Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Lendoiro vuelve a tener razón...

martes, 31 de enero de 2006
Lendoiro vuelve a tener razón: Hay que tomar medidas duras y contundentes, medidas ejemplares contra la violencia en el fútbol, en los campos de juego

En España hay una gran hipocresía y demagogia barata a la hora de luchar contra la violencia en el fútbol, en el deporte en sus diversas formas.

Muchos medios de comunicación, responsables del fútbol se rasgan las vestiduras y piden medidas contundentes contra los que vierten determinadas declaraciones, contra determinados gritos racistas en los campos de juego.

Sin embargo, cuando se produce un hecho violento muy grave como el de arrojar objetos contundentes que causan heridas a los árbitros y sus ayudantes (linieres, cuarto arbitro), lo que exige sanciones muy duras, contundentes y ejemplares para que los responsables de los campos y sus aficiones tomen todas las medidas necesarias que eviten graves hechos violentos como los que estamos reseñando; cuando esto ocurre, como en el partido del Valencia-Depor y que dio lugar a que un ayudante del arbitro, un linier, fuese agredido en una ceja con un objeto contundente (moneda, mechero, bola de acero, etc.), medios de comunicación y responsables del fútbol le quitan hierro al muy grave acto violento que ha tenido lugar, dicen que prácticamente no pasó nada, que el juego debería seguir y que una vez que se aplazó  (lo que el arbitro hizo con muy buen criterio y con responsabilidad), señalan que hay que repetir el partido como si no hubiese pasado nada y que a lo sumo se celebre sin público y en un campo neutral.

Al mismo tiempo, y en lugar de arremeter sin paliativos contra la violencia en el fútbol y contra los que la provocan, arremeten durisimamente contra el presidente Lendoiro por defender responsablemente a su equipo (y al resto de los equipos), por defender con justicia y buen criterio que, al igual que en Europa, se tomen medidas ejemplares y contundentes contra la violencia en el fútbol, contra los que la llevan a cabo y la promueven, contra actos violentos muy graves como el que acaba de tener lugar en el partido de copa Valencia-Depor. Recordemos que el presidente Lendoiro, en su día, ya había promovido otras medidas rigurosas, bien pensadas y trabajadas para luchar contra la violencia en el fútbol, para tratar de responsabilizar a las aficiones, etc...

Este tipo de proceder contra el presidente Lendoiro por parte de medios de comunicación y responsables de fútbol supone una clara y muy grave concesión a la violencia en el fútbol, a los violentos y a los que de una y otra manera minimizan este tipo de acciones violentas y como la muy grave que acaba de tener lugar en el partido de copa Valencia-Depor.

  Esta claro que si se toman medidas sancionadoras contra declaraciones, insultos racistas, xenófobos (y que son igual de vejatorios, injuriosos y calumniadores cuando se vierten de la forma mas hiriente, provocadora y persistente contra árbitros, jugadores, entrenadores, directivos, presidentes españoles y sus familias, próximos, etc...), con mucho mas motivo y con mucha mas contundencia y ejemplaridad hay que tomarlas contra los que de las palabras y gestos violentos pasan a los hechos violentos y tratan de agredir de forma muy grave a los árbitros (en su caso a los jugadores, etc...) y como  ha sucedido en el partido Valencia-Depor.

Esta claro que el muy grave acto violento que tuvo lugar en el partido de Copa Valencia-Depor requiere medidas ejemplares e inequívocas como se hace en Europa (concesión del partido al equipo contrario y cierre del campo por varios partidos) y que se aplican para mandar el inequívoco mensaje a los responsables de los equipos, a sus aficiones, al público en general, a los medios de comunicación, que este tipo de actos violentos muy graves no se van a tolerar, van a ser condenados y perseguidos de manera ejemplar y con la máxima contundencia, y que, por tanto, el equipo responsable del campo de fútbol (y sus seguidores) donde han tenido, tienen lugar acciones violentas inadmisibles y muy graves, lo van a pagar muy caro, se verán muy gravemente perjudicados.

En el fútbol, y como por ejemplo en la circulación por carretera, al que comete acciones violentas muy graves hay que sancionarlo de forma ejemplar y no arremeter contra las víctimas, contra los que sufren las consecuencias del hecho violento y muy grave, etc...
Cancio, Miguel
Cancio, Miguel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania