Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Malandrines, truhanes y sus cómplices

lunes, 07 de septiembre de 2015
Malvados, perversos y malintencionados. Sinvergüenzas y estafadores. Toda esta calaña actúa en la medida que no se aplican aquellos viejos aforismos que comienzan su historia con la Santa Hermandad creada por los Reyes Católicos y que en tierras de Álava dan lugar a Los Cuadrilleros, simiente del cuerpo foral de Los Miñones, la primera policía civil a la que no sólo se encomienda la recaudación de impuestos o los servicios de cartería, son también policía medio ambiental; y su escudo tiene una hermosa sentencia: "en aumento de la justicia, contra malhechores". Tal derecho histórico contemplado en la disposición adicional de la Constitución Española de 1978, dará base jurídica para la creación y despliegue de la policía autónoma vasca y de alguna manera, por derecho comparado, a los Mozos de Escuadra, aunque estos también buscan sus antecedentes en el siglo XVIII.

Este 2015 tiene como centro cultural la efeméride del cuarto centenario de la segunda parte del Quijote. El caballero "seco de carnes y enjuto de rostro" se vuelve a calzar las espuelas gracias al mecenazgo del séptimo Conde de Lemos, aquel protegido del Duque de Lerma, que lo encumbra al virreinato de Nápoles. Así, Don Pedro Fernández de Castro Andrade y Portugal, Marqués de Sarria, Conde de Villalba y Grande de España, Presidente del Consejo de Indias y Alguacil Mayor del Reino de Galicia, protege y promueve la obra de aquellos gigantes de la literatura del Siglo de Oro: Góngora, Quevedo, Lope de Vega, Los Argensola, Calderón, y otros.

Pero centrándome en la obra de Cervantes, al que ahora en plena soflama nacionalista catalana, quieren hacer catalán por mito, a imagen y semejanza de Wilfredo el Belloso, es buen momento para reflexionar sobre las enseñanzas del Quijote, como hacía mi inolvidable amigo Juan Queralt Blanch con su enseñanza sobre El Quijote y los Derechos Humanos, siempre necesitados de paladines que defiendan a los desvalidos y se opongan a los feudales.

El título de este comentario tiene tres partes. La primera constatar que siguen perviviendo los cuatro jinetes del Apocalipsis, espoleados por esas mesnadas de gentuza que mandan sobre el pueblo. La segunda quienes aprovechan los resortes de la democracia para instalar su partitocracia y así emprender los más sucios y ruines negocios a costa del sacrificio de las clases populares. La tercera, la existencia de aquellos tres monos sabios; Mizaru, Kikarazu y Iwazaru. "no ver, no oír, no decir".

¿Alguien puede asegurar que el Estado de la Nación Española no sabía lo que estaba instalado en Cataluña?. ¿Qué razones de peso o de Estado hubo para permitirlo?. ¿Cómo se podía hacer Estado desde acuerdos con un partido corrupto como Convergencia?. ¿Qué rezones tuvieron Felipe y Aznar para consensuar pactos con Pujol, a sabiendas de lo que significaba el "pujolismo"?.

Quiero advertir que sé lo suficiente, por testigo y experiencia vivida, para temer que cualquier día, en Euskadi puede explotar un escándalo semejante al de Cataluña. A lo mejor, esta es una de las razones por las que el PNV no ha ido tan lejos como Convergencia. La otra razón es que si lo hubiera hecho, los frutos los habría recogido la Izquierda Abertzale, nunca la Derecha fundadora de la Internacional Demócrata Cristiana. -En Cataluña puede pasar lo mismo, es decir que Moisés (Mas) se quede a las puertas de la tierra prometida-
Llama la atención que con los resortes informativos que concede el poder, ni la Junta de Andalucía supiera lo que pasaba en la Marbella de Gil y sus sucesores: Roca, Julián Muñoz y La Pantoja, a lo peor por estar ocupados en su propia corrupción. Llama la atención que tras el caso Filesa, que financiaba a los socialistas, los conservadores del PP, no sólo no escarmentaran del caso Naseiro, sino que lo intentaran mejorar con Bárcenas. Llama la atención que sólo se descubrieran, hasta la fecha, las formas corruptas de financiación del caso Gürtel que salpican a la organización del PP en Madrid y Valencia. ¿Y, las demás Comunidades, como se financiaron?.

Me temo que cuando se destape, del todo, el caso Nos, temblará el Estado; habrá respuesta para episodios en los que se hacían negocios desde el propio Palacio, Sede de la familia Real en Mallorca. Me temo que habrá nuevas razones para saber las auténticas razones de la precipitada abdicación de Don Juan Carlos, y explicará la desaparición inmediata y casi discreta de toda la pléyade de cortesanos como el Conde de Fontao que, sabremos, a quien y de que, asesoraban. Puede que hasta viejas cuestiones ligadas a Cataluña y sus círculos financieros, como los Pujol o De la Rosa, reaparezcan y justifiquen la patente de corso que había en la Generalidad para hacer negocios, financiar la causa y distribuir comisiones.
Pero, no es sólo la política y sus relaciones con la obra pública, espacio de corrupción. Ahí está el futbol, gran espectáculo y gran negocio. Ahí está la Fifa y sus señalizaciones de las sedes para los campeonatos. Y a menos escala ese ladrón, ratero, caradura, de Lendoiro.

Una vez más. ¿La federación española de futbol no sabía nada?. ¿Los socios eran imbéciles?. ¿Había razones de blanqueos de capital, procedente de Dios sabe dónde, para mezclarlos con los triunfos del superdepor de fichajes inexplicables, que llevaban y traían dinero de Latino América. Menos mal que al de A Costa da Morte al igual que al Presidente del Sevilla, Del Nido, les espera una temporada a la sombra y por cuenta de Instituciones Penitenciarias. La lástima es que no puedan acompañarles todos aquellos que defendieron, por activa y por pasiva, un modelo de subcultura de que…mientras no te pillen, todo vale.

Termino con Cataluña. Así que: ¡España nos roba!. Y al día siguiente para paliar la deuda infinita de una gestión bochornosa en la Comunidad con todas las competencias, se recurre a la solidaridad de la Nación Española -denostada y señalada como imperialista- para poder pagar la nómina de los funcionarios del régimen y las embajadas al servicio del país de los catalanes de barretina, bajo la Senyera y el glorioso himno Els Segadors.

Con esta clase de dirigentes, ensuciados e instalados en el sistema de las mordidas, no hay nada que hacer. Puede que hasta pacten. Puede que la primera razón para temer a los emergentes, esté en que al llegar levanten las alfombras. Puede que hasta pacten salvarse juntos. Puede que hasta traten de comprar a los nuevos para que se incorporen a la casta de la corrupción. Puede que hasta se suiciden si en Cataluña les sale mal la huida hacia delante…
Mosquera Mata, Pablo A.
Mosquera Mata, Pablo A.


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania