Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Luis Antonio Becerra Chao

lunes, 01 de diciembre de 2014
Luis Antonio Becerra Chao
(Viladicente 1815 -1900)

Luis Antonio Becerra Chao, nació en Viladicente el 4 de agosto de 1815, hijo de don Domingo Becerra Maceda de Viladeicente y de María Chao López, del lugar de Pallarbello, actual parroquia de San Juan de Padornelo, Pedrafita do Cebreiro, por aquellas fechas feligresía de Santa María Magdalena do Poio. A la edad de 21 años se alistó en la Compañía de Voluntarios formada en As Nogais para perseguir a los carlistas, siendo miliciano durante bastantes años en la zona de Pallar de Xubín (Ourense), donde tuvo gran amistad con un medico de la zona y fallecido éste contrajo matrimonio con la viuda, regresando a Viladicente donde años más tarde quedó viudo; contrayendo segundas nupcias con Manuela Peral, natural de Ferreiros de Balboa, (Becerreá), no quedando de los mismos descendencia. A Luis Antonio Becerra Chao parece ser que se le daba bien la medicina y había preparado algún compuesto que él mismo comercializaba por Galicia y León; aparte de practicar el arte de sacar muelas. No obstante su fama viene de haber extraído una muela a la Reina doña Isabel II, realizando dicha extracción en el Mesón Herbón de As Nogais, el 14 de septiembre de 1858 siéndole concedida por tal causa la Cruz de la Orden de Isabel La Católica (1).

De él se conservan en el Museo Provincial de Lugo dos pequeños retratos de autor o autores anónimos, en uno aparece la inscripción que dice, “El facultatibo D. Luis Antonio Becerra y Chao, Caballero de la Orden Americana”.

Hombre inteligente y al mismo tiempo curioso, que al parecer había vivido diez años en Madrid; del mismo había en una casa familiar en Vilar de Uson, un degarrotipo que por mala suerte se perdió cuando aún hace pocos años procedieron a su limpieza, siendo borrada la imagen. Como datos curiosos decir que en el monte de A Trapa, construyó de pozos, donde los jóvenes se refugiaban, pero que la verdadera función de los mismos era para que en ellos cayense los lobos, es decir algo parecido a los fosos de los lobos, tan comunes en la zona de Sarria y O Incio y que por aquellas fechas había manadas. La tradición familiar recoge cosas tan curiosas de él que incluso mandó hacer su propio ataúd, que luego regalaba a los vecinos que lo precisaban y así una y otra vez. Dejó dicho que una vez fallecido mientras estuviese su cuerpo presente, la campana de Viladicente tocase todo el tiempo a difunto, para que así fuese oído por las gentes que pasaban por el Camiño Real de Castilla a Galicia. Del mismo se dijo en varias ocasiones que fue alcalde de As Nogais y Juez de Paz del mismo, cuyos datos de momento no han sido documentados.

En 1854, ante el notario de Becerreá don Domingo María Gómez, fue otorgada venta por parte de María Pombo y su hijo Manuel Méndez Pombo, a favor de Luis Antonio Becerra y Chao, de una pieza de terreno en San Pedro de Quintá, que comprende un prado y labradío denominada “Cortiña da Fonte”, cerradas obre sí, de una fanega y medía de superficie, en el precio y cantidad de ochocientos reales. Este mismo señor, en 22 de enero de 1861 vendió a Fernando Rodríguez, vecino del lugar de Louzarela la renta de cuatro fanegas de centeno que anualmente pagaban los herederos de Fernando Rodríguez, impuestas sobre bienes y sitios en el pueblo de A Porfía, en le precio de 960 reales (2).

NOTAS
1. Adolfo de Abel Vilela “Personajes Reales en Lugo”, pág. 185.
2. A.H.P. de Lugo. Contadurías. Libro 739, folio 126. Notario de Becerreá don Juan Carreira, escritura otorgada en 22 de enero de 1861.
López Pombo, Luis
López Pombo, Luis


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania