Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Entre la estabilidad de Rajoy y el veto

martes, 26 de julio de 2016
¡Que vienen los del frente popular!. Fue la perversa herramienta de la vieja derechona española para que un país demográficamente envejecido, tuviera miedo a la democrática alternancia en el poder. ¡Nos quieren implantar un gobierno como el de Venezuela!. Fue la perversa comparación que vendieron a través de los medios de comunicación de masas; buena prueba de ello es que, al día siguiente-27.J- dejaron de hablar de tal República Boliviana. ¡Si no hay gobierno, no habrá presupuestos del Estado y lo pagarán los bolsillo de pensionistas y funcionarios!. El coctel de falacias para súbditos incultos y manejables, está servido...

¿ Cómo se evita el diluvio?. Votando lo necesario para que Rajoy vuelva a gobernar. Y es que el de Compostela sólo concibe como estabilidad gubernamental, la que presida su señoría entre el puro, el MARCA y los paseos por la playa del Silgar en Sanxenxo. Algunos que podríamos ser calificados entre 1936 y 1939 como de la "cáscara amarga", sostenemos en el marco de nuestras libertades que, España y su Estado Constitucional, necesitan cambios para promover reformas del cuerpo legislativo y regeneración de la vida pública para poner fin al estado de la corrupción.

Hasta los burgueses de la derecha nacional catalana supieron obligar al ex honorable Mas para que dejara paso a otro presidente de la Generalidad, y así conformar gobierno antes que disolución del Parlamento. Pero, en la sede de la calle Génova en Madrid, está prohibido buscar soluciones que no pasen por lealtad inquebrantable al régimen. Y digo régimen -como el del denostado Maduro- porque sólo en tal contexto puede explicarse la cerrazón de mantenerla y no enmendarla, incluso con muchas posibilidades de presencia ante S.M. para decirle al Jefe del Estado, ¡no es posible la investidura!.

A partir de ahí, se vuelven a repartir las culpas. Los de Cs por negarse a votar un sí de lealtad inquebrantable a la política con tres ejes: recortes, adhesión a Bruselas, modelos económico y laboral a gusto de la cúpula empresarial. Los del PSOE por negarse a la abstención que por el bien de España -¿Qué España?- se hace imprescindible, haciendo borrón y cuenta nueva-vieja para seguir haciendo más de lo mismo, y sobre todo, olvidando comisiones de investigación que "desestabilizan" el ambiente dónde se cambian cromos: financiación por obras públicas con mordidas. Al final sólo queda ponerse de acuerdo con "los enemigos de la unidad patria". Al PNV le basta con apoyos para las próximas elecciones vascas, defender en Bruselas por privilegios del Concierto Económico y nuevos gestos con los presos de ETA. Al partido democrático de Cataluña, le basta con más dinero, menos presión judicial, más autogobierno para seguir el camino hacia la independencia, sólo que dentro de la U.E. y con unos plazos más largos, y así esperando a que vuelva el seny al ciudadano catalán.
Pero, ¿no hay nadie en el PP que sea consciente del rechazo al estilo Rajoy y su camarilla?. ¿Cuál es la postura de la vice presidenta?. ¿Sólo existe el recambio de los Maroto, Alonso, Casado, etc., es decir, chicos pijos del barrio de Salamanca, que obedecen a la Secretaria General, De Cospedal, más quemada que la pipa de un indio, o al incombustible-campeón- Javier Arenas?.

A los únicos que adivino incómodos son: El Ministro de Exteriores, que por ser culto debe estar deseando marcharse. Otro tanto le pasa a De Guindos, pero aquí es por una cita a través de puerta giratoria, hacia otros lares de la Europa de mercaderes, lejos del incómodo Montoro. ¡Ah, y no se lo pierdan!. Al catolicísimo Ministro del Interior, le aguarda la embajada en la Santa Sede... Ora pro nobis.

Deberían explicar que cuando no se aprueban los presupuestos, automáticamente se prorrogan los anteriores. Deberían explicar que quien legisla no es el Gobierno, es el Parlamento, es decir, que aunque haya Gobierno en Funciones, la Cámara Legislativa no está en funciones y puede legislar mediante proposiciones de Ley, que de aprobarse, el Gobierno de interinos tiene la obligación de aplicar.

Por cierto, que miedo les ha entrado, de repente, con la posibilidad de un Jefe del Estado dispuesto a exigir una salida que pasa incuestionablemente por el partido más votado. ¿Se les ha olvidado la matraca que han dado con los "derechos" de la lista más votada?. ¿Y los deberes?.

Voy a cambiar el orden del título con el que comencé mi artículo. Si vencemos las causas del veto puede hacerse la estabilidad, aunque se aleje del modelo dictado por la rancia derecha.
Mosquera Mata, Pablo A.
Mosquera Mata, Pablo A.


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania