Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Creaciones: Evangelio de la Abadía de Niederaltaich

viernes, 02 de junio de 2017
Es un códice de un Evangelio del siglo XI, realizado entre 1060-1099 d.C., escrito en latín, parece ser que el manuscrito fue realizado en el norte de Alemania, perteneció posteriormente a la abadía de Niederaltaich, sur de Baviera, desde el final de la Edad Media, donde fue restaurado en 1601. Posteriormente en 1803 fue enviado a Munich.

1. Aunque no es un Evangelio con una gran riqueza estética y artística en imágenes, si tiene una cierta riqueza a nivel de escritura o caligrafía, si nos puede ayudar a reflexionar sobre una diversidad de temas:

- Lo primero, es que durante toda la Edad Media, o mejor dicho desde tiempos romanos, se debieron de realizar cientos y miles de ediciones, evidentemente escritas a mano, que quizás, solo una parte muy pequeña fue ilustrada con imágenes, con colores diversos la caligrafía, como es el caso de este Evangelio, y que la inmensa mayoría de libros por los avatares de la vida y la historia y la existencia humana se han perdido…

- Este Evangelio de la abadía de Niederaltaich, por ponerle un nombre, no es especialmente rico en imágenes, pero si la caligrafía está escrito con letras de diferentes colores, o mejor matices de color, nos expresa, que el arte-estética-belleza, puede estar en “casi todo lo que sea legal y moral”, que la caligrafía puede ser un arte y es un arte en sí. Ciertamente en Oriente, este concepto es consubstancial, una obra equis, es o tiene un texto, por ejemplo, filosófico-literario, lleva incorporado imágenes-dibujos-pinturas, y además la caligrafía es un arte en sí, un complemento más. Combinando texto-mensaje, imagen-pintura-dibujo, caligrafía-escritura, en una única obra.

Si Europa siempre ha aprendido y aprehendido de todas las civilizaciones-culturas, ha ido anexionándose lo que ha creído bueno, bueno en muchos sentido de todas las culturas, quizás, tengamos que apropiarnos del concepto de caligrafía, como un aspecto más del arte-estética, en determinadas obras, y además, la caligrafía como un arte más. Cosa que en el pasado hemos realizado, y que diríamos ahora está muy olvidado…

Cierto es que el sistema alfabético occidental, en todas sus lenguas, se presta menos al nivel estético que el sistema de símbolos-signos-caligramas confuciano o japonés. Pero en la medida que pudiésemos quizás habría que recuperar este arte, o este género artístico, y combinarlo, con la literatura o la filosofía o la filosofía y, además añadirle imágenes, sean pictóricas o dibujos o sean fotografías, o todo combinado. Aunque después se reproduzca por los sistemas actuales de múltiples copias.

- Este Evangelio, guste o disguste, muestra hasta la saciedad que Europa, aunque tenga muchas fuentes y muchas raíces, una esencial, es el cristianismo. Por lo cual, al ser una fuente-mar-volcán de dónde se ha originado Europa, aunque no sea la única, hay que cuidarla y valorarla. No solo diríamos conocer símbolos-ideas-conceptos-enunciados culturales, para comprender-entender la propia cultura, cultura en multitud de aspectos –estéticos, artísticos, filosóficos, religiosos, jurídicos, políticos, sociales, etc...-, sino que multitud de raíces-fundamentos-pilares-esencial, además de concepción-sensibilidad-percepción están en el cristianismo.

O si se quiere plantear de otro modo, una sociedad actual, que tenga su base en Confucio o en Buda o en los Vedas o en el Corán, es esencialmente diferente, en multitud de aspectos, sus pilares-fundamentos de su ser como civilización-cultura son diferentes, no en todo, pero si en mucho, a las demás. En nuestro caso, nuestros pilares son del cristianismo, cierto es combinado con otras realidades. Bueno, es recordar en estos tiempos convulsos, en los que queremos formar-conformar un Estado, el Estado Europeo, que no olvidemos nuestras raíces-fundamentos-esencias, si es que de verdad, queremos crear un Estado, Europa.

- Ser consciente del trabajo humano, los meses que se tardaban en escribir una copia, además de la preparación de los pergaminos, del coste elevado que tenía un libro, de los calígrafos, de los pintores, de la preparación de tintas, después de la conservación de dicha obra, de la venta si era un producto de encargo, los famosos “scriptorium” medievales o los avatares que un libro de estas características pasaba a lo largo de siglos y lugares…

Lo que nos lleva a ser conscientes que la cultura es conservación. Este problema, siempre lo tendremos, conservar, plantearse conservar, aunque sea en forma gráfica o de imágenes, toda la cultura que se produzca, porque lo que se hace ahora (sea arte, filosofía, literatura, ciencia, etc.,), se puede ver-sentir-percibir-conceptualizar de un determinado modo o manera, pero quizás, dentro de tres siglos, lo que ahora no se valora, tenga más importancia, y viceversa. Conservar, hoy además, los sistemas informáticos y telemáticos permiten una enorme capacidad de depósito a un precio nimio.

- Sugerir la enorme necesidad, de que todo lo que hemos heredado del pasado, sea libro o sea otro tipo de material cultural, todo lo que existe en el mundo, los ciento treinta millones de libros diferentes existentes según Google, pero cualquier tipo de material, de documentación, de texto, de imagen sea pasado a sistema digital, sea escaneado, sea puesto en conocimiento del mundo. Pueda ser consultado-visitado-contemplado-leído-visto por cualquier persona del mundo, a través de las redes informáticas, que son casi las redes neuronales de la civilización.

Así de ese modo, se conseguirá, que se pierdan menos objetos-obras-textos-imágenes del pasado, y por otro lado, puedan ser consultadas-estudiadas-analizadas por personas de cualquier lugar del mundo. Lo que se crearán enormes sinergias, al menos como posibles, para el entendimiento de los hombres-sociedades-culturas-ideologías-religiones-pueblos-etnias-lenguas, que tanto necesitamos hoy, para intentar seguir viviendo-existiendo-sobreviviendo en el planeta.

2. Comento este Evangelio de la abadía de Niederaltaich, que no es especialmente iconográfico, para que seamos conscientes de la herencia del pasado. Invitar a ustedes, hoy puede ser posible, a pasear en algunos días o semanas, por evangelios y biblias y otros códices miniados e ilustrados de siglos anteriores, de todos los que se conservan en Europa y en el mundo.

El libro como obra de arte en sí, además de ser literatura o filosofía o espiritualidad o religión o incluso libro de ciencia. Ya que en la medida que se analizan y contemplan, ahora evidentemente con Internet, que lo permite, abre unas nuevas ventanas del conocimiento del pasado, además de las realidades interiores humanas, y pueden servirnos para entender-comprender mejor nuestro presente.
Caminero, Jmm
Caminero, Jmm


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania