Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

La Casa da Cordeira, una casa con mucha historia y atractivo

miércoles, 14 de junio de 2017
La Casa da Cordeira fue construída por el indiano Manuel Pérez Orosa. Y hoy es uno de los edificios más emblemáticos de la construcciones civiles de Ortigueira, y quizás la más fotografiada por cuantos visitan la villa. Su construcción está datada en en 1901, momento del máximo apogeo de uno de los movimientos arquitéctónicos más reconocibles del pasado siglo: el modernismo. Un estilo que buscaba formas refinadas, huyendo de las ofrecidas por la producción industrial, y donde se compaginaban la funcionalidad y la belleza con el fin de engalanar las calles de las zonas urbanas, dándoles un aspecto agradable, elegante, moderno y alegre. El modernismo es una concepción totalmente burguesa en la que predomina un fuerte componente ornamental que inspirado en la naturaleza, la flora y la fauna.

Algunos de sus arquitectos le imprimieron un carácter muy personal, convirtiendo sus obras en un exponente vanguardista del estilo, como fue el caso de Gaudí, cuya obra, por su especial ornamentación y diseño, es considerada diferente y exclusiva. De cualquier forma, él al igual que todos los seguidores de este estilo tienen elementos comunes que les hacen confluyentes como es su rechazado por la simetría, incorporando modelos ondulados que transmiten una gran vitalidad, fuerza e extravagancia. Su concepción trata de expresar el optimismo con que vivían los burgueses el inicio del nuevo siglo, por lo que sus edificios se han convertido en obras muy atractivas y singulares a las que los posteriores diseños arquitectónicos (racionalismo, cubismo, futurismo, etc...), lejos de ocultarlos han remarcado su presencia.

Los interiores de las viviendas de la Casa da Cordeira, daban continuidad al aspecto exterior, aunque allí su decoración se compuso en unas elaboradas y caprichosas formas de estuco. Ellas dieron cobijo durante un tiempo a personajes tan importantes del momento como el caso del literato Alberto Insúa, yerno de su propietario. Insúa contrajo matrimonio con América Pérez de Villavicencio en el oratorio de la iglesia parroquial de San Luis de Madrid-Alcalá ante el provisor del obispado Javier Vales. A la ceremonia también asistieron en calidad de testigos otras personalidades importantes, como fueron el padre del novio, el abogado y publicista Waldo Álvarez Insua y su gran amigo, el ortegano Fidel Villasuso, por entonces consejero del Banco Hispanoamericano, y con el que tenía una profundad amistad desde los tiempos en que junto a otros emigrantes gallegos habían fundado el Centro Gallego de La Habana.

Los novios pasaron su luna de miel en París. El matrimonio tuvo tres hijas: América, Sara y Raquel. La segunda de ellas estuvo casada con el escritor Mariano Sánchez de Palacios que, entre otras obras, publicó Los dibujantes en España (1935), que le prologó José Francés, y en la que estudia el dibujo en España durante los años precedentes. Otro de sus trabajos fue Zurbarán: estudio biográfico y crítico (1964), en donde reseña la obra del pintor del Siglo de Oro Francisco de Zurbarán. Fruto de este matrimonio nació el generoso y polifacético Alberto Sánchez Álvarez-Insúa (1942-2011).

Volviendo a Alberto Insúa, hay que decir que él fue el fundador y diretor de la Editorial Villavicencio, que durante un tiempo acogió a los escritores y novelistas más famosos de su época. Entre ellas estuvieron Aromas de leyenda, de Valle-Inclán, en la que el dramaturgo gallego mantiene ciertas influencias de la corriente modernista, y El canto errante, del poeta nicaragüense Rubén Darío. Pero también publicó El tributo de París, del periodista Luis Bello; La sangre de Cristo, del escritor López Pinillos, más conocido por su seudónimo Pármeno, así como algunas obras de José Francés, Hernández-Catá, Répide, Emiliano Ramírez Ángel, García Sanchiz, etc... Su estandarte lucía la cabeza del Apolo que había pintado Velázquez en su cuadro de La fragua de Vulcano.

Insúa fue miembro del Ateneo de Madrid y de la Sociedad de Cursos y Conferencias de la Residencia de Estudiantes, y un asiduo contertulio de cafés literarios; durante presidencia de Alejandro Lerroux en el consejo de ministro de la II República española desempeñó los cargos cargos de gobernador civil, primero en Málaga y después Vitoria. Tras el inicio de la contienda, estuvo casi dos décadas en Argentina, donde residió entre los años 1937 y 1949 en la capital. Su fallecimineto se produjo en Madrid el 8 de noviembre de 1963, mientras que su esposa lo hizo en Ortigueira, concretamente el 30 de julio de 1967.

Pero la Casa da Cordeira no sólo dio cobijo a personajes importantes, sino también a establecimientos emblemáticos de Ortigueira, como fue el caso del Centro Artístico Ortigueirés, del que fue su sede. En tiempo de la Guerra Civil sirvió comedor social, y, antes, aunque por un breve periodo había sede de una de las academias de Ortigueira. Tras la finalización de la guerra, su bajo se convirtió en el local comercial de Cesáreo Cobelo, que este anunciaba en La Voz de Ortigueira con textos tan originales como aquellos que decían “Calzado y Paquetería de Cesáreo Cobelo, CANTÓN. ¿Quiere defender su dinero y comprar sus zapatos buenos de las mejores fábricas de España? En CASA COBELO también paraguas, medias, calcetines, camisas, perfumería. Una visita y Ud. será la mejor propagandista”. O aquellos otros en los interpelaba a sus potenciales clientes con la pregunta “¿Quiere hacer un regalo muy bueno? visite CASA COBELO. Se recibieron mil pares del calzado obrero GARAY, que estaba agotado. Precio único, 8 Pts.”. O bien, se anunciaba con un texto en el que se podía leer: “DROGUERÍA COBELO, A.F.A., la única casa en España que garantiza el robustecimiento del ganado, alimentándolo con ROBUSTOL”.

Desde la rehabilitación del edificio a principios del nuevo milenio este ha recuperado toda su lozanía y atractivo para propios y extraños, a la vez que ha recuperado a nuevos inquilinos para sus viviendas y su local comercial, que ahora da cobijo a una parte de la cafetería de la ya extinta sociedad Nuevo Club.
Suárez Sandomingo, José Manuel
Suárez Sandomingo, José Manuel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania