Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Las cartas del abuelo Pascasio: El yerno coimero del ministro de Defensa

jueves, 20 de julio de 2017
Muy querida nieta Cristina:

Te hago llegar unas líneas rápidas. Acá arriba no paramos de calentarnos el bocho al ver el ensañamiento macrista contra el bienestar en nuestra querida segunda patria. No hay espacio que se le escape para estafar y robar sin el más mínimo pudor. Acaban de lucrarse con la ilegal venta de acciones de ARSAT. Antes de hablar del satélite te comento que nos alegramos mucho que le llegue la sensatez a políticos que te criticaban con dureza. Me estoy refiriendo a las declaraciones de Fernando Solanas. Hace unos días en su cuenta de Twitter escribió: Iban a ser colas para comprar electrodomésticos y ahora tenemos colas para comprar fideos. La revolución de la tristeza. En Junín manifestó que “un triunfo de Cristina sería positivo frente al cruel engaño macrista” y agregó que los gobiernos de Néstor y el tuyo “tenían sentido social con rasgos keynesianos interesantes; había sensibilidad popular, propia de un partido que viene de una tradición nacional y popular. En cambio, esta es la derecha conservadora de siempre, disfrazada de pastores buenos”. Al director de cine le costó avivarse pero finalmente reconoce que Macri es el enemigo a derrotar.

Vamos con el tema de los satélites que hasta ayer nomás se fabricaban –-con un mínimo de 30% de tecnología argentina--- en la localidad de Benavídez en el partido de Tigre. Una gran gestión de Guillermo Moreno permitió no perder en el 2005 el derecho de uso de las órbitas concedidas en la posición 72 y 81 grados oeste. Moreno actuó con la máxima diligencia por medio de un satélite canadiense que no funcionaba pero que evitó que Argentina perdiese el derecho de uso. El pasado 29 de junio el asqueroso régimen macricida firma una carta de intención con la empresa Hughes Network Systems por la que se enajena el 51% del paquete accionario de la compañía pública Empresa Argentina de Soluciones Satelitales Sociedad Anómina. Es un acto más de un gobierno que lleva traicionando al país desde el día en que don Mauricio asume el mando presidencial. Una empresa tecnológica nacional de alto nivel científico es regalada. ¿Qué se busca con esta nueva matufia?

Los abuelos emigrantes conocimos en nuestros tiempos a algunos gobernantes escasamente patriotas pero el gran equipo Macri F.C. supera todos los límites de la cordura democrática. Son una banda de degenerados. Nos lo aclara perfectamente Julio Fernández Baraibar: Lo que acaba de ocurrir con ARSAT es una afrenta que esta clase social de predadores y criminales deberá pagar muy caro. Es traición a la patria. Esta miserable gavilla de delincuentes económicos que nos gobierna considera que el país solo sirve para su enriquecimiento individual. Nada que hagamos colectivamente les sirve más que el trabajo mal pago o esclavo. El firmante del contrato es yerno del ministro de Defensa. Al firmar comete varios delitos. La venta es ilegal porque el capital accionarial es intransferible salvo que sea autorizada por el Congreso (Ley 27208) así como es intransferible la utilización de los recursos de ARSAT. Es evidente que el yerno de Aguad cumple órdenes para afanarse unos millones de dólares que les depositarán en cuentas secretas en Delaware.

Es curioso, Cristina, que teniendo la empresa Hughes su sede en Maryland se exprese en las cláusulas del contrato que la “liability” está “under the laws of the state of Delaware”. ¿Qué me estás contando? El paraíso fiscal de Delaware es ideal para que no se pueda saber la cantidad de dólares que se afanan con esta traición a los intereses nacionales. El presidente Trump tiene inscritas 378 empresas en este espacio para la evasión fiscal y el blanqueo de capitales. Lo peor de todo es que el macrismo roba del patrimonio nacional. Me despido. Tengo que olvidarme un poco de Macri. Creo que lo mejor será acercarme a la compostelana Praza da Quintana para disfrutar con el grupo Milladoiro. Me alegran el corazón con buena música desde que los escuché por vez primera el 15 de mayo de 1979. Recibí el cariño del viejo fonsagradino que no olvida aquellos matecitos solidarios a orillas del Plata.


Pascasio Fernández Gómez
Suárez Suárez, Manuel
Suárez Suárez, Manuel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania