Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

La oportunidad para el Parlamento

miércoles, 02 de noviembre de 2016
En democracia hay tres poderes que, si quieren, pueden ser independientes. Judicial (debería ser autónomo, elegido entre juristas, sin practicar la obediencia debida). Ejecutivo (gobernar para el pueblo soberano, de forma transparente, eficiente y obediente con la demanda social). Legislativo: Legislar es dotar de marco legal, desde la Constitución hasta las normas que regeneran y reforman la vida política en favor de los derechos de la sociedad civil.

Por fin tenemos gobierno. -Tampoco estábamos mal en funciones- Por fin la Cámara Parlamentaria puede verse libre de los dicterios de un Gobierno con una perversa mayoría absoluta. Por fin tendremos la oportunidad para todo el protagonismo de la Cámara dónde reside la voluntad popular. Pero, me preocupa el intento de vetar tal, mediante la interpretación jurídica del T.C. sobre los límites de unos y otros. Ese tufillo propio de la costumbre, que impone normas desde el ejecutivo al legislativo, ahora en nombre de los presupuestos a los que debe dar aquiescencia la troica.

Así, lo que debería preocuparnos no es quienes serán ungidos con ministerios. Lo que debemos exigir es dedicación plena a resolver con solvencia, urgencia y eficiencia, los graves problemas de la Nación. Hoy los pensionistas viven asustados. Hoy los españoles que residen y ejercen su ciudadanía en Cataluña, viven asustados. Hoy los que confiaban en una oferta con partidos políticos que permitan la excelencia de la alternancia, viven asustados. Se ha perdido la confianza en el sistema. Se ha visto que ni la corrupción, ni las injusticias, ni un modelo económico que ha incrementado la pobreza de muchos y la riqueza obscena de una minoría, no ha sido juzgada en las urnas. De ahí que, esta derecha, sin propósito de enmienda vuelva a ejercer el poder, pero peor que antes: se han cargado al viejo partido socialista, han amaestrado a unos jóvenes de curriculum brillante que se postularon como el nuevo centro político para reformas y regeneración. ¿Que nos queda?. ¿La solución está en Podemos?. ¿Es Podemos un representante de la soberanía popular a pesar del "pisto manchego" en que se ha ido concretando?.

Hay que repetirlo hasta la saciedad. Debemos tener claro que lo importante es el Parlamento. Los Ministros que tras su reflexión de puente "Todos los santos o Samaín" haga Rajoy, no nos afecta. A mí me da igual si el piadoso Fernández sigue en algún Ministerio para condecorar santos. Me da igual si los chicos peras de la nueva cara de Génova, tras la entrada de la policía para registrar ordenadores, consiguen ser Ministros. Me da igual si la polémica entre Abogadas del Estado se salda con un vicepresidente económico, que además cambia cargo no logrado en la UE por cartera ministerial al servicio de los intereses de una Europa que está dispuesta a escarmentar al Reino Unido y a todo aquel que se platee eurocabreo.

A mí lo que me importa es, como decíamos antes, ¿qué hay de lo mío?. Por lo de pronto nos advierten desde Bruselas que debemos cinco mil millones de euros. ¿De dónde van a salir?. A mí me preocupa que la crisis del Deutsche Bank, nos vuelva a poner en la trituradora de salvar a la banca con otra inyección de fondos que saldrán del bolsillo de los ciudadanos que viven toreando un sueldo o una pensión.

La renuncia de Sánchez y a continuación tras pasar por el confesionario de Jordi Évole, su peregrinación en busca de los mimbres para refundar un Partido Socialista que no se deje intimidar por los poderes fácticos, me parece muy bien, pero si miro hacia atrás y me sitúo en el Gobierno ZP, si además vuelvo a ver a Pepiño de Palas, dando dicterios sobre lo que hay que hacer con los díscolos que votaron en consonancia con el pensamiento de las bases socialistas, si vuelven las viejas dudas sobre si se puede ser socialista y nacionalista para salvar la crisis en Cataluña, dónde mandan los anarquistas de la CUP, grito aquello de: "¡paren, que me bajo!".

Lo de menos es si hay quince Parlamentarios que han hecho uso de su derecho Constitucional a ejercer su legado popular en coherencia con la circunscripción que les votó, dejando al descubierto la posible ilegalidad de los reglamentos para grupos parlamentarios que establecen mandatos imperativos de disciplina. Lo de menos es si la Presidenta de Andalucía, trata de mandar en la Gestora del PSOE, mientras deshoja de margarita sobre su futuro, evitando fechas de inmediatez para la celebración de un Congreso en el PSOE. Lo de menos es comprobar el éxito de Pablo Iglesias que ya se considera líder de la oposición y por tanto, alternativa al gobierno de Rajoy. Todo lo dicho es la política -¡imbécil!- Pero la política tal como la hemos sufrido no es la solución, ya que forma parte del problema.
Mosquera Mata, Pablo A.
Mosquera Mata, Pablo A.


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania