Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Cerveza, alcohol, frutos secos… ¿Realmente engordan tanto?

viernes, 30 de diciembre de 2016
Las comidas y las dietas son una de las grandes preocupaciones y retos a los que se enfrenta la sociedad actual. Con un incremento desmesurado la obesidad, tanto en adultos como a nivel infantil, es lógico que el conocimiento que se está adquiriendo acerca de los alimentos que ingerimos sea cada vez mayor. Con paso lento, pero firme, la concienciación de la importancia de seguir una buena dieta y consumir de forma correcta según qué tipo de alimentos va haciendo mella en la conciencia social, siendo más precavidos y consecuentes con los alimentos.

En un mundo en el que la rapidez prima sobre todo lo demás, las grandes cadenas de comidas rápidas, comida preparada, precocinada y similares han encontrado un gran nicho en el que poder captar nuevos y hambrientos clientes. Sin embargo, este tipo de comida suele contener un alto índice de grasas nocivas para nuestra salud, algo que se ha estado pasando por alto durante años.

Sin embargo, también hay alimentos socialmente bien vistos que podrían llegar a ser igualmente dañinos a la larga que unas cuantas comidas en un restaurante de “comida basura”, sin estar por ello igual de mal considerados. Es nuestra responsabilidad conocer estos alimentos y consumirlos de forma consecuente.

Los interrogantes acerca del alcohol y los frutos secos
Durante años se haga tenido al alcohol y, más especialmente, a la cerveza, como uno de los principales causantes de un aumento de peso lento pero constante entre aquellos que frecuentan bares con cierta constancia. Lo cierto es que la cerveza, así como el alcohol en términos generales, sí pueden hacernos engordar, pero únicamente si los consumimos de una forma muy por encima de lo recomendado y de forma habitual. Sin embargo, lo que realmente nos produce el aumento de peso comúnmente no es el alcohol, sino esos alimentos en forma de aperitivo con los que solemos acompañarlo (como las patatas fritas industriales).

Los frutos secos siempre se han considerado como un buen “snack” o aperitivo, por sus aportes saludables para nuestro cuerpo, pero debemos saber que según el tipo de fruto seco y la cantidad que ingerimos, sí puede repercutir en nuestro peso. Productos tan habituales como las pipas, también pueden hacernos engordar de forma ligera si no realizamos un consumo responsable de las mismas. Por tanto, ¿es cierto que engordan las pipas? Como con todos los frutos secos, dependerá del tipo de pipas y de su origen, ya que cuanto más natural sea y menos añadidos extra contenga -sal, caramelo, confituras…- mejor será para nuestro organismo.

Por norma general, cuanto menor sea el procesado realizado de forma industrial de un alimento que ingerimos, mejor resultará en términos generales para nuestro cuerpo, puesto que nos aseguramos de que no estamos aportando nada más que lo que se puede obtener directamente del producto natural.

Moderarse es una obligación
Los frutos secos y la cerveza, por tanto, no son malos para la salud, siempre que se consuman de forma responsable. No estamos hablando exclusivamente en términos de alcohol, el cual puede ser excesivamente peligroso si es ingerido en exceso, sino en esas pequeñas actividades que realizamos a lo largo de nuestro día y que, poco a poco, pueden acabar pasando factura en nuestro cuerpo, provocando un aumento en nuestro peso u otras consecuencias más graves. Son muchas las veces que consumimos aperitivos o alcohol como una parte más de la relación social con las personas, pero no debemos dejar que eso sea un obstáculo para poder seguir una dieta que no influya de forma negativa en la salud de nuestro organismo.

Si de verdad queremos mantener el peso o, al menos, no aumentarlo, no es necesario que renunciemos a ninguno de estos alimentos, pero sí que llevemos un cierto control de las cantidades que son recomendables tomar cada determinado periodo de tiempo. Cualquiera de ellos, consumido con moderación y de forma responsable, nos producirá beneficios para nuestro cuerpo, unos beneficios que pasarán a ser efectos negativos si sobrepasamos el límite aconsejado.

Es por eso que estar correctamente informado acerca de la tipología de esos productos que consumimos habitualmente, así como el intentar que su origen y procesado sea lo más natural posible, son las pequeñas acciones que al final acaban contando de forma positiva para mantener un estilo de vida sano y equilibrado.
O mundo de Internet
O mundo de Internet


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania