Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Cola para conseguir un trabajo

viernes, 13 de marzo de 2015
Hace unas horas publicaba La Voz de Galicia una foto de la cola tremenda que se ha formado para entregar currículums para trabajar en Leclerc, el supermercado que abrirá en unos meses en el nuevo centro comercial de Abella. 75 son las plazas ofertadas y muchos más, como es evidente con la que sigue cayendo, son los aspirantes. De hecho se nos contaba que incluso hubo peleas y puñetazos en la cola, supongo (no tengo ni idea, que conste) que porque algún listo se quiso saltar el orden de la fila o algo por el estilo, pero que refleja la tensión y nervios de quien cifra sus esperanzas a un rayo de luz que se ve al final de un largo, larguísimo túnel.

Desde las cinco y media de la mañana estaba alguna gente esperando para tener una opción de ir a trabajar en ese supermercado. Se dice pronto. Ahí es cuando ves que a pesar de que Bankia y Movistar ganen muchos millones y la crisis esté “superada” en lo macroeconómico la gente sigue esperando a que esa mejora llegue al ciudadano de a pie, lo que probablemente aún tardará un rato.

Una de las cosas que más me llama la atención de todo este tema es lo "vintage" que me parece que una empresa internacional sólo reciba currículums llevándolos en persona a una oficina, como en los años 80. ¿Nadie les ha hablado de Internet? Un email, un buzón electrónico, algo así, como con pinta de cómodo para todos, tanto emisores como receptores. También puede ser que se digan "si no eres capaz ni de llevar un papel no eres lo que buscamos", así que vayan ustedes a saber las tácticas de estos temas.

Por otro lado fíjense, una vez más, en lo que hablamos habitualmente sobre la diferencia entre lo privado, en que priman los resultados, y lo público, en donde lo que se busca es la foto y la propaganda.

Recientemente la Diputación Provincial de Lugo presentó una de esas campañas publicitarias, llamada “Ben empregado!”en las que pagó en los principales medios de comunicación anuncios de una campaña para cubrir doscientos y pico puestos de trabajo, con páginas enteras de listados de los perfiles ofertados, cuñas radiofónicas y demás. Un despliegue de medios absurdo cuando lo que ofertas tiene una demanda tan amplia, a menos que, como les decía antes, el fin de dicha publicidad no sea el aparente sino otro, la busca y captura del voto. Bien pensado es bastante obvio que van a eso tal y como lo hacen.

Vemos, con el ejemplo de los 75 puestos de Leclerc, que el mero hecho de que se corra la voz de que una empresa va a ofertar trabajo es suficiente para que la población que quiere trabajar y no puede, que es mucha, acuda en masa a agarrarse a ese atisbo de esperanza, sin que hasta donde yo sé la compañía haya pagado millonarias campañas de propaganda de dicha oferta. Basta con ponerlo en cuatro redes sociales y mandar una nota de prensa, porque a día de hoy es noticia, vaya si es noticia.

Poca gracia les hará a los medios de comunicación lo que les estoy contando, pero miren, hay mucho que publicitar sin tener que tirar el dinero en donde no hace falta.

Habrá algún malintencionado que me diga que estoy criticando una campaña que “solo busca mejorar las condiciones laborales de la gente que está en paro” pero francamente, es una crítica ridícula. No ataco el hecho de crear esos puestos sino el dinero gastado en fuegos artificiales. Para que nos entendamos, si el presupuesto destinado a la publicidad se usara en crear más empleos en lugar de 248 a lo mejor pondrían sobre la mesa 278 y 30 personas más podrían llegar a fin de mes con cierta tranquilidad. Esa es la cuestión.

En este tema, el del empleo, es como en sanidad o educación. Son vacas sagradas en las que nos dicen que no se puede “recortar” y yo no estoy de acuerdo. Por supuesto no se puede recortar en prestaciones pero sí en donde hay errores de gestión. Si ustedes creen normal que pagar un anuncio a página completa anunciando un nuevo hospital es gasto sanitario entonces es que no estamos de acuerdo en nada, porque eso es propaganda pura y simple. Como comprenderán la gente que tenga que ir al hospital no duden que lo encontrará, y si ahorramos en tonterías quizás podríamos pagar con holgura hemodinámica 24 horas, radioterapia y medicina nuclear. Eso sí es necesario.

Para ofrecer empleo no hace falta gastar millones en anuncios. Solo hay que decirlo. Pero claro, a veces no se trata de eso sino de que en 60 días hay elecciones.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania