Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

En la esquina montevideana

lunes, 25 de abril de 2016
En la esquina montevideana
(Un muy ligero mecánico dental)

La barra del “Rover” anda preocupada por la climatología adversa que está golpeando al país. El fortísimo tornado que afectó a la ciudad de Dolores dejó sin casa a Dino, el autor de la genial “Milonga de pelo largo”. Los muchachos también comentan sobre el montevideano Ernesto Colman. No se pueden creer que un mecánico dental tenga una fortuna de más de 500 millones de euros.

FLACO: Bueno, la verdad es que nunca se puede estar tranquilo. Venimos de un verano extraordinario en relación a la gran afluencia de turistas extranjeros. Quiero decir que entró mucha guita para poder pasar el invierno sin restricciones. Sin olvidarme de la inauguración de la gran obra de nuestro estadio carbonero “Campeón del Siglo” que debemos incluir en la buena marcha del país bajo la batuta del presidente Tabaré. Pero el tiempo nos quiere amargar con inundaciones y un tornado desastroso.

POCHO: Tenés razón. Me parece que los soretes blancolorados se confabularon con un chamán coimero para deteriorar la positiva imagen internacional que tiene nuestro ético gobierno frenteamplista. No se rían. Lo digo en serio. Están enloquecidos al comprobar que cada año que pasa pierden simpatizantes y así se distancian del triunfo en las urnas. Acaban de perder unos miles de votos con la matufia de las cuentas panameñas. Hay votantes suyos que no se chupan el dedo a pesar de que el dúo “País & Observador” ponga su velo protector encima de los defraudadores.

TANO: No creo en maldiciones aunque es cierto que los partidos tradicionales se aprovechan de cualquier desgracia para inculpar al “Frente Amplio”. Son hipócritas y manipuladores pero son débiles. Les falla el motor que los mueve. Sin una gota de sangre de patriotismo en su cuerpo es imposible que recuperen el poder. Siguen repitiendo insensateces y las típicas frases infantiles sin contenido ideológico. No van a ningún lado. La sociedad uruguaya cambió cuando asumió que la tenían secuestrada con el cuentito barato de que somos unos vivos bárbaros porque la fertilidad de nuestros campos nos permite vivir sin laburar.

DON JOSÉ: Creo, botijas, que no debemos de confiarnos. La oposición cuenta con recursos para minimizar los logros del gobierno y magnificar los errores. Es cierto que están calientes pero no son giles. ¡Ojo! Los capos blancolorados no son nabos. Son defraudadores pero te la envuelven en la falsa justificación de que no mantienen vagos con sus impuestos. Hablando del tornado en Dolores, me duele en el alma que el querido “Dino Montevideo Blues” se haya quedado en la calle. Tengo la certeza de que es algo transitorio ya que nuestra solidaridad le ayudará a levantar nuevas paredes en su ahora destruido hogar. Su “Milonga de pelo largo” estará siempre con nosotros porque no hay tornado que pueda borrar lo que se graba en el corazón.

FLACO: Me gustaría pasar al tema del millonario Ernesto Colman Mena. Espero me ayuden a entender que falló en la actuación de un montevideano que de emigrante en Buenos Aires pasó a tener una fortuna, en España, estimada en más de 500 millones de euros. Me dejó en fuera de juego. En muy pocos años y partiendo de cero se convirtió en el uruguayo más rico del mundo. Compró un avión en un millón de euros y tiene varias propiedades maravillosas en Madrid, en Baqueira-Beret y un pueblo entero en el municipio de la Seu d'Urgell. Es dueño de varios caballos de pura raza holandesa para participar en el Campeonato de España de Enganches. Dicen que estaba obsesionado con ser el campeón en este exclusivo deporte de millonarios. Cada uno de los caballitos le costó entre 250 y 300 mil euros.

POCHO: Es espectacular. El hijo de una familia humilde de Montevideo, de 14 años, emigra a Buenos Aires. Allí vivía su hermano mayor. Su primer laburo fue de aprendiz en un laboratorio dental del que salió con el oficio de mecánico dental. Realiza trabajos particulares con los que ahorra unos dólares y se va a Madrid. En el barrio de Carabanchel -al lado de donde vive el amigo Juancito de Aires Puros- alquila un apartamento en el que atendía a clientes. Su actividad era clandestina ya que no tenía título. En cinco años, suponemos que sin pagar impuestos, consigue ahorrar unas pesetas y se muda al mejor barrio madrileño, el de Salamanca. Abre un consultorio dental que es atendido por una dentista titulada, no sabemos si era socia o empleada de Ernesto. Después, en unos pocos años, sube al podio de triunfadores con su innovadora cadena de clínicas dentales franquiciadas. Es el capo máximo en el sector odontológico en España pero se le queda chica la cancha y salta a los Estados Unidos.

TANO: Me enteré de la existencia de Colman cuando lo detuvieron en Madrid. Salió en la tele. Lo acusan por defraudar y otros delitos más que se investigan. Hay gente muy viva para los negocios. Tienen una visión especial de la que carecemos, nosotros, el 99% de la población mundial. En su cabeza fluyen ideas que le abren el camino para pasar de pichi a millonario en un par de años. No me cierra que con una cadena de clínicas dentales franquiciadas se puedan acumular 500 millones de euros. Puede ser. Hay tipos muy iluminados. Bueno, a lo mejor la luz se le apagó cuando se traumó con ese deporte de boludos que enganchan un sulky a un par de caballos para que troten unas vueltas por una pista de tierra.

DON JOSÉ: Al final, botijas, el gran Ernesto termina en cana. Reconozco que es un innovador. Tiene mérito el llegar tan alto pero es evidente que se perdió cuando llegó a la cumbre. Lo que le critico es que se olvidó de las raíces. Nunca puso un mango para obras sociales en el Uruguay y no se preocupó por ayudar a los que cursan la carrera de Mecánico Dental en nuestro país. Pudo dotar unas becas anuales para realizar cursos de especialización para los mejores alumnos. En cambio, el nuevo rico caprichoso se enloquece con los caballos de Friesland. Su gran deseo es ser campeón en un deporte de mierda –en mi opinión- que consiste en sentarse en un sulky con una linda corbata morada. No me jodan, che, con los triunfadores. Son flor de egoístas. Se creen merecedores de los más caros caprichos por su extraordinaria inteligencia. Se calcula que nuestro compatriota pasará entre rejas, al menos, unos diez años. Quizás no vuelva a ponerse el casco –lo vi en una foto- que me recuerda al que usaba el “Capitán Cañones” para hacer reír al público infantil.
Suárez Suárez, Manuel
Suárez Suárez, Manuel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania