Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Los escandalosos 'planes de empleo' del Ayuntamiento y la Diputación

viernes, 13 de enero de 2017
Cuando uno escribe sobre ciertos temas piensa “¿estaré equivocado con los números?” porque es sorprendente cómo se quema el dinero público en algunas ocasiones. El artículo de hoy lo tengo pendiente desde la semana pasada, y si he tardado en publicarlo es por dos motivos. El primero es la complejidad de los datos tal y como nos los presentan, farragosos, liados, difíciles de tratar (cuestión que dudo que sea accidental) y el segundo es que repasé varias veces el tema por si estaba fallando por la base porque me parecían cifras demasiado altas. Creo que no me he colado, aunque estoy abierto a críticas constructivas.

Sobre lo primero, lo de cómo se nos presentan los datos, ya les hablé en un artículo anterior así que no voy a insistir sobre ello, hoy me centraré en la cuestión numérica y en algunos puntos de interés, así que vamos al grano. Como hago a veces cuando son temas largos, lo separo por apartados:

Las cifras totales:
Para empezar sabiendo de qué hablamos pongámonos en situación: tanto el Ayuntamiento de Lugo como la Diputación Provincial han puesto en marcha sus respectivos planes de empleo, denominados “ConTrato Feito” en el primer caso y “Ben Empregado” en el segundo, nombres muy lucidos y apropiados para una cuestión vendida como el no va más de la intervención pública en el principal problema del país: el paro.

La intención que se nos vende es noble, así que tampoco nos vamos a detener en preocuparnos de si las administraciones locales han de invertir ingentes cantidades de dinero en temas que no les atañen, y daremos por buena la invasión de competencias.

Los cuatro planes juntos (el Ben Empregado tuvo tres fases así que podemos considerarlo como cuestiones individualizables) supusieron una inversión (¿gasto?) en ayudas de 12.640.339,68 euros según mis cálculos, basados en las tablas publicadas por las propias entidades. Casi 13 millones de euros que, en esto se me notan los años, pasados a nuestra antigua moneda son más de 2.100 millones de pesetas. Una pasta.

Para que se hagan a la idea, si hubieran subvencionado el empleo autónomo y ofrecido a cada persona que se animara a dar el paso de crear su propio puesto de trabajo con 250 euros mensuales durante un año (lo que les cubriría prácticamente la cuota de autónomos), se habrían creado más de 4.200 puestos de trabajo durante ese año. No está mal, considerando que el desempleo en el municipio de Lugo está por los 7.400 parados más o menos.

Pero tampoco vamos a dedicar hoy el artículo a analizar si realmente es un dinero bien gastado por los resultados que arroja.

Acumular subvenciones:
Algo que me choca enormemente es que en el listado de 801 beneficiarios de las cuatro líneas de subvenciones vemos nombres de entidades que se repiten. Concretamente 58 receptores cobran por más de una ayuda (alguna tres veces e incluso cuatro) lo que reduce el número de beneficiarios reales. Lo que no parece muy lógico es que para la misma acción se pueda cobrar de varias fuentes, y eso que no tengo datos de las ayudas de otras administraciones para el mismo fin, que vayan ustedes a saber. A todo esto, hay mezcla de asociaciones, empresas y particulares (asumo que son autónomos o empresarios) con lo que es probable que se me haya colado algún doblete más.

Por ejemplo, hay una asociación forestal que ha cobrado nada más y nada menos que 151.978 euros de los planes Ben Empregado 1 y 2. Otra asociación agraria cobró 126.769 euros, también de los planes Ben Empregado 1 y 2, y una de empresarias 104.816 euros del Ben Empregado 1 y el ConTrato Feito del Ayuntamiento.

Se podría interpretar que es normal que si cubren bien los papeles “ganen” varias subvenciones, pero eso se debería evitar en las bases de las ayudas, porque si lo que hacemos es acostumbrar a las empresas a tener asalariados con ayudas de tal calibre lo lógico es pensar que solo contratarán gente cuando puedan verse apoyados por los presupuestos públicos. Eso no es bueno.

¿Asociaciones como creadoras de empleo?
Los datos de la tabla de ayudas son sorprendentes. Es llamativo que de las diez entidades que más dinero han recibido ninguna es una empresa. Todas son entidades sin ánimo de lucro (al menos en teoría) y suman, entre las diez, más de 960.000 euros. Entre las 25 primeras solo vemos dos empresas, todas las demás son asociaciones, fundaciones y demás figuras jurídicas pensadas para trabajar desinteresadamente. ¡Qué cosas!



La Federación de Vecinos, por ejemplo, sumó 80.648,64 euros en ayudas del Ben Empregado 1 y ConTrato Feito, una de ellas para contratar algo tan extraordinariamente necesario en el movimiento asociativo vecinal como un jefe de encuestadores.

Siendo malpensados a ese importe se podrían sumar las ayudas obtenidas por otras asociaciones federadas a esa entidad como Laxe Blanca (21.930 euros del Ben Empregado 2) o Xente de Xustas (casi 18.000 euros del Ben Empregado 1) y otras que no solo son parte de la Federación sino que sus cargos directivos coinciden claramente con los conocidos regentes de la propia entidad. La más notable es la de empresarios de la Milagrosa (22.000 euros del Ben Empregado 1), cuyo presidente es el mismo de la Federación.

La coincidencia de cargos es más exagerada aún entre la asociación de Vecinos de San Isidro de la Piringalla (39.176 euros de Ben Empregado 2 y ConTrato Feito), la Asociación de Veciños A Revolta das Carballas (casi 20.000 euros del Ben Empregado 2) y la Asociación Veciñal Alto da Lebre (23.028 euros del ConTrato Feito). Las dos primeras tienen el mismo presidente, que también es secretario de la tercera, y casualmente tesorero de la Federación. Se ve que sabe de cuartos.

Claro, así no me extraña que algunos hagan campaña cuando se acercan las elecciones, o que apoyen a los respectivos gobiernos cuando se les “sugiere” algún tema, es lo que toca.

La primera empresa privada que aparece también es llamativa, ya que coincide el nombre de una empresa con una cooperativa (que es también una empresa pero con otra figura jurídica) y cobra nada menos que cuatro ayudas diferentes: dos como S.L. y dos como cooperativa por un importe total de cerca de 60.000 euros.

Conclusión:
A la vista de los datos obtenidos… ¿de verdad les parece que estas subvenciones están bien otorgadas? ¿No es un escándalo mayúsculo que se utilicen fondos públicos destinados a la creación de empleo para, aparentemente, premiar a entidades afines? Lo que es más importante aún, ¿alguien tiene la menor duda de que cualquier asociación que contrate gente con este dinero no los va a echar a la calle en cuanto se seque la financiación pública?

Y luego nos vienen hablando del empleo de calidad.

Por cierto, es sorprendente que hasta donde yo sé solo Carlos Portomeñe ha hablado de este asunto con cierta contundencia. ¿Quizá los demás están a otros temas como justificar sus ilegalidades en la contabilidad "transparente"? Eso lo trataremos en breve, pero se me acumula el chollo.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania