Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Las cartas del abuelo Pascasio

miércoles, 07 de septiembre de 2016
Clínica Sanitaria del Globo Amarillo. Muy querida nieta Cristina:

Antes de nada te hago llegar mis felicitaciones por la distinción que te acaban de conceder en la Universidad Nacional de Quilmes. A partir de ahora vas a recibir más “Honoris causa” de centros universitarios que reconocen el gran apoyo a la educación pública durante tu gestión de gobierno. El motivo de la carta es la enorme preocupación que tenemos al ver el ataque al patrimonio social del Centro Gallego de Buenos Aires. Por desgracia, estás fuera del escenario político pero seguís manteniendo varias líneas solidarias de actividad que pueden destapar la oscura maniobra macrista para privatizar un hospital que es propiedad de los socios.

No vamos a quedarnos quietos. No queremos ser cómplices de un delito. Vamos a movilizarnos para salvar el sudor de miles de emigrantes que construyeron un hogar colectivo para curar heridas espirituales y físicas en la esquina de Belgrano y Pasco. Lo primero que hicimos fue convocar a dos ex presidentes del Centro Gallego que son viejos amigos. Invitamos a Álvaro y a Eduardo para pedirles su activa colaboración en un momento de alto riesgo para la continuidad del histórico Centro Gallego.

Ellos son los más indicados para intervenir porque son también afiliados de honor a la Agrupación Breogán que es la responsable de la traidora matufia en las recientes elecciones. A continuación te voy a reproducir el texto que leyeron en la reunión. Verás que son gente de arraigadas convicciones que no se pierden en medio de globitos amarillos como les pasó a casi todos los dirigentes de las agrupaciones políticas que de acuerdo con los estatutos sociales son las responsables de proteger el patrimonio social que incluye también el panteón en el cementerio de Chacarita.

Aquí va lo que expresaron: En nuestro doble carácter de afiliados a la Agrupación Breogán y ex presidentes del Centro Gallego en su representación; manifestamos nuestro total rechazo a cualquier acto que no respete las reglas estatutarias. Nuestra honorable agrupación siempre jugó limpio en todas las elecciones. No aceptamos el resultado de la votación porque parte ab initio de un engaño. Si un integrante de la candidatura no tiene la antigüedad exigida no se puede presentar. Si lo hace es nulo el acto electoral y debe de repetirse. Hacemos constar que le retiramos nuestra herencia a la Agrupación Breogán, por tanto deja de pertenecer a la digna estirpe de gallegos que emigraron para sementar honradez allí donde fueren. Lo hacemos con tristeza pero es necesario borrar a unos descendientes que destruyen el nido de los abuelos.

Pondremos toda nuestra emoción gallega en evitar la entrega gratuita del Centro Gallego a un grupo empresarial que lo convertirá en hospital para ricos. Los coimeros, enchastradores, mentirosos y tramposos no son parte de la etnia galaica de esforzados laburadores que llenó la Argentina de espacios de sana vida familiar. Unos ridículos 712 votos no legitiman para emprender el camino de la privatización. Es evidente que el 99% de los votantes fueron engañados. Nadie vota para perder una buena asistencia médica a cambio de tener que pagar una alta cuota mensual en un centro médico que perdió las raíces al pasar a denominarse Clínica Sanitaria del Globo Amarillo. Esperamos que algún nieto o nieta se mueva en las altas esferas judiciales para frenar a los desgraciados que quieren poner su nombre en la página más negra de la historia emigrante en el Río de la Plata.

Me despido. Tengo una invitación que me hizo llegar la entusiasta nieta Verónica para el estreno en el Auditorio Kfraft de una obra teatral en homenaje a las hermanas Fandiño Ricart. Hay que aplaudir la iniciativa de la Asociación Echando Raíces de recordar a dos flores compostelanas (As dúas Marías o Ás dúas en punto) que sufrieron en carne propia el desprecio y el maltrato del régimen dictatorial franquista. Recibí el cariño del viejo emigrante fonsagradino que sigue empujando para que la acogedora tierra argentina recobre pronto su perdida salud.

Pascasio Fernández Gómez
Suárez Suárez, Manuel
Suárez Suárez, Manuel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania