Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Niñas cautivas de Nigeria

martes, 27 de mayo de 2014
Llamamiento al mundo escolar por las niñas cautivas de Nigeria


(Información que me facilita Joaquín Antuña, presidente de Paz y Cooperación. 'Premio Cooperación 2013', por la Asociación de Corresponsales de Prensa Iberoamericana).

Estuve en Abuja, la capital de Nigeria en febrero de 2012 en una campaña escolar de Paz y Reconciliación apoyada por el Ministerio de Educación de este gran país africano y por la embajada de España y su embajador Álvaro Castillo.

Viví la emoción de los alumnos al recitar los treinta artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y las plegarias cristianas y musulmanas entonadas con gran unción.

La atmósfera era tensa y de emoción contenida. En los periódicos y en los medios de comunicación aun martilleaban en las conciencias los últimos atentados de Bobo Haram la temible secta islámica.

Recordaban los años de plomo de las Brigadas Rojas de Italia y los trágicos ochenta de la barbarie de ETA en España. Destacaban los rostros firmes y determinados de las muchachas africanas.

Era una ceremonia bellísima, un grito para reconciliarse los creyentes, sin odio, sin rencor, sin falsas ilusiones conscientes de la dificultad de enfrentarse a los violentos irracionales.

Aquellos escolares y profesores que afrontaban el peligro de atentados rodeados por una unidad del ejército me impresionaron vivamente, sobre todo las chicas que a decir de los profesores estudiaban con ahínco viendo en la ilustración la clave de su futuro.

Han pasado dos años y estos fanáticos que relegan a la mujer a la esclavitud y tiñen de sangre iglesias, centros cívicos y mercados en su enloquecida campaña para imponer una sharia de odio deformando la religión del Islam que al igual que la cristiana predica paz y amor.

En su demente carrera hacia ninguna parte han llegado a la máxima de las ignominias a raptar, a abusar, a maltratar a decenas de escolares sometiéndolas a repetidas violaciones y a un sádico terror, amenazándolas con venderlas como esclavas sexuales por unos pocos dólares.

Reclaman la liberación de sus sádicos asesinos prisioneros en las cárceles nigerianas a cambio de estas aterrorizadas adolescentes.

La respuesta de la comunidad mundial ha sido la repulsa y el apoyo al gobierno de Jonathan Goodluck para encontrar a las raptadas y liberarlas castigando a sus verdugos. Paz y Cooperación hace un llamamiento al mundo escolar español a sumarse a la condena de este bárbaro episodio de menosprecio de la dignidad de la mujer y la condición humana y solicita que se solidarice de forma visible con sus compañeras vejadas y lo hagan predicando con el ejemplo respetando a sus compañeros de creencias diferentes y comprendiendo que el conocimiento es la llave para el entendimiento y la paz.

Para tomar contacto con la Fundación Paz y Cooperación, por esta delicada situación humanitaria pueden dirigirse al siguiente correo: pazycooperacion@hotmail.com
Guaylupo, Eduardo
Guaylupo, Eduardo


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
Deputación de Ourense
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania