Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Lugo es nuestro

martes, 12 de mayo de 2015
Pocas personas habrán visto más preocupadas del turismo en Lugo que un servidor. Sin embargo creo que los programas electorales pivotan demasiado sobre este punto, y paso a explicarles a qué me refiero.

Ver que la mayoría de las propuestas se encaminan hacia una explotación turística de Lugo suena bien pero tiene un punto peligroso: convertir nuestra ciudad en un parque temático como ha pasado con Santiago de Compostela, por poner un ejemplo cercano y que todos conocemos.

Dar un paseo por el casco histórico de Santiago es una maravilla cuando vas un día de semana, y mejor con mal tiempo, pero en cuanto tocas fines de semana, o los periodos de mayo a septiembre como mínimo, te sientes como si fueras un extraño en tu propia ciudad. Bueno, esto último se debe a que considero Santiago mi segunda casa porque viví allí los cinco años de carrera y le tengo un cariño muy especial.

Ver que las tiendas que antes eran encantadores comercios al por menor se han convertido en comercios de chilindradas “made in China” es bastante deprimente, ya que diferencia muy poco Compostela de Disneylandia.

Con todo esto no pretendo decir que haya que ignorar el turismo, o dejar de potenciarlo en una ciudad en que podría funcionar razonablemente bien a poco que nos pongamos a hacer campañas de murallas para afuera, sino que hay que hacerlo con cierta dosis de “cabeciña”, eligiendo bien al público que se quiere atraer y dirigiendo los esfuerzos hacia ese sector.

Aun a riesgo de parecer un cochino clasista, el turismo que nos interesa es el que tiene “posibles”, duerme en buenos hoteles y como en buenos restaurantes (sí, sí, ahí no soy objetivo) porque deja dinero en la ciudad y compra en joyerías en lugar de en tiendas de todo a cien.

No me entiendan mal, bienvenido sea todo el turismo, pero hay un tipo de visitante que ensucia y estorba más que beneficia. Esas excursiones que vemos que están dos horas en Lugo, paseando por aquí y haciendo fotos a los pescados (es literal), pero que se llevan a comer a Fonsagrada o a sabe Dios donde, poco nos beneficia.

Lugo ha de enfocarse para los lucenses. Por poner un ejemplo, el paseo interior de la Muralla, esa gran asignatura pendiente que en tres lustros largos se ha sacado adelante por metros y de aquella manera, es importante no porque vengan muchos señores con pantalón corto a hacer fotos en serie, sino porque es la alternativa al tráfico rodado junto a nuestro principal monumento. Y así todo.

El turismo parece que de repente es la panacea y que va a ser lo que nos saque del hoyo al que 16 años de poco trabajo pero mucho populismo nos han metido.

No estoy de acuerdo. Es importante, sí, pero tampoco es la piedra filosofal.

Lugo es nuestro. Bienvenido el que quiera verlo y disfrutarlo, por supuesto, pero no me hagan los programas pivotando únicamente en el turismo porque es una tristeza.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania