Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

¿Qué factores influyen a la hora de calcular los honorarios de servicios profesionales?

sábado, 25 de febrero de 2017
Si por algo se caracteriza el mundo empresarial es por la complejidad que sus movimientos conllevan. Sería irrisorio hacer alusión al trabajo diario sin nombrar una de las peculiaridades que conlleva: el cálculo de los honorarios de servicios profesionales. Algo que se da especialmente en los autónomos, colectivo en el que se plantea en forma de interrogante la cuestión anterior: cuánto cobrar por el servicio prestado. Expertos en marketing, traductores, diseñadores gráficos, programadores, redactores… No importa el gremio o el colectivo profesional al que pertenezcas. Todos deben tener fijadas unas tarifas lo suficientemente competitivas y rentables para obtener un beneficio apropiado y justo por la labor desarrollada. En este sentido, una gestoría barata puede marcar las pautas a seguir para ayudar a todo interesado a cumplir su propósito.

Este tipo de gestorías low cost permiten, gracias a sus herramientas online, gestionar cualquier negocio y ayudar a los autónomos a la realización de facturas, organizar presupuestos o llevar a cabo un control de los cobros y pagos, entre otras cosas. En definitiva, son las encargadas de hacer que todo el tema burocrático no interfiera en el crecimiento y la prosperidad de un negocio. Por ello, para tener la posibilidad de cobrar tarifas elevas y, por consiguiente, tener cierto éxito como freelancer, hay que tener en cuenta ciertas consideraciones para calcular los horarios pertinentes.

Ante todo, será necesario determinar cuál es la cantidad de dinero que se necesita y cuánto es el tiempo del que se dispone. Una tarea que conlleva calcular un presupuesto mensual que incluya gastos concretos como la alimentación, el transporte, la hipoteca y el pago de determinados servicios, al margen de otros como los gastos médicos, la compra de insumos de trabajo, la educación, el ocio, el vestuario o las deudas. Tras este desglose, lo recomendable es añadir un 20% o 25% en función de la utilidad. El dato resultante ayudará a saber cuánto necesita la persona cubrir al mes para que, a pesar de los costes que tenga, pueda sacar beneficios. Esta cantidad recibe el nombre de sueldo mínimo deseado.

Posteriormente, hay que definir el número de proyectos que se pueden realizar a lo largo del mes para poder distribuir el cálculo inicial entre el total de encargos que hay que llevar a cabo. De ahí se extra el gasto aproximado de proyecto. Al mismo tiempo, siempre se recomienda vender más caro el producto. El objetivo no es otro que tratar de disipar cualquier imprevisto que pueda darse. Hay que ser sensatos, por tanto, y agregar un 10% al total del gasto de cada proyecto para buscar soluciones cuando la situación lo requiera.

Por otro lado, existe la opción de fijar una tarifa por horas trabajadas. Si así se pretende realizar, habrá que operar dividiendo el costo del proyecto por el total de horas que se necesitarán, por lo que se tendrá que multiplicar la cantidad de días que se tardará en realizar un proyecto por 8, que equivale a las horas aproximadas de trabajo por jornada laboral. En esta línea, son muchos los freelancers que recomiendan multiplicar dicho dato por un factor de 1.5 o 2.0, puesto que como profesional independiente, o autónomo, existe la obligación de pagar la correspondiente cuota a la agencia tributaria.
O mundo de Internet
O mundo de Internet


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania