Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

El castillo de Castro de Rey y sus murallas

viernes, 29 de junio de 2007
Dicho baluarte defensivo fue levantado durante la Baja Edad Media sobre un importante yacimiento arqueológico, que suponemos, de origen castrexo romanizado, teniendo en cuenta unas recientes obras que fueron realizadas a poca distancia del mismo y permitieron constatar formas constructivas propias de la época, además suele ser frecuente la aparición de molinos de mano, u otros restos cuando se hacen obras que vayan acompañadas de alguna excavación. Incluso de lo que supuestamente para nosotros fue un gran recinto murado perduran tramos donde el muro en buena medida es aún el original.

De como era la fortaleza nos han dejado amplias referencias, entre otros estudiosos, el Sr. Castillo; D. Manuel Vázquez Seijas, y más escuetamente D. Pascual Madoz. Este último dice que la antigua jurisdicción de Castro de Rei, estaba formada por las feligresías de: Ameixide, (suprimida en la reforma diocesana de 1890), Ansemar, Azúmara, Bazar, Bexán, Castro de Rei, Duarría, Dumpin, Goberno, Loentia, Momán, Mos, Mondriz, Orizón, Outeiro, Paz, Prevesos, Ramil, Reigosa, Santa Leocadia, Triabá, Balmonte y Viladonga, cuyo señorío lo ejercía el Conde de Lemos, si bien en Mondriz y Orizón era participe el Conde de Grajal; en Paz, D. Juan Gayoso; en Prevesos, D. Francisco Pardo, y en Ramil, D. Bernardo de Castro y doña María Aguiar, quienes tenían la potestad de nombrar juez ordinario. El mismo autor reseña que esta villa era entonces una población protegida por unas murallas con su castillo propiedad de la Casa de Lemos.

Poco resta a la vista de aquellas murallas, pues el entorno del castillo ha sido desde hace muchos solar ideal para edificar viviendas, que más de una tendrá por base de sus lienzos la vieja cerca. En cuanto a él sabemos que tenía una torre cuadrada, de unos once metros por lado y una altura aproximada de catorce. Construida en mampostería de grandes lajas de pizarra con fuerte mortero calizo y bloques de granito en las zonas más vulnerables. Dichas paredes estaban vistas para soportar cualquier ataque bélico de la época, pues aún se aprecian restos de muros soterrados cuyo espesor supera los 2,70 metros. No obstante fue atacada con tal furor que no ha podido resistir la embestida hermandina, y mucho menos el paso de los siglos, derrumbándose el día 25 de febrero de 1941.

Hacia pocos días (el 16 del mismo mes y año), toda a Terra Chá había sufrido las catastróficas consecuencias de un fuerte vendaval, del que había quedado seriamente dañada, parece ser, según la voz popular, por haberse hecho socavones en el interior por algunas personas interesadas que dicha histórica torre se derrumbase. ¿Querría ella portarse bien antes de dejar para siempre las tierras que defendió?, pues parece que si, se derribo por tiempos dejando escapar sanos y salvos a los dueños de una casa pensión colindante, y como no también los huéspedes.

Hoy tenemos que conformarnos contemplándola es unas cuantas fotos que escasa calidad que de la misma nos han quedado, donde todavía se le ve robusta y con buena salud, como resistiéndose a dejar aquel vello emplazamiento.

Escudo heráldico
En la fachada principal campeaba un blasón cuya forma rompe totalmente con los tipos de escudos “españoles", acercándose más a los primeros italianos; dentro de un “campo delimitado por un cordón moldurado rematado en picos ¿quizás corona condal? tiene por formas la T de los Castroxeríz y los seis roeles de los Castro de Lemos. Actualmente esta piedra armera está incrustada en un muro por la parte interior de una pequeña edificación destinada a pajar, que construyó el propietario de la finca sobre el solar de la fortaleza.

Don Manuel Amor Meilán al describir este municipio en la interesante obra de F. Carreras Candi ”Geografía del Reino de Galicia provincia de Lugo, pag. 222/234”, dice que en el siglo XIV, Fernán Pérez de Andrade, hacía donación al obispo de Mondoñedo, por escritura firmada en Pontedeume el día 6 de marzo del año 1396, de los casares de Viladonga; y que más tarde, el Conde de Lemos, D. Pedro Alvarez Osorio, daba a su primo D. Galeor Osorio, por su vida y la de su hijo, la villa de Castro de Rei, en calidad de feudo y de servirle con su gente, a fin de se casase con Dª Constanza Pardo hija del mariscal D. Pedro Pardo de Cela.

En el archivo de la casa ducal de Alba, existe el testamento otorgado por D. Galeor Osorio en Ponferrada, el 13 de mayo de 1480, en el cual se refiere que el Conde de Lemos, le había cedido en feudo por su vida y la de su hijo o hija que tuviere, las tierras de Castro de Rei, pero que esto solo fuera para que Pardo le diese por mujer a su hija Dª Constanza, aunque no para que sus hijos usasen del feudo, y éste volviese al Conde, después de la muerte de Galeor, ordenando que fuese restituido dicho feudo.

El gran genealogista Vasco de Aponte añade que en el siglo XV Gutierre de Quesada fue señor de Castro de Rei, por Gómez Pérez das Marinas. Consta también, que S. M. la Reina D. Isabel La Católica otorgó escritura de cesión a favor del conde D. Rodrigo Enríquez Osorio, el día 10 de noviembre del año 1501, los privilegios de las rentas y pechos y derechos de varias villas de la provincia, en los que se comprende la de Castro de Rei y sus tierras, por su vida y a consecuencia de cierto asunto tomado por orden de dicha reina con el D. Rodrigo, sobre el casamiento de D. Dionís de Portugal, sobrino de la reina, con doña Beatriz de Castro, hija del Conde.

Don Manuel Narciso Miranda y Saavedra, era en el año 1737 merino y justicia ordinaria de la villa y jurisdicción. En aquella misma fecha la fortaleza estaba habita, como lo demuestra que en una de sus salas se expidiese el día 4 de septiembre carta de concordancia en una de las copias del Padrón de Calleyta, que aparece redactada y firmada par el escribano de número D. Alejandro Fernández de Saavedra, para depositarla en el archivo y arca de tres llaves del castillo.

Cuando en 1753 es redactado el Cuestionario de Real y Unica Contribución correspondiente a esta parroquia, al capitulo segundo contestaron “que dicha feligresía se halló ynclusa en la Jurisdicción de Castro de Rey, la que es de señorío de la Excma. Señora Condesa de Lemus, a quien por esta razón los vecinos de dicha feligresía no pagan cosa alguna". Y al apartado veinticuatro del mismo interrogatorio dijeron que los vecinos de la expresada feligresía disfrutan los derechos en que suelen arrendar una taverna que regulados por quinquenio ymportaran al año doscientos reales de vellón, sin que para ello tengan otro titulo más que el estar envezados con la Thesorería de Rentas Provinciales de la Ciudad de Lugo. También disfrutan Los derechos en que suelen arrendar un mercado que regulados par quinquenio ymportaran al año quinze reales de vellón, sin que para ello tengan otro privilexio ni consención más una antiquísima posesión de ynmemorial tiempo a esta parte". Y entre otras cosas dicho programa se añade ".. un mercado que se zelebra de quinze en quinze días, en el que se cobra dos maravedizes de cada carga de frutas, quatro de cada banastra de sardina, dos de cada tendero, dos cada carga de ollas, dos de cada carga de coles y dos de cada herrero...”.

Genealogía de la Casa de Lemos
Da comienzo dicha genealogía con D. Hernando Ruiz de Castro que matrimonió con Dª María Alvarez, de quienes fueron hijos:
I. D. Rodrigo Fernández de Castro, que sigue.
II. D. Gutierre Fernández de Castro, falleció en el año 1159, fue tutor del Rey Alfonso VIII. No dejó sucesión.
III. Dª Teresa Fernández de Castro, que fue esposa de D. Arias Pérez de Saavedra.
Don Rodrigo Fernández de Castro, conocido por "El Calvo” fue Alcaide de Toledo; contrajo matrimonio con Dª Estefanía Fernández de Traba, de quienes fueron hijos:
I. D. Gutierre Ruiz de Castro, que sigue.
II. D. Fernán Ruiz de Castro, llamado El Castellano", que estuvo casado con la Infanta Dª Estefanía, hija del Rey Alfonso VII,
III. D. Pedro Ruiz de Castro, apodado “El Monje".
D. Gutierre Ruiz de Castro, contrajo matrimonio con Dª Elvira Osorez, (señora de la Casa de Lemos), de quien fue hijo:
D. Fernán Gutiérrez de Castro, que matrimonió con la hija de los señores de Lodio Dª Emilia Iñiguez de Mendoza, de quienes fueron hijos:
I. D. Esteban Fernández de Castro, que sigue.
II. D. Andrés Fernández de Castro, de quién hubo descendencia femenina .
III. Dª Inés Ruiz de Castro, que estuvo casada con D. Martín Gil Sobrado.
D. Esteban Fernández de Castro, fue desde el año 1269 a 1290 Pertiguero Mayor de Santiago; contrajo matrimonio con Dª Aldonza Alfonso de León, nieta del Rey Alfonso X "El Sabio". De esta unión hubo un hijo que fue:
D. Fernán Ruiz de Castro, desempeñando el cargo de Pertiguero Mayor de Santiago, falleció en el año 1306, y había estado casado con Dª Violante Sánchez de Castilla, hija del Rey Sancho IV. Tuvieron por hijo a
D. Pedro Fernández de Castro, apodado “El de la Guerra", siendo señor de Monforte, e igual que sus antepasados Pertiguero Mayor de Santiago. Estuvo casado con Dª Isabel Ponce de León; falleciendo hacía el año 1343. De este matrimonio fueron hijos:
I. D. Fernán Ruiz de Castro, que sigue.
II. Dª Inés Fernández de Castro, llamada "Cuello de Garza", que matrimonió con el Infante D. Pedro A. de Portugal.
III. Dª Juana de Castro, que matrimonió en primeras nupcias con D Diego López de Haro, y viuda de este se casó con El Rey D. Pedro I “el Cruel".
IV. D. Alvar Pérez de Castro, por diversos motivos se vio obligado a tenerse que exiliar en Portugal, país donde estuvo casado y en el que dejó sucesión.
D. Hernán Ruiz de Castro, (llevaba por lema “Toda la lealtad de España", falleció en 1376), contrajo matrimonio en primeras nupcias con Dª Juana, hija del Rey Alfonso XI, de cuya unión no se tiene noticias de haber quedado hijos. En segundo maritaje fue esposo de Dª Leonor Enríquez, que era señora de Vilalba, y de quienes fueron hijos:
I. Dª Isabel de Castro Enríquez, que sigue:
II. D. Pedro de Castro, que falleció en Inglaterra, sin haber dejado sucesión.
Dª Isabel de Castro Enríquez, fue esposa de D. Pedro Enrique de Castilla, Conde de Trastámara; ella falleció el 2 de mayo de 1400, y él en 1425. Tuvieron por legítimos hijos a:
I. D. Fradique Enríquez, que fue primer Duque de Arjona, estuvo casado con Dª Aldonza de Mendoza, falleciendo en el año 1430 sin dejar sucesión.
II. D. Pedro Enríquez, realizó estudios eclesiásticos, y posteriormente fue obispo de Mondoñedo.
III. D. Enrique Enríquez, que matrimonió con Dª Leonor Alvarez de Robleda.
IV. Dª Leonor de Castro, que contrajo matrimonio en primeras nupcias con D. García Díaz de Cadórniga; y en segundo matrimonio con D. Juan de Noboa.
V. Dª Beatriz de Castro, que sigue:
VI. Dª Constanza de Castro, que se casó con su sobrino D. Pedro Díaz de Cadórniga; ella falleció en 1453.
Dª Beatriz de Castro, estuvo casada con D. Pedro Alvarez de Osorio, que fue I Conde de Lemos, una vez que D. Pedro quedó viudo de Dª Beatriz, contrajo nuevamente matrimonio con doña María de Baza. Hijos de Dª Beatriz y D. Pedro fueron:
I. D. Galaor Osorio, que testó el día 13 de mayo de 1480, en el que hace referencias a Castro de Rei. Estuvo casado con Dª Constanza de Castro, hija del Mariscal D. Pedro Pardo de Cela.
II. Dª María Osorio, que nació en 1446 y falleció en 1457.
III. Dª Isabel de Castro, que contrajo matrimonio con el Mariscal Pardo de Cela.
IV. Dª Juana Osorio, que matrimonió con D. Juan de Pimentel.
V. D. Alonso Osorio, que sigue:
VI. D. Fernando Ruiz de Castro, también conocido como D. Bermudo de Castro, estuvo casado con Dª Inés de Riobóo.
D. Alonso Osorio, nació en 1442 y falleció en 1467, estuvo casado con Dª Leonor de Pimentel, sucediéndoles D. Rodrigo Osorio (ilegítimo en Mayor de Valcárcel). Hija del anterior fue Dª Beatriz de Castro, que matrimonió con D. Dionis de Portugal, que llego a ser Rey del vecino País, (*).
López Pombo, Luis
López Pombo, Luis


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania