Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Ojal√° exista un infierno

s√°bado, 17 de enero de 2015
Hay días en que me considero una mala persona y hoy es uno de ellos.
Si hay algo espantoso en apariencia es el alegrarse de la muerte de alguien, y no puedo evitar sentir regocijo por la desaparici√≥n del terrorista Bolinaga. Y a√ļn les digo m√°s, soy peor persona porque mi satisfacci√≥n es menor por saber que se ha re√≠do 856 d√≠as de todos nosotros, uno por uno, tras su excarcelaci√≥n, aquel lejano 12 de septiembre de 2012, por un ¬ďfallecimiento inminente¬Ē que ha tardado m√°s de dos a√Īos en suceder.

Hay monstruos en el mundo que sobran. Si les pongo ejemplos como Hitler o los terroristas que cometieron sus atentados en el 11S, el 11M o m√°s recientemente en Par√≠s creo que la discusi√≥n es dif√≠cil de sostener en mi contra. A pesar de que alguno me venga con que ¬ďtodas las vidas son iguales¬Ē, como me dijeron hace poco en una tertulia de la SER (cosa del tertuliano, no de la cadena de radio que no tiene culpa de las tonter√≠as que podamos decir algunos).

Para mí obviamente no lo son, porque no le deseo la muerte a nadie más que a quien la causa indiscriminadamente para obtener unos objetivos políticos, o en nombre de un dios que, si existe, espero que tenga reservado el peor de los castigos para esta gente.

856 d√≠as son muchos d√≠as. Much√≠simos. 856 amaneceres m√°s de los que vieron las v√≠ctimas de las que no se apiad√≥ este cabr√≥n. 856 desayunos, comidas y cenas que no pudieron compartir con sus familias. 856 ¬ďbuenos d√≠as¬Ē que no pudieron dar a sus compa√Īeros de trabajo, a sus hijos o a sus parejas. 856 d√≠as en que se ha demostrado que los familiares de sus v√≠ctimas son m√°s personas que √©l, porque si a otros les pasara eso probablemente este se√Īor no habr√≠a durado tanto en la calle, aunque luego los condenaran por lo que sea. Ll√°menle asesinato o justicia, como ustedes consideren.

La pena de muerte es otro tema. Muchos tenemos nuestras dudas, ya sea porque estamos en contra pero tenemos argumentos para apoyarla o estamos a favor con dudas sobre alguno de sus extremos. Yo soy de este √ļltimo grupo, mal que me pese reconocer una vez m√°s mi maldad.

Yo s√≠ apoyar√≠a la justicia de la pena de muerte para cierta gente sin la cual el mundo ser√≠a un lugar mejor, y mi √ļnica duda es el problema de lo definitivo de la medida. ¬ŅQu√© pasa si te equivocas? Porque hasta con pruebas y confesi√≥n incluida puede haber errores, que ya ha pasado, y ah√≠ s√≠ que no hay indemnizaci√≥n que valga.

Ahora bien, sacando ese problema, que es lo bastante grande como para no aplicar la pena de muerte, no tengo ni el m√°s m√≠nimo problema moral en sacarnos de encima a gente que se dedica a poner bombas, a matar indiscriminadamente con una escopeta desde una ventana, o a violar ni√Īos para luego asesinarlos. En este √ļltimo caso puede que incluso aunque no los asesine.

Si la prisi√≥n fuera un lugar en el que se pagaran las penas a√ļn podr√≠a replante√°rmelo, pero lo que nos cuentan es muy diferente. Que para mantener una ¬ďpaz¬Ē interna hay cierta flexibilidad con muchas cosas que nos sorprender√≠an. Que en lugar de trabajar dentro de la prisi√≥n para ganarse su pan se toma como una especie de ¬ďresidencia de vacaciones¬Ē. "¬°Qu√© barbaridad!" dir√° alguno, "si no tienen libertad para salir"... hombre es que s√≥lo faltaba. Es una c√°rcel, no Marina D'Or.

Ya s√© que es muy duro lo que estoy escribiendo hoy, soy plenamente consciente, pero hay 856 razones que me indignan en este momento y que me hacen pensar as√≠. Los 856 d√≠as de ¬ďinminencia¬Ē de la muerte de un asesino que no eran tan inminentes.

No puedo evitar pensar en lo que habr√≠an dado las personas que perdieron a sus allegados a manos de este t√≠o por tener una fracci√≥n de ese tiempo con ellos. Pero no ha podido ser porque √©l no contempl√≥ ¬ďrazones humanitarias¬Ē. Simplemente apret√≥ el gatillo. Y ha estado dos a√Īos y cuatro meses cachonde√°ndose de todos.

Ojalá exista un infierno. Llevan 856 días esperando por él.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania