Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Cinco pasos a dar para suprimir la ORA en Lugo

viernes, 17 de abril de 2015
Quiere el destino que a los pocos días de venir el Alcalde de Pontevedra, el nacionalista Miguel Anxo Fernández Lores, a hablarnos del exitoso modelo de ciudad que propone y que ha llevado a cabo (que de teorías estamos todos un poco cansados), vuelva a ponerse de actualidad el tema de la ORA en Lugo.

Jaime Castiñeira ha puesto el tema sobre el tapete, asegurando que si es elegido alcalde en seis meses liquidará el sistema. Por supuesto ya han salido a criticarlo y a decir que no es realista, que la ORA es necesaria y que sin ella el centro está condenado. No estoy de acuerdo.

La ORA no es necesaria, y para ejemplo tenemos el que les dije al comienzo: Pontevedra. El sistema de rotación de vehículos, que comparto que es necesario para la actividad comercial y para que no estén los mismos coches mangados todo el día en el mismo sitio, en la ciudad de la Peregrina lo han solucionado peatonalizando todo el casco histórico y poniendo recorridos en los que hay múltiples plazas de aparcamiento pero limitadas a 15 minutos de estancia.

Esas plazas son libres de uso por cualquier ciudadano, no es sólo para vehículos de transporte, siempre que cumpla esa limitación temporal. Con esto, si quieres ir a buscar algo pesado vas en coche y si es para hacer un recado breve vas andando que es sano.

Lugo no es Pontevedra, eso es obvio. Incluso en aquella ciudad no tienen servicio de autobuses urbanos, ya que la configuración de la ciudad es diferente, más compacta, mientras que Lugo es más lineal. Sin embargo creo que las desventajas de la estructura lucense se pueden compensar fácilmente con nuestra flota de autobuses, y, en esencia, imitar el modelo pontevedrés.

Para ello la propuesta habría que concretarla en los siguientes puntos concretos:
Peatonalización de lo poco que queda por peatonalizar del casco histórico. En concreto hablo de las calles Montevideo, Bolaño Rivadeneira, Amor Meilán, Plaza del Ferrol, San Fernando, Quiroga Ballesteros y Santo Domingo. Sólo se permitiría el acceso a garajes, labores de carga y descarga y aparcamientos subterráneos.

Crear bolsas de aparcamiento alternativo, que en parte ya existen pero que habría que retocar, como la zona del Parque de Rosalía, donde sería bueno optimizar las plazas de aparcamiento, Ramón Ferreiro, y sobre todo en el Carmen, la única zona que está pendiente de urbanización próxima al casco histórico y la esperanza que queda para la ubicación de un gran aparcamiento gratuito a una distancia prudente del centro.

Mejorar la frecuencia y recorridos de los autobuses urbanos. Hay que abandonar las líneas que pasan “cada hora” y crear un sistema más dinámico, con autobuses que cada quince minutos hagan un recorrido básico desde la Medusa hasta la Fuente del Rey, aunque luego según las líneas haya variaciones sobre el mismo tema y, por supuesto, otros recorridos adicionales. El objetivo sería que cada muy poco tiempo tengas un autobús que te lleve a donde vas o a las inmediaciones, y que no tengas que esperar tres cuartos de hora en una parada para, de repente, ver aparecer a cuatro autobuses juntos que van en trenecito casi todo el recorrido.

Crear plazas de carga y descarga en el centro limitadas a 15 minutos y de uso libre. Esto garantizaría la rotación de vehículos y que quien quiera hacer un recado con bultos pesados pueda hacerlo.

Hacer campañas de concienciación, midiendo tiempos y haciendo ver que muchas veces acabas antes andando que en el coche. El sistema del Metrominuto de Pontevedra del que les hablé el martes, me parece de lo más ingenioso y efectivo.

Por supuesto a esto hay que añadir las cuestiones específicas de transportistas, personas con discapacidad, vecinos, empresarios de las zonas peatonales… pero como siempre está todo inventado y sólo hay que fijarse en lo que hacen los demás.

Desde luego si se hace todo esto claro que es posible eliminar la ORA en Lugo. Jaime lo propone consciente de que lo puede hacer. Sabe también, porque lo ha denunciado en innumerables ocasiones el concejal Quique Rozas, que es uno de los principales núcleos de problemas en Lugo y que, encima, la concesión huele raro al estar en manos de la famosa empresa Véndez.

Y miren, la cuestión es probar porque a cambiar y volver a poner ORA siempre estamos a tiempo.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania