Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Peleas

martes, 20 de junio de 2017
Lugo está raro. Lo de las peleas en esta ciudad no es que fuera una cosa extraordinaria, que pasa en todas partes y pasó toda la vida, pero sí el nivel de dichas peleas, lo de que haya apuñalamientos y altercados de gravedad.

En lo que va de año ha habido al menos cinco o seis palizas, agresiones o encontronazos en el casco histórico que han acabado regular tirando a mal. Lo del sábado, en que una persona recibió un par de puñaladas es una señal de que ese remanso de paz que aparentemente era la ciudad se nos empieza a ir de las manos.

No hay una solución sencilla pero sí recetas obvias para atajar los síntomas. Curar la enfermedad llevará más tiempo y mucho más esfuerzo. Se acusa a quienes dicen que “lo que hay que hacer es poner más policía”, que es lo primero que se nos viene a todos a la cabeza, de alarmismo o de crear conflictividad, pero francamente la conflictividad ya está creada, ahora toca ver cómo le ponemos coto e intentamos meter otra vez al genio en la botella.

Por supuesto no es un tema que afecte solamente a Lugo, pero aquí estamos empezando a vivir situaciones que no se sufrían. La sociedad en su conjunto parece que no va a mejor y esas nuevas generaciones que deberían estar educadas en un clima de respeto, tolerancia, igualdad e integración aparentemente son más irrespetuosas, más intolerantes, más machistas y más racistas que las anteriores, lo que es para echarse a temblar.

¿Cómo se ataja el problema? Desde luego poniendo velitas y cantando el cumbayá no, aunque ese tipo de acciones sean las más agradables de cara a la galería y las que requieren un menor esfuerzo. Parece que la tradicional receta de “más educación” tampoco está funcionando quizá porque se delega exclusivamente en los colegios esa tarea mientras muchos papás miran para otro lado mientras sus niños se convierten en unos monstruitos que solo pueden desembocar en cosas peores. El colegio te da cultura y refuerza valores pero éstos se adquieren en casa, a estas alturas eso debería ser ya indiscutible.

Lugo Monumental impulsó la creación de un observatorio que reúne a todas las asociaciones con intereses en el casco histórico y eso es un magnífico primer paso. Habrá reuniones, comunicados, concentraciones y conclusiones, pero confío en que no termine ahí la actividad de nuestros dirigentes para buscar remedio a esto.

Vigilancia, policía, cámaras, sanciones... son palabras duras, complicadas, polémicas... pero terriblemente parece que inevitables. Si les soy sincero a mí la presencia de un policía no me ha molestado en toda mi vida, más bien al revés. Bueno, si te saltas un semáforo maldita la gracia que te hace, pero ya me entienden. Que haya patrullas por las noches, bien visibles, apoyadas por otras medidas de seguridad como cámaras que usadas adecuadamente ayuden a aumentar la sensación de protección no me parece mal aunque me ha costado mucho llegar hasta ahí.

Las cámaras no son peligrosas, su uso inadecuado sí. Tal vez la solución pase por un sistema de vidiovigilancia que grabe pero al que solo se pueda acceder por orden judicial si pasa algo y hay que analizar lo grabado. Ya sé que no es sencillo pero los tiros podrían ir por ahí.

En cualquier caso el análisis de la situación con cierta frialdad y calma es fundamental. Y tomar medidas lo es más aún.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania