Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Mestizaje en torno a Santiago

lunes, 25 de noviembre de 2002
Pasó el tiempo en el que cuando nos explicaban la Historia de España en nuestros colegios, y tras la batalla de Clavijo, inmediatamente nos ilustraban con aquel símbolo de “Santiago mata moros”.

Imagínense Vds. la proyección que tal hecho podría tener en nuestro mundo tras el atentado a las Torres Gemelas, o cuando se trata de educar al ciudadano frente a la intolerancia, el racismo y la xenofobia.

Los universitarios aprendimos, más allá de la obra de Calderón de la Barca, que los sueños pueden ser la utopía que se convierte en un puerto al que encaminamos la navegación de nuestro proyecto vital.

Algo así como esa obra de Chillida, que aroma tras aroma, un día se convierte en el peine del viento.

Pues bien, siguiendo al maestro Saramago, una buena parte de los problemas de la humanidad se resolverían si todos fuéramos mestizos.

Con tal bagaje ideológico, queremos compartir que, para lograr la ciudadanía universal, hay que pasar por la mistura y alcanzar el mestizaje.

Es difícil hacerlo con aquellos que por su edad son reos de su pasado, la historia del siglo XX que les ha tocado vivir, el continuo efecto de los grandes medios de comunicación audiovisuales y su alienación, o su propia incapacidad fisiológica para iniciar el cambio.

Sin embargo, son las Comunidades Escolares donde debemos y podemos cambiar el mundo. En la medida que fomentamos otras actitudes y conductas.

En un País Vasco zaherido por la violencia, exportador de violencia y con imagen estereotipado de violencia, en Alava nos hemos propuesto practicar la cultura del mestizaje, en el ámbito del segmento poblacional que constituyen los jóvenes, mezclándolos con otros jóvenes, sin más límites que el presupuesto de las Instituciones Forales y la propia voluntad de sus familias.

Y dentro de ese mestizaje, que supone andar haciendo camino, tenemos que reconocer con orgullo de gallegos, que Santiago es mucho más que la imagen de un santo sobre un caballo y con una espada.

El Camino de Santiago, la ruta jacobea, la senda cultural que llega hasta el monte del gozo y se postra ante la tumba del apóstol, aunque algunos lo discutan con el obispo hereje Priciliano, es un magnifico instrumento deportivo, cultural y social, para hacer mestizaje.

Naturalmente, apropiarnos desde la gallegidad del apóstol Santiago o del Camino de Santiago, sería una osadía imperdonable, fruto del egoísmo o de la ignorancia.

Pero que duda cabe que, lo que se está haciendo en Galicia o desde Santiago de Compostela, para que año tras año, la ciudad del apóstol sea un lugar de cita, un punto de encuentro, una razón para caminar con cualquier otro peregrino, es un magnifico ejemplo de lo que debe ser un cambio de actitud en un mundo crispado, donde son muchos los que se miran al ombligo y se declaran los primeros en la posesión de la tierra.

El Camino de Santiago es mucho más que un Camino de estrellas desde el momento en el que sirve para compartir sufrimiento, belleza, cultura, razones pasadas, presentes y futuras, para hacer lo que se hace.

Que se sepa en Galicia, que esta Alava que es un cruce de caminos, por el que transcurre el Camino de Santiago, también ha descubierto que la política del mestizaje entorno a Compostela es una manera de cambiar el mundo predicando con la propia iniciativa.
Mosquera Mata, Pablo A.
Mosquera Mata, Pablo A.


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania