Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Por qué la neuropedagogía es importante para profesores

sábado, 11 de marzo de 2017
Antes de nada, aclarar que la neuropedagogía es una ciencia naciente que tiene por objeto de estudio el cerebro humano, el cual puede ser modificado por los procesos de enseñanza y aprendizaje, especialmente con los ejercicios lúdicos (vitales en la vida de un infante). La mente funciona sobre la base de patrones y el lenguaje, como tal, lo es. De esta manera, cuando aprendemos algo nuevo lo asimilamos al patrón ya conocido, por lo que siempre estamos constantemente modificando estos paradigmas, sobre todo en la actualidad, con la multiplicidad de maneras de comunicarse que brindan las nuevas tecnologías.

Por tanto, como el aprendizaje tiene mucho que ver sobre como el cerebro interpreta los textos objetos de estudio, los asimilar y entran a formar parte de nuestro conocimiento, es de vital importancia que el cerebro reciba toda esta información de la manera más fácil posible.

Por ejemplo, los fosfenos por reflexión de la luz son fundamentales en las sesiones de estudio, en otras palabras, la zona en la que estudiamos debe estar ilumaninada con cercanía y potencia. Una correcta iluminación hace que la vista no se canse y el ejercicio sea relajado y liviano, alejado de cualquier actitud estresante.

De igual manera, el aula de los centros de enseñanza debe ser un espacio estimulante, para lo cual la neuroeducación da ciertas herramientas. Por ejemplo, la emoción y los sentimientos provocan atención, que el alumno esté mucho más receptivo a lo que se está contando en la clase, estos elementos deberían ser utilizados y explotados por los profesores. Todos tenemos en mente ahora mismo un profesor que siempre hablaba con voz pausada y monótona, durante una, sin transmitir pasión alguna, provocando que, en el mayor de los casos, el alumno estuviera igual al principio que al final de la clase. En cambio, si el texto se relata con pasión, se intercambian anécdotas, o se inician debates, las clases son mucho más dinámicas y el alumno comienza a aprender "sin querer". Otro fallo común, además de no saber captar la atención de los alumnos es castigar los errores. Errar es necesario para aprender, y en vez de penalizaciones severas se deben ofrecer maneras de no volver a errar. El vicedecano de la Facultad de Educación de la Universidad Católica de Valencia ha dado una serie de datos que nos ayudan a comprender cómo se debe hacer más competentes a los alumnos. “Los niños en el colegio recuerdan el 10% de lo que leen, el 20% de lo que oyen, el 30% de lo que ven, el 50% de lo que oyen y ven, el 70% de lo que dicen y el 90% de lo que dicen y hacen”.

Por tanto, debido a la importancia de esta nueva manera de educar, los propios profesores que ya llevan tiempo en activo tienen a su disposición tanto cursos como másters especializados en la materia para actualizarse, y los nuevos graduados tienen en estos mismos estudios complementarios la ayuda perfecta para presentarse mejor preparados a sus respectivas oposiciones.

El aprendizaje está en nuestro cerebro.
O mundo de Internet
O mundo de Internet


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania