Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Síndrome: Blancanieves

viernes, 08 de julio de 2016
Todo el mundo conoce este cuento en la versión de los hermanos Grimm, ¿pero qué nos dice de la naturaleza individual humana? ¿Qué nos dice de las relaciones familiares? ¿Qué nos dicen de los hijos o hijas que eran del primer matrimonio y el padre o la madre se volvían a casar por segunda o tercera vez, cuándo era muy frecuente durante siglos, que algún progenitor falleciese por multitud de enfermedades y causas? ¿Qué nos dicen del corazón humano al presente? ¿Se puede estar dando este fenómeno actualmente, porque un progenitor fallezca, por el divorcio de los padres, por un nuevo casamiento, por una nueva pareja con papeles o sin ellos…?

Los grandes cuentos que perduran durante siglos, pueden tener una base histórica y real que puede venir desde la noche de los tiempos, y puede haberse ido desarrollando y evolucionando y concretizando hasta que llega diríamos al papel impreso. En este caso de la versión de los hermanos Grimm. Y después se va modificando una y otra vez.

Como pensaba Freud los cuentos populares, los mitos y las historias bíblicas y religiosas de todos los tiempos dicen mucho del alma humana, mucho del inconsciente del ser humano, mucho de lo que somos por dentro y por fuera, mucho de lo que vamos camuflando o escondiendo o solapando:

Aunque algunos historiadores indican que esta historia podría tener una base en María Sofía Margaretha Catharina, nacida en 1728 en Lohr am Main. O una segunda versión de una princesa de nombre también Margarethe que parece ser que tuvo un romance con el rey Felipe II de España. No cabe duda que esta historia nos narra unos hechos, reales y simbólicos que se han podido estar produciendo durante siglos y milenios en la historia de los seres humanos, y que diríamos se siguen produciendo cambiando de escenarios según las circunstancias, y que también se pueden estar produciendo ahora en estos momentos, en todas las culturas y civilizaciones:

- Se indica que los siete enanitos podrían tener una representación mental-moral, ser un símbolo que representa a los niños pobres que trabajaban en las minas, ni siquiera en el campo.

- Como todo relato o cuento que posiblemente ha permanecido en la mente popular durante siglos y ha ido transformándose está indicando con una metáfora-símbolo multitud de realidades diferentes, sobretodo los misterios-enigmas que suceden en los senos familiares, temas que apenas se analizan a lo largo de la historia por discreción y quedan ocultos, ayer y hoy, porque debemos aceptar que en las familias nucleares y amplias (formado por varios hermanos y sus conyugues) suceden actos y palabras y pensamientos y deseos que pueden ser muy buenos, pero también muy malos. Y también se tapan por vergüenza, por discreción, por dependencias afectivas, por relaciones muy profundas de amor-amistad sana entre los miembros de la familia, por sentirse querido de los propios padres o hermanos y no admitir no ser querido, aunque lo haya sido de forma limitada, por mil otras razones…

En el contexto de una enorme crisis familiar que Occidente está sufriendo, deberían este cuento y otros, ser la base para analizar de verdad de la realidad familiar, lo que sucede de mucho bueno, inmensamente bueno en las familias, pero también lo que sucede, muchas veces, de malo y de maldad en las familias…, así se evitarían muchos sufrimientos, así se evitarían muchos traumas, así se evitarían muchas enfermedades, y sobretodo que la rueda del sufrimiento continuase evolucionando en las siguientes generaciones, como nos diría Buda.

- Siempre ha escasez de algo, sea de comida o sean de tierras, sean de amor o sean de dinero para dar estudios a los hijos, por lo cual, de alguna forma o manera los hijos del primer matrimonio en muchos contextos sobran. Nos guste o disguste…

Podemos llenar la historia de que es una bruja la segunda esposa o un brujo el segundo marido. Pero en el fondo lo que sobra-estorba son siempre la escasez, sean de tierras, sean de comida, sea de suficiente amor o afecto que cada uno tiene o quiere dar, sea que les recuerde al primer marido o primera esposa de su actual conyugue, sea la limitación humana a nivel moral o psicológico, sea el mal moral grave o leve, sea…

Pero esta historia es la realidad de un fenómeno que se produce, ya que un cuento es un relato-símbolo-metáfora que simboliza multitud de cosas y de casos posibles: porque pueden sobrar parte de una familia, o dicho de otra manera de un hermano y su familia nuclear, o en segundo lugar, una familia formada por los abuelos y varios hijos, pueden sobrarles un hijo o hija y sus descendientes, y se favorece claramente a los otros… Esta variedad también sucede… pisando a esa rama de la familia, pueden estar pisando y pisando, hasta que esa rama de esa familia se tiene que marchar o alejar para evitar sufrimientos y problemas posteriores y mayores…

El drama de las familias amplias, formadas por varios núcleos familiares en torno a un tronco familiar, es que puede suceder, que a una rama se le hayan cercenado derechos y se le haya cercenado amor familiar, y el drama es que casi nunca se escucha a las dos o tres partes, porque en un juicio lo mínimo que hay que hacer es oír a todas las partes, y demasiadas veces, en una familia, a la persona de más bondad y de mejor buena voluntad, se le tiene como el más malo, y viceversa, fenómeno que sucede en otros núcleos sociales, donde el afecto y la relación impera, en la escuela, en los lugares de trabajo, en ámbitos nucleares de convivencia como pequeños pueblos, asociaciones de todo tipo…

- La cuestión es que lo que sucede en la familia, por multitud de razones afectivas y conceptuales, siempre se tapa en la discreción, porque a nadie le gusta narrar sus secretos o lo que le pasa, por vergüenza, por amor familiar y a los progenitores y a los hermanos, por esperanza y esperar que cambien y modifiquen la conducta, y por mil lazos inconscientes y conscientes que se producen, etc. Cuánto bien harían si un conjunto de investigadores de ciencias sociales y de todas las especialidades que analizasen este fenómeno y este problema… en todas las vertientes, económicas, sociales, afectivas, culturales, conceptuales, etc.

Puede darse que un hermano no quiera al otro, de un cuñado a otro, de un progenitor a los hijos primeros de su segundo o tercer conyugue…

El problema de base del amor en la familia, en todos los tipos de amor, sea el conyugal, sea el de padres e hijos, o el de hijos o hermanos entre sí, o entre cuñados, etc. que es muy difícil poner una cifra… decir “que un padre no quiere a un hijo es muy difícil de demostrar, porque no se produce generalmente de forma pura, también quieren los padres no buenos a sus hijos, o al revés que un hijo no quiera a un padre, no se produce en estado puro, también el hijo peor quiere de alguna manera al padre…”.

Pero si ponemos una escala del cero al diez, entonces si decimos o pensamos, que un hijo quiere al padre a nivel de tres, que es insuficiente, o un padre quiere a un hijo a nivel de tres sobre diez, entonces la cosa se aclara… ¿porque puede ese padre querer al resto de hijos a nivel de cinco o seis, pero a uno a nivel de tres…?

Y para terminar, nos guste o disguste, no es esto lo que sucede, cuántos pediatras, cuántos psicólogos, cuántos psiquiatras, cuántos sacerdotes dicen en circuitos cerrados y privados, cuántos hijos venidos, pero no queridos o no deseados, o no queridos o no deseados lo suficiente… La cuestión es que esta relación se puede dar en todo el ámbito familiar, en todas las formas y maneras y relaciones, entre padres e hijos, hijos y padres, nueras y yernos, suegros y suegras, hermanos políticos, etc...

Podemos continuar negando este fenómeno, que ciertamente no se produce en todas las familias, ni del mismo modo, pero podemos continuar camuflando este fenómeno y escondiéndolo en los cuentos populares o en algunas películas, pero desearíamos que los científicos sociales estudiasen este fenómeno y otros similares y nos presentasen sus conclusiones y sus cifras y sus estudios. Por el bien de la humanidad, por el bien de la sociedad, por el bien de todos y cada uno de los individuos. Como todo fenómeno social y humano, no se producirá en todos los hogares y familias amplias, nucleares o no nucleares, pero quizás nos llevemos una sorpresa, quizás en más de las que pensamos…

¡¿Cuántos matrimonios de hijos están destrozados por estas razones o motivos!? ¿Se ha estudiado hasta la saciedad las justicias e injusticias y bienes y males a nivel social, económico, político, por estratos sociales pero por qué no se estudia todo lo bueno y todo lo menos bueno que se puede producir en los senos familiares…? ¿Hay millones de familias en estos momentos en el mundo, habrá habido miles de millones de familias a lo largo de la historia, cuánto bien y justicia y amor habrá habido, pero cuánto desaliento, injusticia, sufrimiento habrá habido también?, ¿no merecen los seres humanos abordar este ámbito de estudio y de la realidad…?
Caminero, Jmm
Caminero, Jmm


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania