Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

D. Manuel Becerra Bermúdez

viernes, 26 de mayo de 2006
Nació en la parroquia Santa María de Outeiro (Castro de Rei), el día 20 de octubre de 1820, siendo bautizado en el mismo día que nació por el entonces cura párroco de este feligresía D. Baltasar Basanta. Siendo sus legítimos padres D. Joaquín Sánchez Becerra, oriundo de la parroquia de san Pedro de la ciudad de Lugo; y de Dª ¿? Pérez Bermúdez, natural de Outeiro. Sus abuelos paternos fueron: D. Ramón Sánchez Becerra y Dª María Meilán; y los maternos D. Francisco Pérez y Dª María Antonia Bermúdez. Actuando de madrina su tía doña Antonia Bermúdez.
El que años más tarde seria un hábil político, e incluso en ciertas ocasiones contradictorio personaje, vivió los primeros años de su infancia en la casa del Castillo, para más tarde trasladarse a Lugo, ciudad en la residió hasta 1844 y donde realizó los primeros estudios (las denominadas primeras enseñanzas), y luego compaginar estos como oyente y dar luego las clases de matemáticas, obteniendo así unos pequeños ingresos que le permitían ir subsistiendo de una forma muy modesta en casa de una tía suya. A los pocos años superaba el difícil examen de ingreso en la Academia de Ingenieros Civiles, donde realizó los estudios pertinentes para luego obtener la titulación de Ingeniero Civil. Debemos mencionar que en Madrid lograba sobrevivir dando clases de matemáticas, que nunca se ha podido saber donde realizo los estudios de esta materia.
Llegando a ser años más tarde miembro de número de la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.
Políticamente fue un hombre de ideas revolucionarias, principalmente en sectores radicales del progresismo; participando en los disturbios políticos de marzo y mayo de 1848 en las calles y plazas madrileñas. Por tales ideologías estuvo preso en varias ocasiones; otras se vio forzado a tener que marcharse al extranjero para así poder evitar represalias; pues nunca estuvo conforme con el conservadurismo imperante en aquel entonces, participando activamente en los movimientos revolucionarios de la época. Formando parte "activa”, en la jornada sangrienta del 26 de marzo de 1848. Durante el bienio de 1854 a 1856, mandó una compañía en el tercer batallón de Milicias de Madrid, y al frente de dicho batallón en julio de 1856 se batió en combate. Vencidos los liberales, volvió D. Manuel Becerra a dedicarse a la enseñanza por espacio de una década, pues en 1866, ve con buenos ojos las tentativas revolucionarias del general Prim, formando parte activa en la contienda, siendo posteriormente condenado a muerte por tales intentonas contra el régimen y la corona; logrando escapar a Francia donde estuvo exiliado hasta que estallo la revolución de septiembre de 1968.
No hubo acontecimiento políticamente subversivo en el Madrid de mediados del siglo XIX en el que Manuel Becerra no participarse; siendo detenido en 1856 por policía y destinado al duro penal del Saladero, precisamente en este penal es donde Becerra entre en la leyenda popular. En 1856 fue desterrado a Bilbao, ello como es de suponer por razones políticas, pasando luego a Francia, país en el que pasó unos cinco meses, para luego el día 10 de abril de 1857 contraer matrimonio con la viuda María Ortiz de Duranana, viuda de Rafael Coronel Castillo, dicho señora había tiempo que venía protegiendo a Becerra en su casa de Madrid. Literariamente ha sido colaborador entre otros en los diarios: La Tribuna del Pueblo, El Pueblo, La Discusión, La Democracia.
Fue Diputado en las Cortes de 1869, siendo nombrado ministro de Ultramar por Prim, en el gobierno que se inició el 18 de julio de 1869 hasta el 27 de diciembre fe 1870. Con Sagasta volvió a ser ministro de Ultramar desde el 30 de noviembre de 1888 al 21 de enero de 1890. Nuevamente y siempre con Sagasta, ha sido nombrado ministro de Ultramar entre el 12 de marzo de 1894 y el 4 de noviembre del mismo año. Su representación ha sido: legislatura 1871/1872 Diputado por Becerreá; legislatura 1872 (1 y 2) Diputado por Becerreá; legislatura 1873/1874, Diputado por Becerreá; legislatura 1884/1886, Diputado por Becerreá; legislatura 1886/1891 Diputado por Becerreá; legislatura 1893, Diputado por Becerreá; legislatura de 1893 senador vitalicio.
Manuel Becerra falleció en Madrid el 19 de diciembre de 1869, físicamente era un hombre de estatura baja y gordo de torpe caminar. Las notas necrológicas referentes de él insertadas en la prensa de la época a penar se recuerdan de sus años de lucha y de oposición, el paso de los años y la leyenda popular donde el pueblo lo tenía entronizado por su defensa de la libertar y la democracia, valores que nunca olvidó y a los que jamas renunció, dado que el corazón de Manuel Becerra en el claro espejo del corazón popular de los humildes ciudadanos españoles de aquella época.
Entre otras obras escritas por él esta la titulada “Imperio Ibérico".
A Manuel Becerra se le considera el “Padre de la Gimnasia oficial", pues fue el verdadero iniciador de la educación física, donde llegó a distinguirse por su vigor, y muy especialmente por su notable flexibilidad y soltura en los ejercicios. Sobre el de-porte escribió la obra titulada “Tratado Racional de la Gimnástica y de los Ejercicios y Juegos Corporales", editado en Madrid en el año 1893.
Manuel Becerra fue presidente de la Sociedad Gimnástica Española y promotor de la Escuela Central de tal actividad.
El 10 de noviembre de 1888 fue Manuel Becerra, nombrado por la Excelentísima Diputación Provincial de Lugo, Hijo Predilecto e Hijo Preclaro, tal distinción la hacia a propuesta del diputado Sr. Neira Gayoso, cuya denominación de Hijo Preclaro y Predilecto, es única en toda la historia de las distinciones de la Excma. Diputación Provincial de Lugo.
López Pombo, Luis
López Pombo, Luis


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania