Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

La historia: Monte Medulio

jueves, 21 de julio de 2016
Los Romanos se presentaron en Galicia en el 137 a.c. con Décimo Xunio Bruto y en el 60 a.C., con Julio César.

En el Siglo I, mandaba en el mundo occidental el romano Cayo Octavio Coepio (63 a.C. al 14 d.C.), tomó como nombre de Emperador el de Cayo Julio César Octaviano Augusto, más conocido por Emperador César Augusto. El Senado Romano le exigió doblegar a los Indígenas de Gallaecia.

En el año 26 (a.C.) se presenta con sus Legiones I Augusta, II Augusta, IV Macedónica, IX Hispaniensis y XX Valeria Vixtrix, V Alandae, VI Victrix, X Gémina, Cohors IV Equitata Thracum, Ala Augusta, Ala Parthorum, Cohors IV Gallorum.

A pesar de su potencial el propio Emperador corrió peligro de muerte, no solo por los ataques indígenas, un rayo mató a uno de los siervos que lo portaba a hombros. Los romanos ponían precio a la cabeza de los Caudillos Indígenas y éstos dejaban el poder a sus hijos y se presentaban ante el Emperador a cobrar la recompensa. No podía creerselo. Contrajo unas fiebres y se retiró dejando en el Mando a Antistio y sus hijos adoptivos Tiberio y Marcelo. Después de la victoria sobre los Indígenas a los que rodearon en las montañas con un gran foso circular de unos 30 kilómetros, en el Monte Medulio. Llegan los momentos de la Esclavitud en que son llevados fuera de su Tierra a otros lugares de Hispania y del Imperio sometidos a un trato despiadado. Los que se quedan son esclavizados en las explotaciones de Oro de la zona: "A TOCA", "TURUBIO" entre otras.

En el año 19 (a.C.), aquellos esclavos llevados lejos de su Tierra, se sublevan contra los amos matándolos y regresan con los suyos, Fortifican algunos Castros y se sublevan contra los Romanos, consiguen inesperados éxitos, entre otros vencen a la Legión I Augusta a la que arrebatan varios Estandartes, como el Águila que representa al Senado y Pueblo de Roma (SPQR); (se encontró una en el Monte Cido).

Entre los Romanos cunde el desánimo, la desmoralización, no obedecen a sus jefes. Llega Marco Vipasanio Agrippa, yerno de Augusto un gran estratega. Agrippa y el Legado Silio Nerva impone duros castigos a los legionarios para recuperar la disciplina, inmediatamente ataca a los indígenas que se atrincheran en el Monte Cido (OCCIDO = exterminio), los que van siendo hechos prisioneros son Crucificados en el Monte Vitoreira (enfrente del Cido), para desanimar a los sublevados. Los indígenas crucificados animan con Cantos de Victoria a los que aún resisten, como último desafío a los Romanos, aquellos responden imitándolos, las montañas repiten el eco de sus cantos como si fuera un temible ejército que se aproxíma, aumentan los recelos de los legionarios.

Agrippa toma y arrasa varios Castros próximos. Pronto los Indígenas se dan cuenta de que su resistencia es desesperada pero tienen claro sus ideales "Morir Como Hombres Libres, Antes Que Volver a la Esclavitud Romana"

A pesar de los éxitos, la Resistencia llega a su fin, los Indígenas preparan Banquetes de Despedida en los que no falta la pócima de veneno del Tejo. Estrabón nos cuenta algunas de las atrocidades de aquella Campaña: Los romanos les cortaban las manos a los indígenas al tomar los Castros; Madres que asesinan a sus hijos y se suicidan para evitar el cautiverio; Prisioneros que asesinan a sus compañeros antes de suicidarse ellos; un joven prisionero que aprovecha la embriaguez de los guardianes para tirarse a la hoguera, abrasándose sin queja alguna; padres que piden a los hijos que están libres, que los maten a ellos a sus madres y hermanos prisioneros y luego se mate él también...

... porque "No Han Nacido Para Ser Esclavos".
Lorenzo Sueiro, Santiago
Lorenzo Sueiro, Santiago


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania