Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Economía de la radio y otros medios. Carta de un pequeño accionista.

lunes, 30 de noviembre de -1
Como economista y pequeño accionista (de empresas propietarias de medios de comunicación, etc.) vengo analizando las formas de gobierno, gestión y retribución de las empresas. Fruto de estos análisis es, entre otros, el trabajo: ”El control accionarial de las grandes empresas: El ‘Corporate Governance’. Accionistas españoles y gallegos piden cuentas”, Revista Galega de Economia (1995, Nº 1-2).
Los accionistas, por medio de los fondos de pensión, inversión, por nuevas formas de acción y defensa de sus derechos al interior de las empresas, vienen pidiendo cuentas, exigiendo transparencia y responsabilidades a los consejos de administración, ejecutivos, directivos, grandes profesionales, etc., y a los diferentes integrantes de la empresa, para hacer posible su rentabilidad económica (condición necesaria esencial) pero también social, en el marco del juego, competencia y cooperación limpios, libres, plurales y con principios. Asimismo, los ciudadanos que pagan impuestos pueden-deben pedir cuentas a todas aquellas empresas, instituciones que reciben subvenciones, ayudas, etc. públicas.
Por la presión de los accionistas se ha conseguido, entre otras cosas:
- Que los consejeros delegados, ejecutivos, directivos, grandes profesionales, etc. hagan públicos sus salarios, incentivos, retribuciones en dinero y especie (lo que debe aplicarse a todos los cargos públicos. Es lamentable que el parlamentario europeo Mendiluce, entrevistado públicamente y preguntado por lo que cobra, no lo diga claramente y de forma completa y real). Esta medida debe aplicarse ya en España, donde, además de hacer grandes proclamaciones sobre el buen gobierno de las empresas, de aprobar (1998) códigos como el Olivencia (que ha quedado completamente superado como se ha visto en los casos Banesto, Gescartera, BBVA y otros), es preciso que este buen gobierno se plasme en la practica real para evitar la gran desconfianza en la bolsa, en la gestión de las empresas, etc., al no saber si los balances, los datos que facilitan son los verdaderos. Hemos visto como miembros de órganos del control fiscal, bancario, financiero, bolsistico, etc., estaban implicados en los escándalos.
- Crear órganos como el “Corporate Governance” para velar por la gestión eficaz y limpia de las empresas. A lo que se añade la imposición de consejeros independientes, de una serie de normas (que la propia empresa no de créditos discriminatorios a sus directivos y personal, al personal y/o grupos políticos, etc.; que se anulen los regalos, comisiones, viajes, invitaciones y otras formas para “comprar” al personal, etc.) con el fin de evitar la corrupción, despilfarro, malgasto y/o malversación de los fondos de la empresa, públicos, etc.
- Denunciar a los consejeros delegados, ejecutivos, directivos, grandes profesionales, etc. que llevaron/llevan a las empresas a grandes perdidas, suspensión de pagos, etc. y, al mismo tiempo, aumentaban/aumentan sus grandes salarios, incentivos de todo tipo (mansiones, fincas, yates, etc.). Ello supuso expulsar a muchos de ellos, denunciarlos ante la justicia, etc.
- Llamar la atención a la justicia, los órganos legales de control, pero también a los medios de comunicación, para que estén vigilantes, para que establezcan claras incompatibilidades que eviten la compra, neutralización de los controles legales y de los mediáticos, la publicidad y propaganda encubiertas,etc.
Llama la atención que jueces, fiscales, miembros de los Tribunales Constitucional, Supremo, Audiencias, del Consejo General del Poder Judicial, Tribunales de Cuentas, del Consejo de Estado etc., que cargos públicos, parlamentarios, políticos, etc., encargados de la elaboración de las leyes, de su aplicación y de velar por su cumplimiento, participen como colaboradores (por lo que cobran, reciben regalos, realizan viajes, son invitados a diferentes eventos, etc.) en todo tipo de tertulias, programas radiofónicos y mediáticos, pero también en master, cursos de postgrado, cursos-seminarios internacionales, etc. organizados por empresas, fundaciones (recordemos los casos de las fundaciones Rich, Banesto, vinculadas con partidos españoles y de otros países actuantes en España y que intervinieron en escándalos muy graves, entre otras), etc., a las que pueden tener que juzgar, procesar, como viene sucediendo en bastantes casos.
Los medios de comunicación, como sucede especialmente en el caso anglosajón, deben, en el marco de la defensa honrada y humilde de la búsqueda de la verdad, establecer unas claras incompatibilidades, control de regalos, invitaciones, viajes, etc. para evitar que sus ejecutivos, directivos, profesionales, colaboradores, etc. sean comprados, neutralizados, hagan publicidad, propaganda encubierta, etc.
Cancio, Miguel
Cancio, Miguel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania