Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Las cartas del abuelo Pascasio

lunes, 17 de octubre de 2016
Don Hipólito, cien años después.


Muy querida nieta Cristina:

Te quiero felicitar por haber ido a festejar junto a los radicales de ley, los alfonsinistas, el centenario del triunfo en las urnas del gran presidente Irigoyen. Al igual que vos es un descendiente de la emigración que también lleva sangre gallega en sus venas aunque solamente se lo conozca por su apellido paterno vasco.

Ya te tengo comentado que el apellido de don Leandro es Alén, un típico apellido gallego que proviene del latín –ad illinc- es decir, de allá. La madre de Yrigoyen, Marcelina, era la hermana mayor del famoso fundador y líder histórico de la “Union Cívica Radical”. Vos conocés bien lo que significó para la República Argentina la llegada de la clase media al poder en las primeras elecciones con sufragio universal masculino y secreto. A partir de 1916 es cuando se puede decir que el país entra en un camino democrático que irá otorgando más derechos a sus ciudadanos. Mas allá de la muy fea mancha de la “Patagonia Rebelde” hay que recordar a Yrigoyen, entre otros aciertos, por ser el fundador de Yacimientos Petrolíferos Fiscales.

El dramaturgo Carlos Balmaceda en una carta de respuesta a un conocido actor, con apellido tano, que se olvidó de los ideales que movían a los honorables dirigentes radicales cita las palabras de Yrigoyen sobre YPF en 1922: Se reserva, pues, para el estado, en razón de la incorporación de estas minas de petróleo a su dominio privado, el derecho de vigilar toda explotación de esta fuente de riqueza pública, a fin de evitar que el interés particular no la malgaste, que la ignorancia o precipitación la perjudique, o la negligencia o la incapacidad económica la deje improductiva, para lo cual se adoptan en el proyecto disposiciones que fijan y garantizan un mínimo de trabajo y las formas convenientes de realizarlo. Con el mismo concepto se ponen trabas a la posible acción perturbadora de los grandes monopolios”.

A los abuelos emigrantes nos desubica que después de 100 años se haya votado en contra del noble vasco-gallego que puso bajo dominio estatal un recurso energético básico. El progreso vino con la industrialización de un enorme y rico territorio en el que solamente morfaban, bien de bien, los que exportaban toneladas de carne vacuna o de lana para los telares europeos. En serio, Cristina, estamos desfasados. A lo mejor lo fashion es volver a regalar el petróleo y el gas natural para que aumenten sus fortunas los dueños de empresas extranjeras que defienden su puchero, al que llaman neoliberalismo. A lo mejor lo correcto y de buena educación es arreglarse con salarios basura para que don Mauricio pueda disfrutar de un retiro de oro en la costa caribeña de Panamá.

Somos viejos pero nuestras neuronas siguen bastante activas. Queremos entender la verdadera razón de que haya un 51% de ciudadanos con la mente envenenada. Los dirigentes de la UCR se juntan a la mafia macrista y entierran un pasado honroso para engancharse a un grupo empresarial de indecentes que atacan el bienestar colectivo para enriquecerse. ¡Hay que ser desgraciados! Le regalan a don Mauricio un cierto aire de centrismo democrático que fortalece un gobierno de coimeros-evasores que empobrece a millones de ciudadanos en menos de un año de gestión trucha. Son odiadores sin más horizonte que el de sacarte del medio pensando que te ibas a diluir en las nieblas patagónicas. Se equivocaron feo. Vos sos, a pesar de no tener ningún cargo público, la persona con más “auctoritas” en toda la República Argentina.

Me despido. Quiero llegar a tiempo a una pequeña charla íntima -solamente para emigrantes lucenses- del padre del compañero Pérez Prado que era el mozo que le servía el almuerzo a Yrigoyen en el restorán en que laburaba en la Avenida de Mayo. Recibí el cariño del abuelo fonsagradino que encontró la felicidad en la alegre orilla porteña.

Pascasio Fernández Gómez
Suárez Suárez, Manuel
Suárez Suárez, Manuel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania