Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Más sobre el 'pulpogate'

jueves, 01 de septiembre de 2016
¿Por qué las casetas el pulpo se puntúan de una forma y las demás adjudicaciones de otra?

Que dice la concejala Carmen Basadre respecto al “pulpogate” que las malvadas normas estatales y europeas le han obligado a que solamente se valore la oferta económica para licitar los puestos del pulpo en las fiestas. Asegura que no le quedó otro remedio, y que lamenta no haber podido hacer nada pero que es lo que hay. La culpa es de Rajoy, entiendo, por tener leyes tan malignas… Un discurso fantástico, si al menos fuera cierto. Puede que ella crea que lo es, pero eso no es menos preocupante.

No sé qué me resulta más descorazonador: que la persona más veterana del gobierno local del Ayuntamiento de Lugo desconozca la normativa de tal manera o que nos pretenda hacer comulgar con ruedas de molino mintiéndonos de una forma tan evidente. Sé que es una acusación grave, pero los hechos no apoyan su desconocimiento sobre las trolas que nos está contando. Y es muy fácil demostrarlo, porque ella misma se contradice.

Además del pliego de condiciones para la adjudicación de las casetas del pulpo, se publicaron diferentes condiciones para la adjudicación de las casetas de Gastroarte, las barracas, los puestos de venta del recinto ferial e incluso el alumbrado. Todos los pliegos contemplan que las empresas que aspiren a la concesión han de demostrar solvencia técnica, es decir, que han de tener experiencia en el tema. Bueno, todos salvo uno. Adivinen cual.

Dice la señora Basadre que la ley obliga a valorar únicamente la oferta económica para las casetas del pulpo, pero de ser así ¿por qué para las barracas se puntúa también la “innovación”? Asegura que la participación tiene que estar abierta a cualquiera tenga o no experiencia en el sector, en ese caso ¿por qué para la licitación de la iluminación se exige a las empresas que acrediten “solvencia técnica” y “experiencia acreditada”? Afirma que no se puede puntuar más que el dinero ofertado, pero eso no aclara por qué para los puestos de Gastroarte sí se puntúa la calidad del producto, que éste sea gallego (se ve que el pulpo de aquí no les parece digno de valorar) o, lo que es más grave, la “participación en ferias” anteriores ¿Eso no es puntuar la experiencia que asegura que es ilegal puntuar?

Es decir, ¿por qué en TODAS las licitaciones que ella misma ha sacado a puja sí se puntúan ese tipo de cosas salvo en una?

A mí me huele mal, qué quieren que les diga. Sobre todo porque, ¡oh casualidad!, hay diferencias sutiles pero muy importantes en temas importantes para la explotación de las concesiones. Mientras a los adjudicatarios de las casetas de gastroarte se les prohíbe explícitamente la subcontratación o la cesión de la licencia, el pliego de las casetas dice simplemente que “A ou o contratista comprométese á prestación do servizo”. Es decir, que pueden hacer lo que les dé la gana con la caseta, y encima ese “compromiso” es relativo porque no hay sanción por renunciar a la concesión.

Ayer en RadioVoz Carmen Basadre reconoció que la empresa que había ganado la adjudicación no podría prestar el servicio y que seguramente era testaferro de otra, cosa que en Gastroarte está prohibida pero en las casetas del pulpo no. ¡Qué cosas! En algunas adjudicaciones se exige que la empresa tenga “capacidad personal y material para prestar el servicio”, pero aquí no... ¿Por qué hay esas diferencias entre unos pliegos y otros?

Tras el artículo de ayer algunos comentarios apuntaban a que estoy defendiendo la postura de los tradicionales hosteleros que obtenían las adjudicaciones. He releído el texto que publiqué y específicamente critiqué su forma de actuar, pero se ve que leemos lo que queremos leer. Yo jamás he defendido el sistema que se venía empleando hasta ahora, pero esto es peor. Antes había un “reparto” entre varios, un “oligopolio”, pero ahora hemos pasado a un monopolio individual (salvo la caseta del Torre de Núñez).

Por otra parte, los comentarios que leo son un “que se jodan los de antes” mal disimulado (en algunos casos ni siquiera se intenta) pero lo curioso del asunto es que aplauden perjudicar a varias empresas lucenses en favor de una única empresa de fuera.

Por cierto, es llamativo que ni la alcaldesa ni la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería hayan abierto la boca. ¿No es un tema relevante?

Como llamativo, volviendo al tema, me parece que los pliegos publicados para las licitaciones sean diferentes según se trate de un tema u otro. Y más cuando está de por medio una empresa como Bruxa Consulting que ha tenido relaciones cuanto menos tirantes con la legalidad. Vamos, como Vendex. Quizás eso sea lo que a algunos les interesa, que se parezca a Vendex. Con Vendex hubo a quien le fue muy bien.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania