Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Cómo conseguir una calefacción eficiente

lunes, 24 de octubre de 2016
Opiniones de expertos que te ayudan a conseguir una calefacción eficiente

Para España, mejorar la eficiencia del parqué de los edificios debe ser una prioridad, ya que es uno de los países de la Unión Europea que más energía importa del exterior (un 72,9% según Eurostat). Expertos de Remica, empresa de servicios energéticos, en sintonía con las opiniones y datos aportados por instituciones y organizaciones, señalan que los edificios de viviendas tienen un gran margen de mejora en cuanto a eficiencia energética.

“Cada edificio de viviendas es distinto pero, en general, mejorar el aislamiento térmico y optimizar la eficiencia energética del sistema de calefacción y agua caliente son las actuaciones que más ahorros energéticos pueden proporcionar”, explican desde Remica.

Y recomiendan contactar con un consultor especializado en eficiencia energética para que realice un diagnóstico personalizado y proponga las medidas de ahorro y eficiencia energética (MAEs) que mejor se adapten a cada caso.

Consumo individualizado y calderas eficientes

Las comunidades de propietarios con sistema de calefacción central que renuevan sus viejas calderas por calderas de condensación e individualizan su sistema de calefacción logran, de media, ahorros energéticos anuales superiores al 40%. Así se desprende de un informe realizado por Remica Servicios Energéticos, publicado el pasado mes de abril, elaborado con datos obtenidos por la entidad certificadora independiente TÜV Rheinland durante las dos últimas temporadas de calefacción (2013/14 y 2014/15).

Según las opiniones de la mayoría de expertos, si es necesario cambiar una caldera energéticamente poco eficiente, lo mejor es decantarse por una caldera de condensación. Este tipo de tecnología extrae parte del calor que se pierde en los humos mediante la tecnología de condensación, por lo que pueden lograr ahorros de hasta el 30% en el consumo de energía.

Otra medida importante de ahorro que aconsejan los expertos de Remica es que, en instalaciones de calefacción central, se apueste por la individualización o contabilización individualizada de consumos y la instalación de válvulas termostáticas en los radiadores. De ese modo cada vecino puede regular la calefacción en función de sus necesidades, pagando solo por la energía que consume.

“Mantener la calefacción encendida en una vivienda vacía, porque sus ocupantes están trabajando es un desperdicio energético. Es mejor que cada vecino tenga la capacidad de apagarla cuando la casa vaya a pasar varias horas vacía y que incluso puedan programar su encendido mediante un termostato antes de que lleguen a casa”, aseveran.

En cualquier caso, la instalación de válvulas termostáticas y de sistemas de medición individual del consumo de calefacción deben ser realizados por profesionales cualificados, que lleven a cabo los ajustes necesarios. Un buen ejemplo, es el equilibrado hidráulico de la instalación que asegure el confort de todos los vecinos, para evitar que se produzcan grandes diferencias térmicas entre los pisos más cercanos a la sala de calderas y los más lejanos, un problema común en este tipo de instalaciones.

“Recogemos opiniones sobre Remica, de clientes que han individualizado su calefacción con el objetivo de hacer un seguimiento de cómo está siendo su experiencia. La opinión generalizada es muy positiva. Algunos clientes nos transmiten que antes de instalar válvulas termostáticas y repartidores de costes, cuando la calefacción estaba muy alta y no podían regular sus radiadores, abrían las ventanas, con el consiguiente despilfarro económico. Pero, con el cambio, y al ser cada vecino responsable de lo que paga, la calefacción se utiliza de forma más racional y, además, han mejorado su nivel de confort”, explican.

Mejorar el aislamiento térmico

Ya se trate de una comunidad con calefacción central o con calefacción individual, comprobar la situación del aislamiento térmico del edificio es fundamental para que el calor que se genera no se desperdicie.

Las primeras regulaciones para incluir aislamiento térmico en los edificios de viviendas datan de los ochenta, por lo que muchos edificios anteriores a esa época, especialmente de la década de los sesenta y los setenta tienen un aislamiento deficiente o prácticamente nulo.

“El peor escenario en cuanto a aislamiento lo encontramos en edificios que no tienen ningún tipo de sistema de aislamiento. En estos casos, tras una rehabilitación energética, el ahorro energético puede llegar a ser del 50%”, explican.

Mejorar el aislamiento térmico de los edificios de viviendas es fruto de una triple intervención en la fachada, cubierta (tejado) y ventanas. Además, si algunas de estas medidas afectaran a la fachada exterior, también mejorarían la apariencia externa del edificio. En conjunto, estas medidas pueden llegar a suponer una mejora de dos letras en el certificado energético de las viviendas, lo que contribuye a revalorizar la propiedad.

“Está claro que las medidas de eficiencia energética suponen un ahorro energético considerable para los propietarios de las viviendas, de modo que muchas veces la inversión realizada se amortiza con estos ahorros conseguidos”, destacan los expertos de Remica. Sin embargo, los beneficios van mucho más allá: mejoran el confort de los hogares. Y, al disminuir el consumo de energía, también se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero, causantes de la polución ambiental y el cambio climático.
O mundo de Internet
O mundo de Internet


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania