Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Cofradía y Festividad de S. Eufrasio en Val do Mao (Incio) (I)

jueves, 07 de diciembre de 2006
PUBLICACIÓN: Revista Lucensia, nº 2, Lugo, 1991, páxs. 111-123.

I.-LA COFRADIA DE S.EUFRASIO (O Incio)
Las cofradías son asociaciones eclesiásticas cuyo fin es aumentar el culto público. Reciben su nombre o título de los misterios de la religión cristiana, de las fiestas del Señor, de la Virgen, de los Santos o del fin de la asociación. Las cofradías en Galicia ya tenían vigencia en los siglos XII y XIII. A este respecto el código dado por D.Alfonso X a la tierra de Santiago en el año 1.252, dice entre otras cuestiones: "Otrossi mando que non fagan confradías, nin iures males nin ningures malos ayuntamientos, que sean a danno de la terra e a mengua do mio sennorio, sino para dar a comer a pobres, o para luminaria, o para soterrar muertos" (1). A través de este documento podemos apreciar la admisión de cofradías que tendrían como fines esenciales dar de comer a los pobres, iluminación del culto, y enterrar a los muertos. Las cofradías pueden estar establecidas en iglesias o en oratorios públicos; éstas ocupan dentro de las iglesias un altar determinado o capilla.

La Cofradía de S.Eufrasio está ubicada en la parroquia de Sta.María do Val de Mao (Incio). Fue fundada hace varios siglos. En el año 1.678 la cofradía tenía 150 cofrades que pagaban de cuota anual cinco cuartos.

Los nuevos estatutos o constituciones serían firmados por el prior y cura de dicha parroquia, Fray Mauro Gómez, por dos cofrades -Diego Monteyro y Xan González- y aprobados y firmados por el citado abad de Samos, D.Mauro Añel, el 13 de Enero de 1681.

Según las constituciones de la nueva cofradía de S.Eufrasio, ésta tenía una influencia extra-parroquial, ya que podían pertenecer a la misma feligreses de otras parroquias, tanto mujeres como hombres, que pagaban de cuota de entrada 20 maravedíes, y otros veinte todos los años en el día de la Ascensión."Ordenamos que puedan entrar en esta dicha cofradía todas las personas que quisieran, de cualquier estado que sean, pagando el día que se escribieran por cofrades, veynte mrs,....y todos los años en un día señalado, que sería el de la Ascensión de Ntro.Señor, los mismos veynte mrs." (Constitucion 1ª).

La fiesta de la cofradía se celebraba el día de la Ascensión del Señor, debido a la gran afluencia de devotos que acudían el día propio de la festividad del Santo."...que es el día que ha parecido señalar para la fiesta principal desta Cofradía, por estar el de la fiesta del Santo ocupado con el bullicio de la feria" (Constitución 2ª).

Esta cofradía celebraba una serie de cultos religiosos en el transcurso del año, a saber:
1º.- En el día de la Ascensión se celebraban varias misas rezadas y una misa cantada, concelebrada por varios sacerdotes, cuyo numero variaba según las disponibilidades económicas de la cofradía. Al acabar la misa cantada se celebraba una procesión por el recinto eclesial, en la que salía la imagen de S.Eufrasio, acompañada de los sacerdotes concelebrantes y de los cofrades que llevaban velas encendidas. Al rematar la procesión se cantaba un responso por los cofrades difuntos."Ordenamos que dicho día de la Ascensión se diga la misa del día cantada.....y después de ella se ordenare una procesión por el campo y cabildo de la Iglesia, llevando...la imagen del glorioso S.Eufrasio y todos los cofrades velas encendidas. Y acabada la procesión, se cantare un Responso por los cofrades difuntos" (Constitución 4ª). "...que para dicho día de la Ascensión se llame suficiente número de sacerdotes para oficiar la misa y asistir en la procesión, pero tal que no sea graboso a la Cofradía en el número de pitanzas" (Constitución 3ª).
2º.- Todos los cuartos domingos de cada mes se celebraba una misa, después de la cual salía una procesión con la imagen del Santo, en la que participaban todos los cofrades con velas encendidas. Al acabar la procesión se cantaba un responso por los cofrades difuntos. "...que todos los Domingos quartos de cada mes, despues de la misa se haga una procesión por los claustros, o cabildo, y con ella se lleve la imagen del Santo, y todos los cofrades velas encendidas, y acabada la procesión se cantare un Responso por los Cofrades difuntos...." (Constitución 5ª).
3º.- Cuando moría un cofrade, la cofradía le honraba con una misa en el caso de que tuviese fondos."Y teniendo posibilidad la cofradía, se le dirá, a su costa, una misa.."(Constitución 6ª).
Todas estas misas se ofrecían por el bien espiritual y temporal de todos sus cofrades, así como por las almas de los cofrades difuntos."Y así estas misas de los quartos domingos, como la cantada el día de la Ascensión y las demás rezadas de aquel día.....ofrecemos....por el bien espiritual de todos sus cofrades y también por el temporal, y juntamente por las ánimas de los cofrades difuntos" (Constitución 5ª).
4º.- Cuando moría un cofrade, la cofradía daba doce velas para su entierro, y otras tantas para el día del novenario y cabodaño, que permanecían encendidas en el altar y sepultura mientras se llevaban a cabo los cultos funerarios. "Y para su entierro ha de dar la cofradía doce velas, y otras tantas para el día del nouenario y cabodeaño, las quales se pondran en el altar y sepultura encendidas, mientas se cantare vigilia, misa y Responso" (Constitución 7ª).

En la cofradía apreciamos como está latente la "idea de la muerte", reflejada en los responsos que se dicen después de las procesiones que tienen lugar; en las misas de ofrenda; y finalmente en la cera que se entrega a los familiares del cofrade fallecido para utilizarla en los distintos rituales funerarios. Esta idea de la muerte sigue latente en la actualidad en muchas cofradías, en las que la cera ocupa su principal función.

Dentro de la cofradía una de las figuras más relevantes era la del mayordomo que tenía que ser elegido el primer domingo después de la Ascensión o el siguiente por el mayordomo saliente, por el cura de la parroquiay otros dos cofrades de buena conciencia. Su elección se hacía de entre los vecinos de la parroquia, debiendo aceptar dicho oficio, bajo pena de que, aparte de realizar el oficio encomendado, se le quitase una libra de cera para la cofradía."Y al dicho Mayordomo así elegido le obligamos desde luego a que acete dicho oficio sin que pueda, ni le valga el querer escusarse, pena de que, además de su obligado a hacer dicho oficio, como se le manda, pague y se le saque con efecto una libra de cera, que aplicamos para la Cofradía" (Constitución 8ª). El Mayordomo tenía asignado una serie de obligaciones, a saber:
1º.- Cobrar las entradas y limosna anual, que pagaban los cofrades.
2º.- Pedir todos los domingos en la Iglesia.
3º.- Pagar las misas, que se decían por la cofradía."...se dara a los sacerdotes que hubiesen asistido llamados del Mayordomo....un desayuno y la pitanza de las misas, que será por la cantada quatro Rs. y un quartillo, y por cada una de las rezadas, tres" (Constitución 4ª).
4º.- Comprar la cera necesaria para funciones de la cofradía, así como pesarla en el momento de su salida para alguna función y posterior entrada, con el objeto de evitar todo engaño."...en presencia de los cuales se pesare dicha cera antes y después de cada una de las funciones, a que saliese... y se evite todo fraude..." (Constitución 9ª).
5º.- Avisar al sacerdote de la parroquia del fallecimiento de cualquier cofrade.
6º.- Dar cuenta de su labor al final de cada año al mayordomo entrante, al sacerdote de la parroquia y a dos cofrades designados por el sacerdote en relación a su capacidad intelectual.

Todas estas obligaciones las realizaba el mayordomo sin recibir a cambio ninguna retribución económica, excepto cuando tenía que llevar la cera a feligresías fuera del Val de Mao, en cuyo caso los familiares del difunto tenían la obligación de darle la comida o un real.

Por su parte los cofrades debían cumplir con una serie de obligaciones emanadas de los estatutos de la cofradía.
1º.- Debían confesarse y comulgar el domingo de la Ascensión. "...han de procurar confesarse y comulgar todos los cofrades aquel día para asistir a la misa y procesión con la disposición debida" (Constitución 2ª).
2º.- Debían rezar un rosario cuando muriese algún cofrade."Y todos los cofrades tendran obligación a rezar cada uno un rosario entero por el anima del difunto" (Constitución 6ª).
3º.- Pagar la cuota de la cofradía.
4º.- Asistir a los funerales de otros cofrades.

Estas obligaciones tenían que ser cumplidas, ya que aquellos que las incumpliesen tendrían que pagar una multa que nunca podría exceder de una libra de cera.

Por otra parte el 6 de Mayo de 1953, y coincidiendo con el auge de devoción a la Virgen de Fátima, el Obispo de la diócesis de Lugo, Excmo. Sr. Balanza y Navarro, aprueba los nuevos Estatutos de la Cofradía de la Santísima Virgen del Rosario de Fátima y de S.Eufrasio.

La nueva cofradía es regida por una Junta directiva, presidida por un director, nombrado por el obispo de la diócesis; un secretario; un mayordomo y siete vocales.

El Director tiene como funciones: convocar y presidir las reuniones que estime convenientes; supervisar el libro de cuentas, así como el de bajas y altas de cofrades; disponer todo lo relacionado con los cultos que lleva a cabo la cofradía, que se centran en la solemne novena anual a S.Eufrasio, en los oficios religiosos que tienen lugar en su honor los días 15 y 16 de mayo y en la solemnidad con que se debe llevar a cabo los meses de mayo y octubre en honor de la Virgen del Rosario de Fátima.

El Mayordomo es el encargado de cobrar las cuotas anuales de los cofrades, que oscilan de 5 a 15 ptas., según la edad de los mismos., más dos ptas. a mayores; asistir a los cultos de la novena, así como a los de los días 15 y 16 de mayo; satisfacer los gastos de la cofradía etc... Por sus servicios la Junta podrá acordar darle una retribución anual.

Los siete vocales, que representan a cada uno de los lugares de la parroquia, tienen como misión fomentar y propagar entre sus vecinos la devoción a la Stma.Virgen de Ftima, estimular la asistencia a los cultos de la cofradía, revisar los libros de cuentas de la cofradía y hacer la cuestación popular para sufragar los gastos de la fiesta profana.

Finalmente los cofrades tienen derecho a recibir una medalla de la cofradía, previa bendición y a que se celebren, a su muerte, tres misas reglamentarias con un responso. En contraposición tienen el deber moral de asistir a las solemnes fiestas de los días 15 y 16 de mayo, dedicadas a S.Eufrasio y a la Stma.Virgen del Rosario de Fátima y a confesarse y comulgar en el santuario una vez al año.

BIBLIOGRAFÍA
1.- LÓPEZ FERREIRO, Antonio. "Los Fueros Municipales de Santiago y su tierra", t.I, Santiago, 1.985, pg.359.
Blanco Prado, José Manuel
Blanco Prado, José Manuel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania