Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Sobre la disciplina

miércoles, 31 de agosto de 2016
Se puede definir o describir disciplina como reglas, normas, métodos, conceptos para conseguir un fin o una capacidad. O en otras definiciones las reglas y normas para que un ente colectivo pueda funcionar correctamente y obtenga su finalidad. La autodisciplina tendría un sentido similar pero sería las normas y conceptos y metodología que un individuo realiza consigo mismo para conseguir un fin, por ejemplo, autodisciplina moral, autodisciplina para realizar deporte cada día, autodisciplina para dedicar tres horas al violín o a la música cada tarde. Sé que este es un tema que no agrada a los oídos de nuestra época pero como otros tantos hay que tratar y poner unas reflexiones para que cada uno piense sobre ellos lo que crea conveniente.

1. Vivimos en una época que el concepto de disciplina se minusvalora, se han creado otros conceptos similares, como educación en valores para intentar remediar la realidad, pero debemos aceptar que aquellas persona que a sí mismas se niegan a aplicarse una concepción de disciplina, casi siempre si quieren que las demás lo tengan. O dicho de otro modo, pongamos este término o vocablo o palabra o pongamos otro, las sociedades humanas, necesitan en multitud de entidades una disciplina, y el ser humano, a nivel individual si no se quiere perder a sí mismo en la multitud de necesidades y estímulos existentes, necesita también una autodisciplina.

Por otro lado, sucede que hay personas que en unos temas, en general, llevan una disciplina férrea y muy dura y muy restrictiva, y en cambio en otros, llevan una disciplina muy extensa y muy amplia y muy débil, es decir, en algunas cuestiones o temas una manga muy estrecha y en otras muy anchas.

Agradeceríamos mucho por parte de la sociedad que las distintas ciencias sociales analizarán y con sus metodologías estudiarán este tema y otros que entran dentro de la órbita social, de ese modo, tendríamos un corpus de datos y conocimientos y conceptos basados en el saber empírico, que podríamos contrastar con conocimientos-datos aportados por la filosofía, especialmente por la moral-ética.

2. Es obvio que sin el concepto de disciplina se utilice esta palabra u otra, ningún individuo podría alcanzar fines o metas, ninguna sociedad, ninguna entidad que conforma la sociedad, ningún Estado. Por ello debemos reflexionar sobre estos temas mínimamente:

- Toda disciplina tiene que ser racional, con sentido común, basado en el saber ortodoxo, en la prudencia y aplicado según la edad de los individuos y los fines y metas de cada entidad concreta o de cada individuo.

- No pasarse cuándo se tiene responsabilidades de mando, no pasarse cuándo se tiene responsabilidades de obedecer.

- La persona que sabe mandar con racionalidad y moralidad, es más fácil que obedezca con racionalidad y moralidad.

- El que tenga poder de hacer leyes, porque se lo ha otorgado la soberanía popular, debe no olvidar que crea leyes para el bien común, y no solo por el bien de su ideología, sino para el bien general.

- Se puede uno vengar creando leyes, intentar compensar los traumas sufridos, creando leyes que favorecen a unos colectivos y perjudican claramente a otros. Pero el autor de leyes, porque tiene ese poder, debe pensar siempre en el bien común y general.

- Obedecer a la ley y obedecer a la moral-ética correcta para así de ese modo poder gestionar correctamente las propias responsabilidades.

- Obedecer con racionalidad, ni servidumbre, gestionar o mandar con racionalidad y sin soberbia y sin prepotencia.

- Cada uno ocupa en distintas entidades un lugar, en unos se obedece más y en otros menos, pero en todos estás en una escala, y tienes por encima y por debajo leyes, y casi siempre, por encima y por debajo personas.

- No abuses de tu poder. Siguiendo esta regla se habrían evitado enormes conflictos en las sociedades humanas y en la historia humana.

- Si autocontrolas tus necesidades y tus deseos y tus pasiones y tus emociones y tus palabras y tu lengua posiblemente autocontrolarás de forma correcta tus actos.

- Manda sin violencia, obedece sin violencia y el carro de la vida caminará más fácilmente.

- No tomes al que manda con racionalidad y con moralidad y prudencia como débil o como debilidad, no tomes al que obedece con racionalidad y moralidad y prudencia como débil o debilidad.

- Aquella persona que va pasando por la vida intentando no dejar inquinas, rencores, maledicencias, odios es la persona más sabia y más loable.

- Es triste ver el espectáculo en tantos ámbitos de la sociedad, de personas que van creando nada más que luchas, violencias, inquinas, riñas. Es triste ver que las personas de buena voluntad se tienen que alejar de esas personas para evitar males mayores…

- Tantas veces hemos visto que la persona de buena voluntad, aunque no sea perfecta es tomado como persona con maldad, y en cambio la persona de peor buena voluntad como buena. Es uno de los espectáculos más tristes de la existencia.

- Imponer reglas y normas justas, racionales, verídicas, verdaderas, bondadosas.

- Somos en parte lo que son las reglas y las normas a las que nos atenemos, las que nos imponen, las que creemos en ella, las que obligamos a otros. Por tanto, sean dichas reglas y normas justas, equitativas, verdaderas, bondadosas, útiles, racionales, prudentes, de sentido común, aptas para los fines que se buscan y se desean…

- Puedes que no seas el autócrata o dictador de una sociedad o de un Estado pero puedes serlo a niveles inferiores, en tu familia, en tu trabajo, en y con los amigos…

- Criticamos lo que no queremos aceptar, pero eso mismo lo imponemos a otros.

- No desobedezcas a lo que tienes que obedecer y es moral y es justo y es racional y es conveniente y es bueno.

- Sin las normas y reglas la sociedad se hundiría en la catástrofe, o una entidad, por ejemplo, cualquier entidad de la sociedad, incluida la familia.

- Si estas en una sociedad bajo un Estado tienes que obedecer las normas que salen de esa sociedad y de ese Estado, y más si es una sociedad y un Estado democrático.

- No hagas o trates al otro, lo que no desearías que te hicieran a ti y te tratarán a ti, en las mismas condiciones y circunstancias…

- Permite al otro que esté equivocado, que se equivoque, permite al otro se equivoque si no hay una regla legal que le obligue a no hacer o hacer tal o cual cosa o a creer o no creer tal cosa.

- Hay demasiados que son muy liberales en Europa y muy poco liberales en las sociedades fuera de Europa.

- Nunca del más débil te aproveches, nunca del más vulnerable te aproveches, utilizando el poder que tienes, utilizando las reglas o las normas para tu beneficio. No te aproveches de ningún modo de la persona que está en un grado mayor de debilidad, vulnerabilidad, inferioridad. Porque no olvides que la otra persona es una persona y las normas están hechas para servir a las personas, no para explotarlas, ni esclavizarlas, ni ningunearlas, ni menospreciarlas, ni despreciarlas, sino para servir para todo y para todos, servir para el bien común y general.

3. Para terminar diríamos que un pueblo o un colectivo o una entidad o un individuo sin una disciplina y autodisciplina correcta, a nivel moral, de un saber ortodoxo, prudente, eficiente, racional se pierde a sí mismo, será cuestión de tiempo, pero tarde o temprano caerá en un abismo de mayor o menor grado.
Caminero, Jmm
Caminero, Jmm


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania