Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Y, nos querían envenenar...

lunes, 20 de febrero de 2017
(Dedicado al Dr. Unzueta Merino, por su amor a Galicia)
Ser o no ser, esa es la cuestión. Soliloquio para Hamlet que pone de manifiesto esa encrucijada común a la propia vida. Pero también se aplica al destino de un país que viene del pasado y soporta la incomodidad del presente.

Más de una vez me he preguntado por las ventajas que le reporta a mi Galicia su consideración como: nacionalidad, territorio histórico, peculiaridad Constitucional. Máxime si lo comparo con Cataluña y Euskadi. A lo peor es que el destino de las tres nacionalidades es diverso. Más allá del reconocimiento al bilingüismo, mientras catalanes y vascos han tenido trato de usía, el pueblo gallego ha tenido que hacer las maletas, tomar pasaje y embarcar en A Coruña o Vigo, con destino a las Américas...

Semana previa al carnaval. El ex honorable Mas visita la ciudad de la señá Cibeles. Pronuncia una conferencia en el máster Gobernanza y Derechos Humanos en la Universidad Autónoma de Madrid. Auditorio estudiantil de posgrado, mayoritariamente no español. ¡Qué oportunidad para el iluminado!.

"Cataluña es un país con raíces profundas, de talante democrático". ¿Acaso las demás tierras del solar hispano-ibérico no?. "Cataluña es una sociedad de acogida muy mezclada y con un espíritu de modernidad en todos los registros desde siempre"¡Y tanto!. Cuando Galicia producía lino, hubo una intervención de la Corte para impulsar y proteger el lino de Cataluña. Como cuando se protegió y compensó la caída del textil catalán. Cómo cuando la dictadura derivaba el ahorro de los campesinos españoles a la industria catalana. Tras los dineros, llegaron los "charnegos-según argot popular catalán" con las maletas de madera en busca de trabajo. Así nace la mistura de la ciudadanía actual catalana.

"El catalanismo ha tenido un proyecto para España. Desgraciadamente el Gobierno español no ha tenido un proyecto para Cataluña". ¡Era verdad, la memoria histórica del pueblo español, apenas dura dos semanas!. Al sucesor de Pujol, al hombre que iba a ser el puente entre las generaciones de la estirpe Pujol, se le ha olvidado la cantidad ingente de recursos que sus pactos con PSOE y PP han llegado a Cataluña. Me daría con un canto en los dientes si un tercio de tales hubiera sido invertido en mi Galicia.

"Mas resaltó, en suelo de la Meseta, la constante histórica que supone el anhelo de los catalanes para gobernarse a sí mismos, tanto como sea posible. Cataluña es una nación, no es una comunidad. No es una nacionalidad". ¡Toma del frasco!. Sólo le faltó contar el cuento de Grifé el Pilós y el origen de las barras de la señera.

La indignación me la producen las mentiras, las manipulaciones, la sustitución de la historia por el mito al servicio de una causa para iluminados. La envidia me la produce, como algunos se las apañan para conseguir favores, dádivas y derechos, mientras a otros se nos trata como un rincón verde para descanso vacacional de señores con jazmines en el ojal que paseaban su fina estampa por las proximidades del estanque del Retiro...

Y ya el acabose. "El objetivo es crear un marco para justificar la intervención del Estado, con una guerra sucia para eliminar políticamente a quienes defienden la idea de la independencia como única vía posible ante la negativa del Estado a resolver el problema". Me recuerda aquel grito del Alcalde de Móstoles ante la francesada, que dio lugar a la Guerra de la Independencia. Supongo que las comisiones a partir del 3%, o las cuentas en paraísos fiscales de la saga de los Pujol, han sido para financiar patrióticamente la defensa de la dignidad del pueblo catalán frente a las agresiones de Castilla, Aragón, y sobre todo las invasiones de gallegos, andaluces, extremeños y murcianos, que con sus acentos y su DNI español, estaban creando un gravísimo problema a las pubillas y hereus del Ampurdán, cada vez que las familias de botigues, ocupaban sus palcos en el Teatro del Liceo en Las Ramblas de Barcelona.

Y este, señores y señoras, es el gran problema de España. Así que a esperar. Me refiero al asunto de las pensiones, el trabajo en precario, la pobreza, la deuda y sus intereses -99% del PIB- etc.
Lo del título es lo que faltó en la conferencia y así recordando el chiste. Ora pro nobis.
Mosquera Mata, Pablo A.
Mosquera Mata, Pablo A.


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania