Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Maduret lìl-luminat

viernes, 08 de septiembre de 2017
No es preciso estar pendiente de las imágenes que nos llegan desde Venezuela. El culebrón del majadero visionario del pajarito que le hablaba desde el espíritu del comandante Chávez lo tenemos paseando por La Diagonal de Barcelona, entre la plaza de Francesc Maciá y Vía Layetana. Sí, como lo imaginan. El niño de Gerona con gaficas, peluca y flequillo está haciendo oposiciones para ser interno del centro penitenciario de Figueras. Pero de esa forma tan generosa -en el caso de los Pujol fue todo por la "pasta"- aquí se trata de emular al gran impulsor de la República Catalana, y terminar como lo hacían los romanos desde sus calzadas para imponer la llamada pax romana.

Y es que a este Maduro a la Catalana, se le aparece Wilfredo el Velloso, para señalarle que debe obedecer a esa noble cortesana que pasea sus reales por el Palacio que contiene al Parlamento de Cataluña. Y es que "La Forcadell" soñó con los instantes inconmensurables que está viviendo como zarina. Hoy, contra criterio técnico de los servicios jurídicos de la Cámara que emana de la Constitución Española y el Estatuto de Autonomía, se ha ciscado en todo lo que no sea poner en marcha el proceso de secesión de Cataluña.

¿Que estarán pensando en Montserrat?. Seguro que hacen preces para que todo salga bien, es decir las oblatas que previsiblemente llegarán desde la soberanía española, que no sean muy dolorosas para que puedan conservar las dentaduras completas, ya que si además de pagar multas, fianzas y responsabilidades civiles, hay que ponerse una prótesis dental nueva, no hay bolsillo que lo resista, y ya se sabe que en Cataluña "lo que no son pesetas, son puñetas...".

De tanto repetir falacias y sofismas, han logrado que algunos bien intencionados pero cortos de conocimiento empiecen a dudar. ¿Cómo es posible que en democracia no se permita votar a los catalanes?. Por la misma razón por la que yo, que nada tengo que ver con el Barça, pues no tengo la condición de socio, no me dejan elegir al Presidente de ese gran club que representa el sentir patrio de una Catalunya lliure. España es la nacionalidad con Estado democrático con una soberanía residente en el pueblo español. Es decir, para cambiar la Constitución Española en alguno de sus términos, y así permitir un refrendo para separar Cataluña de España y constituirla en república Catalana, hay que pedir la aquiescencia de todo el cuerpo electoral de la Nación Española.

Al único que no le veo muy convencido es al Oriol Junqueras. Ese si puede se escaquea a las primeras de cambio. Y es que a nadie le gusta que le metan mano.
Mosquera Mata, Pablo A.
Mosquera Mata, Pablo A.


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania