Mayor; los de Golmar, y los Méndez de Navia, en nuestra provincia.

Pazo de Fontexón

Situado en el lugar del mismo nombre, a escasa distancia de la señorial casa de Zacariade, y de la Casa Torre de Balmente, es una de las construcciones paciegas más grande de todo el municipio, aunque en la actualidad su estado de conservación deje mucho que desear, pues fue adaptado su interior para establo y la cubierta a excepción de la parte destinada a vivienda, que es de pizarra el resto lo es de uralita, incluida la zona del balcón, que tiene una artística rejeria de hierro forjado.
La muralla que delimitaba el amplio patio o corral descubierto fue muy alterada en unos tramos y en otros ya no existe, a ella daba acceso un amplio portalón de marcada línea neoclásica propia de una construcción que tiene gran influencia de la arquitectura francesa de finales del siglo XVIII y principios del XIX.

Desde el amplio corral una serie de portalones dan paso a otras dependencias de ingreso al propio edificio, a las caballerizas, y pajar. Una destartalada puerta de castaño con moldura torneada, conserva unos toscos caracteres o inscripción que dice "Ave María Purísima. Año 1776".

Los muros son de pizarra y chacotería recubiertos en zonas por una capa de mortero. Y la chimenea de base cuadrada, formada por tres cuerpos, con amplia campana interior, es una de las más voluminosas en este tipo de edificaciones.

La capilla se halla exenta del conjunto aunque forma parte del mismo, de planta rectangular que mide (6,00 x 4,65 m.), los muros de piedra, mientras que los esquinales y cadenas fueron realizados con labrados bloques de granito. La puerta de entrada es moldurada, cubierta y tribuna de madera. Techumbre del mismo material que la vivienda. No conserva retablo, y en la mesa del mismo una inscripción que dice: “HIZOSE EN EL A° DE 1783". En el testero algunas pinturas de la época, y actualmente está destinada a trastero. Con anterioridad a la última y desafortunada reforma que esta ermita sufrió, tenía un artístico cabildo de ingreso con molduradas columnas de granito, las cuales fueron llevadas a una casa particular de Mondoñedo, donde se hallan.

En el frontis de la capilla queda el blasón heráldico, en el que se pueden ver la cruz latina flordelisada, utilizada por la orden religiso militar portuguesa de san Benito de Avis, y posteriormente tomada por la Inquisición, que hacia desfilar a los penitentes en sayo amarillo y con dos cruces de estás características, por lo que se llamó a este sayo "san Benito', .
Dicha piedra armera está acolada por la cruz de Calatrava. No olvidemos que la Orden de san Benito de Avis dependió de aquella hasta mediados del siglo XVI.

Acerca de la historia de este singular edificio y de quienes fueron antaño sus poseedores, encontramos referencias documentales en el Archivo Diocesano Parroquial de Mondoñedo. Constando en el libro 1° de Defunciones correspondiente a la feligresía de san Juan de Azúmara, se recoge el asiente fechado el 14 de septiembre de 1728, de D. Agustín López de Cornide, familiar del Santo Oficio, el cual estuvo casado con Dª María Ana de Maseda, quedando a su fallecimiento una sola hija llamada D. Francisca Micaela López de Cornide Maseda, quien contrajo matrimonio con D. Joaquín de Castro y Luaces, que era hijo de D. Andrés Antonio de Castro y Luaces y Dª Ana Miranda y Pedrosa, oriundos de la cercana casa de Portas, conocida antes con el nombre de "Casa de los Castros".

Del matrimonio habido ente D. Joaquín y D. Francisca, fueron hijos legítimos, D. Bernardo, D. Andrés, D. José, D. Vicente, Dª Manuela y D. Josefa de Castro y Cornide. Todos ellos residentes fuera de la referida feligresía.

Casa señorial de Portas

La antigua casa de Portas, (a casa vella), fue edificada entre los siglos XVI y XVII, de cuya primitiva fábrica queda en buena medida lo que actualmente se conserva, una recta edificación de planta irregular delimitada hacia la parte exterior atreves de un semi derruido muro construido a base de lajas de pizarra y algunos burdos bloques de granito, dicho muro cerraba el patio o “corral”, desde el que se puede acceder a la vivienda, que en la zona izquierda estaba única e exclusivamente destinada a cuadras de los ganados y alpendre donde guardaban los forrajes, mientras que lo otra parte que es de planta cuadrangular con piso superior, en la zona baja hubo distintas dependencias, pequeño patio cubierto de acceso a la vivienda, caballeriza, y cuadras; en el piso superior estaba la cocina, habitaciones, salón, y demás dependencias propias de su rango y categoría.

Los muros del conjunto fueron construidos en su mayor parte a base de lajas de pizarra asentadas con barro, quedando restos de mortero en algunas zonas. Los dinteles de puertas y ventanas suelen estar labrados en buenos bloques de granito, e incluso algunos tragaluces fueron tallados en una sola pieza, lo que le da más robustez y sobriedad. La cubierta a cuatro vertientes en la parte destinada a vivienda y a dos en el resto del edificio, formada por losas del país que descansa sobre recio armazón de vigas y tablazón.

Sobre el dintel de una de las puertas de acceso a la parte mas antigua de la vivienda, campea un sencillo escudo, labrado en buena piedra caliza, que representa los trece roeles de los López de Lemos. Cuyo linaje está emparentado con los López de Ocampo, (casa de en Goberno), y con los Castro que fueron propietarios de esta casa.

Cerrando dentro del propio campo del escudo, en la parte de su boca, se encuentra un elemento decorativo en forma de punta de escudo; mientras que en la parte superior a manera de timbre, sin llegar a serlo tiene una pequeña cruz de malta. Circundado en la zona exterior por un mantelete con formas de bolutas. Quizás esta piedra armera formase parte de una laude sepulcral, que perteneció a la misma familia, cuyos miembros reaprovecharon la parte blasonada.

La nueva casa (a casa nova). La familia Varela Portas y sus descendientes vinculares son poseedores de otra vivienda, tipo pazo, construida en 1841 según reza una inscripción existente en el dintel de la única puerta de acceso; pues consta este edificio de planta cuadrada, y techumbre a cuatro aguas, con remates en las esquineras, chimenea y parte más elevada del tejado en acróteras de granito. Los muros son de mampostería recubiertos por una capa de argamasa; mientras que en su interior se halla dividida en diferentes estancias.

Nota heráldico genealógica.
Cuando a mediados del siglo XVIII fueron tomados los pertinentes datos para realizar los cuestionarios y asientos de la Real y única Contribución, aparecen empadronados como hidalgos en esta feligresía D. Diego Méndez y D. Bernardo de Castro, el primero era dueño entre otras posesiones de una casa con su hórreo en el lugar “do Corral”, la cual medía de frente veintidós varas y seis de fondo; además de unas cuarenta y seis parcelas. El segundo, es decir D. Bernardo de Castro, poseía en Azúmara sendas viviendas, una de planta baja y piso superior, además del hórreo situada en el lugar de “Monelos” que medía de frente veintiocho varas y catorce de fondo; la segunda vivienda está situada en la aldea de Azúmara, y medía de frente dieciséis varas y seis de fondo. Siendo este hidalgo el propietario de la Casa de Portas, que poseía en la parroquia cincuenta y dos parcelas, y un molino; contando además con estas otras posesiones, en la suprimida feligresía de Sta. María de Ameixide tenía una vivienda en el lugar de Francos, además de veinticuatro parcelas de una mensura total de sesenta y ocho ferrados; en la parroquia de Ansemar, era dueño de cuatro fincas; en Balmonte tenía siete parcelas; en la parroquia de san Martín de Goberno, poseía una casa de planta baja en el sitio “da Iglesia”, que medía de frente veinte varas y seis de fondo; además de veintisiete parcelas.

Posteriormente las posesiones de la casa de Portas, pasó a la familia Varela Portas, de quién fue antecesor D. Ramón Varela Ulloa Pérez de Ayude, que estuvo casado con Dª Josefa Portas Freire, de cuyo matrimonio fue hijo D. José Ramón Varela Portas que matrimonió con Dª Concepción Balabín Atienza, de quienes fueron hijos: Dª Celia, D. José, Dª Aurora, y Dª Mercedes Varela Portas Balabín; sucediendo en el vínculo familiar D. José Varela Balabín, de quien proceden los Varela Porta Pardo.

Profundizando un poco más en las genealogías de los Sarmiento, Atienza en su “Diccionario Nobiliario Español” dice que dicho apellido es de origen gallego, descendiente del caballero Salvador González, Conde de la Bureba.

Probando dicho linaje nobleza en numerosas ocasiones y en diversas épocas, en la ordenes de Santiago, Calatrava y Alcántara; en la de san Juan de Jerusalén (1547, 1564, 1563, 1602, y 1603), y en la Real Chancillería de Valladolid en (1542, 1543, 1546, 1553, 1578, 1590 y 1710). Don Enrique IV creó Conde de Salinas, en 1470, a don Diego Pérez de Sarmiento. D. Gabriel Sarmiento de Quirós y Sotomayor fue creado Marqués de Mos en 6 de noviembre de 1686; Grandeza de España de segunda clase, en 1782, al IV Marqués D. Benito Correa, y de primera clase, en 1855, al V Marqués, D. Alonso Correa Sotomayor. D. Benito Correa Sarmiento de Sotomayor fue creado Vizconde de Pegullar en 14 de abril de 1728, título que había de ser para los primogénitos del Marqués de Mos.

Al referirse a este mismo linaje el Padre Crespo en el tomo quinto de “Blasones y Linajes de Galicia”, siguiendo la línea de Mondoñedo, hace mención a D. Pedro Sarmiento, que el día 11 de junio de 1563 había contraído matrimonio con doña Leonor Osorio, de quien fue hija Dª María Sarmiento Ribadeneyra, vecina de Viveiro, que matrimonió con Gómez Arias das Mariñas, que sirvió en Flandes, y fue Comendador de Santiago, corregidor de León y Soria, así como de Cartagena y Murcia, gobernador y capitán general de Filipinas, y que dejo sus vienes para fundar un colegio en Viveiro, en el que “hubiese preceptor de gramática y otro de casos de conciencia .

A Gómez Arias das Mariñas, sucedió su hijo D. Alonso de Lanzós .
Acerca de los López de Lemos, José Santiago Crespo del Pozo (Padre Crespo), hace un extenso trabajo en el tomo segundo de la obra referenciada, el cual no hemos considerado necesario incluirlo por saltarse de nuestros propósitos en este apartado. Si bien mencionar que al describir las armas dice “...de planta, con trece roeles de azur, puestos en tres palos y uno de punta…” y Atienza, describe el escudo de Sarmiento de la siguiente forma: “en campo de gules, trece roeles de oro puestos en cuatro palos de a tres y uno”.

Vínculo de los Folgueira, señores de Azúmara
Los Folgueira, desde mucho tiempo atrás estuvieron vinculados con los Cornide de Bendia, que según el Sr. Martínez Barbeito, se establece del modo siguiente:
“I. D. Pedro de Folgueira, dueño de la torre de Folgueira, hermano del licenciado D. Fernando de Cornide, párroco de san Pedro de Candia (Abadín, Mondoñedo), que fundó el vínculo de la casa y torre de Folgueira más otros bienes.
II. D. Pedro da Folgueira de Cornide, dueño de la torre de Folgueira, casado con Dª María Alonso do Rigueiro Freyre de Andrade, hija de D. Juan de Riguiero Freyre de Andrade, señor de la casa de Quintela, y de Dª. María Alonso do Rigueiro. Otorgó D. Pedro testamento en su casa el día 4 de enero de 1685, ante D. Antonio Rodríguez Salgado, por el cual fundaba un mayorazgo regular en favor de su hijo Agustín y de sus descendientes, y falta de éstos ordenaba que se uniera el mayorazgo fundado por su tío D. Francisco Cornide. Su esposa también agregó bienes al citado mayorazgo. D. Pedro falleció en Folgueira el día 9 de marzo de 1680.
Fueron padres de:
a/ D. Agustín da Folgueira, que sucede en el vínculo.
b/ Dª Isabel da Folgueira de Cornide, que había nacido el día 19 de diciembre de 1680 en la torre de Folgueira.
c/ Dª María da Folgueira de Cornide, en otros documentos aparece con el nombre de Marina da Folgueira, matrimonio con D. Bartolomé López do Campo, que era señor de Melle. Hijo de Domingo López do Campo y de Dª María Fernández do Carballo, señores de Azúmara. que fueron padres de:
a/ D. Diego López de Cornide.
b/ D. Bartolomé López de Cornide, que realizó estudios eclesiásticos, desempeñando el cargo de Comisario del Santo Oficio.
d/ Dª María López de Cornide, casada con D. Pedro Bingolea.
e/ D. Agustín López de Cornide, que sigue en el vínculo familiar.
II. D. Agustín López de Cornide, casó con Dª Ana María Maseda, hija de D. Mateo de Bouza y Serantes y de Dª Ana María Maseda y Aguiar; quienes fueron padres de:
III. Dª Francisca López de Cornide Maseda, casada con D. Joaquín de Castro. Padres estos de:
IV. D. Bernardo de Castro López de Cornide, casó con Dª Margarita Suárez, y fueron padres de:
V. D. Joaquín de Castro Suárez, a quien pensó Dª María de las Hermitas Cornide, según afirma en su codicilo, que debería ir el vínculo y casa de Folgueira. Contrajo matrimonio con Dª Josefa Lamas de la Torre, teniendo por hijo a:
VI. D. Bernardo de Castro y Lamas, de la casa del Castro de Osedo, a inmediaciones de Sada (A Coruña)”.
Es de mencionar que en famoso Catastro de Ensenada, aparece como dueño de la Casa de Portas en el año 1752 un Bernardo de Castro, lo que hemos podido saber si es el mismo de esta genealogía.

De "Linajes y familias hidalgas en Castro de Rei, Lugo"
López Pombo, Luis
López Pombo, Luis


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania