Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Internet. más allá de un buen negocio

sábado, 02 de marzo de 2002
Muchas veces se ha hablado de las turbulencias de final de siglo, y se han dado por buenas frases que no siempre hacen honor a la verdad, como el caso que hemos citado, porque las auténticas turbulencias siempre se producen al inicio de un nuevo periodo. Y ello tiene sentido porque la humanidad toma conciencia de que no se puede seguir como en tiempos pasados, o como en siglos pasados, y hay que hacer algo nuevo y por supuesto mejor.

A nadie se le escapa que este inicio del nuevo milenio son tiempos de turbulencias, pero seguramente pocos, muy pocos, pueden apreciar en su magnitud el calado de las autenticas turbulencias que están por venir. No podemos predecir los acontecimientos que se producirán a lo largo de este nuevo siglo recientemente estrenado y mucho menos podemos predecir lo que nos depara el nuevo milenio, pero algunas cosas ya las podemos intuir.

Que las cosas no van a continuar como el siglo pasado, es un hecho incuestionable, mal que les pese a los inmovilistas y a los acomodados. La prueba es lo que esta ocurriendo en estos inicios de milenio con dos grandes movimientos sociológicos. Uno promovido por los gobiernos occidentales y denominado genéricamente como la globalización y otro promovido por las O.N.G.s y movimientos alternativos y conocido como la antiglobalización..

Detrás de unas palabras más o menos rimbombantes y más o menos similares están los hechos. Y los hechos son que unos defienden un mundo de clientes y otros defienden un mundo de ciudadanos. A simple vista quizás pase inadvertido el matiz. Hasta es posible que alguien piense que no son más que palabras que conducen al mismo sitio, pero desde luego el abismo que separa a un cliente de un ciudadano es mayor que el que nos separa de Vega, la hermosa estrella azul de la vía láctea y que en estos días anda un tanto ajetreada, porque es posible que algunos científicos hayan descubierto en su entorno ciertas señales con cadencias asimétricas que podrían estar generadas por vida inteligente. Pero no se alarmen; los políticos han considerado que la sociedad actual aún no esta preparada para enfrentarse a los grandes descubrimientos del tercer milenio y tendremos que seguir profundizando un poco más en el tiempo, para recibir a cuenta gotas, lo que ya hoy podría ser un torrente de noticias.

Y en este devenir de cambios, turbulencias, revoluciones, descubrimientos, morirse de hambre o de una liposucción, esta Internet. Porque Internet es todo eso. Es un cambio en la manera de comunicarse. Es una turbulencia que esta cambiando hasta el idioma y la manera de expresarse. Es una revolución en la manera de hacer negocios y en el mundo de la empresa. Es cada día un nuevo descubrimiento porque cada día Internet nace de nuevo y millones de nuevos internautas se suman a esta marcha imparable hacia un nuevo orden mundial. Pero sobre cualquier otra cosa es algo que iguala a ricos y pobres, blancos o negros, hombres o mujeres, jóvenes o maduros, católicos o musulmanes, porque ante una consola de Internet la imaginación, sólo la imaginación, distingue a los unos de los otros.

Distingue a los que empujan los cambios y a los que son arrastrados a través de un mundo nuevo y cambiante. Distingue a empresarios audaces y emprendedores de los mercaderes que copian soluciones, que nunca estarán en la cresta de la ola y que se conforman con vivir en un mundo de segundones. Distingue a los que intentan hacer un mundo nuevo y mejor, de los que intentan sobrevivir en un mundo que ya no comprenden.


PORQUE INTERNET ESTÁ MÁS ALLÁ DE UN BUEN NEGOCIO O DE UN BUEN MEDIO DE COMUNICACIÓN
Y que nadie se llame a engaño o albergue falsas esperanzas: Internet no ha venido para marcharse y se queda guste o no guste. La empresa que no evolucione hacía soluciones basadas en Internet, más tarde o más temprano desaparecerá. Las personas que no sean capaces de aprender las terminologías propias de la red y que no aprendan a manejarse en un mundo nuevo, sin barreras y sin fronteras, más tarde o más temprano serán considerados analfabetos. Ningún buen profesional ya, hoy en día, desconoce el mundo de Internet. Ninguna buena empresa ya, hoy en día, esta fuera de la red.

Y en este nuevo mundo abierto a todo y a todos, de poco importa la procedencia, el lugar, los medios y la condición de cada uno. Cualquiera puede hacer una genialidad y darla a conocer al mundo en apenas unos segundos, porque el mundo, todo el mundo, esta a la distancia de un click de ratón. Pero este no es un mundo ni fácil ni falto de riesgos. Desdichadamente muchos delincuentes, aventureros, estafadores, mercachifles, cazagangas, cazabobos y demás fauna de mal vivir están apostados esperando su presa. Este no es un mundo ni para inexpertos ni para improvisaciones. Hay que saber bien con quién me aventuro en un mundo lleno de trampas, pero lleno de oportunidades. Hay que saber cuánto me cuesta para rentabilizar mi inversión y ganar competitividad en lugar de gastar lo que nunca recuperaré. Hay que saber, en fin, que en el mundo de Internet esta el ser o no ser del futuro de una empresa y que es peligroso quedarse aislado, intentar viajar solo o viajar mal acompañado.
Morales, Raúl
Morales, Raúl


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania