Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Solitarios: Joyce

viernes, 18 de noviembre de 2016
¿Qué nos dice la mente-carne-alma humana de si misma, qué nos indica en caso de un escritor, qué nos expresa en el caso de Joyce? ¿Todo ser humano es un enigma y un misterio dentro de otro misterio y enigma que es la sociedad, y dentro de la cultura, y dentro de la naturaleza y dentro de las cuestiones metafísicas…? ¿Por qué continuamos enfrentándonos al espejo de nosotros mismos, en las palabras de los grandes escritores de todas las épocas, por qué frente a los escritos de Joyce, especialmente el Ulises? ¿Qué creemos ser, qué somos, qué debemos ser? ¿Qué somos y qué estamos…?

1. James Augustine Aloysius Joyce, Dublin, 1882, Zürich, 1941.
No podemos comentar en unas cientos de palabras sus grandes obras, consideradas como geniales dentro de la aportación literaria mundial al siglo veinte, sean el Ulises, Finnegans Wake, Retrato del artista adolescente, etc...

Pero si podemos y debemos indicar algunos de los aspectos de esa combinación de biografía y producción cultural:

- Al leer-pensar-meditar una gran obra como Ulises, después el ser humano ya no es como antes creía ser. Se le ha revelado y desvelado aspectos de su ser y del ser de los otros que antes jamás habría pensado que existían. Esta es una de las funciones de las artes y de todo saber auténtico y verdadero y verídico.

- En el fondo Ulises es la plena libertad del relato, en definitiva el espejo de la plena libertad de su autor. Quizás Joyce, sin entrar en calificativos de cualidades y de virtudes y desvirtudes es uno los narradores que más libertad han creído tener en su existencia y en sus palabras sobre el papel.

- Ulises es una obra poliédrica, en definitiva, lo que es el ser humano, que dentro de sí tiene como muchas partes intentando formar una unidad, una unidad corporal-mental. Pero además de ello, cada ser humano tiene que enfrentarse o navegar dentro de distintos mares, como distintas cajas chinas, unas dentro de otras, o unas interconectando con otras, sea la sociedad, sea la cultura, sea la naturaleza, sean los temas metafísicos-religiosos.

- Intentar combinar distintos lenguajes, distintos estilos narrativos, distintos tipos de expresión lingüística, sean cultas o sean populares, combinar todos esos temas y estilos y palabras para intentar captar algo de dentro en lo de fuera, algo de lo de fuera en lo de dentro…

- El monólogo interior es simplemente la descripción del ser en su propio ser, o algunos aspectos de ello. En el siglo veinte empezó diríamos el descubrimiento del cerebro-mente-psique humana, empezó utilizando diversos lenguajes y metodologías, sean literarias como en el caso de Joyce-Proust-Musil-Kafka y cientos de autores, sea en las ciencias sociales, sea en las ciencias médicas y psicológicas. Y parece ser que se culminará este siglo XXI con todas las técnicas biomédicas que se están utilizando…

Diríamos que todo acompaña, todo se va enredando, todo se va complejificando hacia un lenguaje más complejo, para intentar describir una realidad más compleja.

¿La gran pregunta es o sería qué será del ser humano cuándo haya descifrado con todo el saber-cultura acumulado, de todos los saberes-especialidades, entre otros las artes lo que es el cerebro humano y lo que hace…? A veces, me pregunto si Joyce pudo ser consciente de esta gran pregunta-cuestión o no era el tiempo para llegar a ella. Que ya nosotros si nos hacemos…

- Entre mediados del siglo diecinueve hasta la mitad del siglo veinte, podríamos decir que “saltaron se revolucionaron todos los saberes humanos”, sean los que denominamos científicos, tecnológicos, artísticos, filosóficos, religiosos-teológicos, etc. Todos y cada uno de ellos, todos en conjunto y cada grupo y cada disciplina de cada grupo. Diríamos que ha habido una explosión de todo y en todo. Desde lo demográfico hasta la interpretación de cualquier cuestión o tema.

Cambio o revolución en todo. Cambio que continua todavía existiendo… Y cambios que no sabemos dónde nos llevarán. Nadie sabe como será la literatura de dentro de cincuenta años, pero tampoco la ciencia, ni la filosofía, ni la sociedad, ni la cultura, ni el mundo…

- En cualquier obra maestra o genial, en esta el Ulises, como en cualquiera están de alguna manera metidos todos los espejos anteriores, es decir, de alguna manera todas las obras maestras y no maestras que durante siglos han ido existiendo, en el propio mar-sociedad de la propia cultura o de otras… Al final, una obra artística, sea el que sea el género o el arte es simplemente una combinación de naturaleza-sociedad-cultura-individuos-autor.

- Cuando un ser humano equis bate un record, sea gimnástico sea de descubrimiento o sea de otro tipo, diríamos que para toda la humanidad marca un límite, o diríamos un límite queda sobrepasado. Ese record no es solo de ese individuo, sino de toda la humanidad, la humanidad de ayer y de hoy y de mañana. Y otro ser humano que venga después llevará ese record un poco más lejos. Eso es lo que todos los seres humanos construimos desde hace dos millones de años, vamos llevando nuestras posibilidades un poco más allá. Se concretiza en unos seres humanos, pero de alguna manera todos somos los creadores de todo y de todos, de lo bueno y de lo menos bueno. Creo que esto es una de las grandes lecciones del Ulises, la vida y la gente corriente y normal y el pueblo a nivel individual y colectivo y social es el que lleva el peso de la historia. Con sus contribuciones va colaborando, sin saberlo o sin quererlo saber o sin que nadie se lo explique en todas las fronteras se vayan alargando, sea en matemáticas, sea en poesía, sea en teología, sea en economía…

- Ulises nos narra esos grises del ser humano, sus grandezas y sus bajezas, sus grandes ideales y sus grandes desideales, sus grandes virtudes y sus grandes desvirtudes, esos colores vivos y esos colores apagados, esos claroscuros…

- Al final Ulises es casi todo y es casi nada, es significante y significado, es la materia y es la forma, es contenido y es continente. Ulises es como un enorme mar en el cual cada vez que te bañas en sus aguas, cada vez que te sientas en su orilla captas algo de ti mismo, algo de fuera de ti mismo en ti mismo.

Pasan los años y nos hacemos la gran pregunta, cómo es que el ser humano es capaz de descubrir-crear-imaginar-inventar estas grandes obras, estas grandes interpretaciones de si mismo. De todo, en definitiva. Estén bien o menos bien, estén mal o menos mal. Cómo el ser humano, en apariencia una cosa tan pequeña es capaz de realizar estas construcciones tecnológicas sean industriales, sean culturales, sean literarias, sean económicas… cómo el ser humano siendo tan débil es tan fuerte, siendo tan poca cosa es tan grande… Quizás al final, tengamos que plantearnos y quizás también aceptar que no solo somos carne-cerebro-psique, quizás tengamos que plantearnos seriamente que quizás tengamos alma inmortal, en las interpretaciones occidentales monoteístas. Y el alma es inmensa o es divina, en lenguaje tradicional y estricto.

2. Para terminar podríamos sintetizar a Ulises con y como nosotros mismos, es decir, no solo lo que pensamos, no solo lo que decimos pensar, no solo lo que hablamos, no solo lo que hacemos, no solo lo que decimos hacer. Es decir, es una combinación de dentro-dentro, de fuera-fuera, de dentro-fuera, de fuera-dentro. Ulises es usted, quizás no en todo, pero si mucho de usted, por eso esta narración-relato-metarelato estará con la humanidad mientras la humanidad sea la misma humanidad esencial que nosotros somos ahora o somos desde hace decenas de milenios…
Caminero, Jmm
Caminero, Jmm


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania