Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

La demostración de Moure

lunes, 31 de agosto de 2015
Francisco de Moure, célebre escultor nacido en Santiago de Compostela en el año 1.595, creador de muchas obras de gran valor artístico, en su mayoría tallas de santos y retablos de iglesias, entre los que se encuentran la del monasterio de Samos y el magnífico del altar mayor del Colegio de Conforte, así como también la sillería del coro de la catedral de Lugo, la cual consideró el padre Risco como una de las mejores del Reino, en que tienen mucho que admirar los inteligentes. Pero lo extraordinario de Moure es la manera como se presentó, siendo un muchacho, a un notable escultor de Madrid ( Berruguete ) con el cual aspiraba a completar su educación artística que la había obtenido de Alonso Martinez en Orense.

Cuenta la anécdota Ricardo E. Vilariño de Barbeito en su libro Monforte, sus monumentos, leyendas y tradiciones ( Monforte, 1896 ).

Todos los genios—dice--, hasta imponerse como tales, sufren tormentos sin cuento, pues la envidia que siempre imperó tiende a empequeñecer sus méritos y les hace objeto, ya de persecuciones, ya de desgracias ficicas, ya de toda suerte de calamidades que parecen consustanciarse con la penosa y malhadada vida del artista.

Precoz artista, Moure demostró, siendo aún muy joven, sus altos vuelos, y sintiendo la necesidad de educarse y familiarizarse con el arte, se fue a Madrid en compañía de un pariente.

Se presentó en el taller de Berruguete ( famoso escultor), el cual lo examinó y creyó que nada se podría sacar de aquel muchachito que pretendía iniciarse en el arte de Fidias; le sometió, sin embargo, a una prueba con el fin de que prácticamente demostrase sus aptitudes, dejándolo en absoluta libertad para que eligiera el objeto que más le agradara.

Pasados ocho días, se presentó nuevamente Moure en el taller e hizo entrega a Berruguete del objeto que había realizado, << un mazo >>. Lo cogió el escultor y, no viendo en él nada que revelase ingenio, dijo al joven que no podía admitirle en su taller puesto que le faltaban aptitudes.

Se despidieron, y Moure se marchó, dejando allí el mazo. Al poco tiempo, el escultor lo cogió y dio un golpe con él; su sorpresa y asombro fueron grandes al ver que aquel mazo se rompía en pedazos y cada uno de ellos representaba en finísima talla un pasaje de la crucifixión del Salvador.

Volvió de su acuerdo Berruguete y mandó llamar a Moure, que quedó admitido en el taller, y no sólo como discípulo, sino como compañero, pues la prueba de su habilidad había sido extraordinaria y contundente.

Desde aquel momento se abrió un ancho horizonte para el artista gallego, que más tarde pasó con justa y merecida celebridad a la posteridad por sus muchas y hermosa obras.

Moure falleció en Monforte el año 1.636, cuando estaba trabajando en el retablo de la iglesia del Colegio, lo que no pudo terminar.

(Santiago Lorenzo Sueiro es Presidente de Alianzagalega).
Lorenzo Sueiro, Santiago
Lorenzo Sueiro, Santiago


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania